Reporte Católico Laico

/

El vergajazo asimétrico

El vergajazo asimétrico

A título estrictamente personal, escribo en respuesta al venenoso atrevimiento del Presidente Nicolás Maduro anoche en alocución de TV -recogida en la página oficial del Minci-  y en defensa de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Después de mucha alharaca con visitas al Vaticano y mucho golpe de pecho, se revela la verdadera intención del gobierno: complicar la beatificación de José Gregorio Hernández. Quieren empatucarlo de política electorera. Se proponen retrasar el proceso enrareciendo el clima de armonía nacional que siempre ha caracterizado los ininterrumpidos esfuerzos de este país y de la Iglesia Católica para ver en los altares a nuestro más querido santo.

 

Desde 1949 la CEV trabaja por la Causa de Santidad de José Gregorio Hernández …

 

Esta Causa la comenzó la Iglesia Católica Venezolana en 1949. Siguió trabajando sin descanso y en 1986 vimos al Doctor Hernández llegar a Venerable. Ahora la Vice-Postulación, con la ayuda de todos los venezolanos, busca afanosamente el milagro que lo hará Beato. Maduro, quien llegó antier a este cuento, para decirlo en criollo, quiere empavarlo. Necesitan, en el umbral de una consulta popular, un recurso desesperado, el vergajazo asimétrico,  la catilinaria descarada de poner a José Gregorio a separar a los venezolanos.

 

Cuando el Presidente, en afirmación irresponsable, alevosa y ventajista, suelta que la Conferencia Episcopal “sabotea” el proceso de beatificación de JGH –difundido en el acto por su prensa pretoriana a través de las redes sociales- es claro el objetivo electorero de utilizar al Venerable para involucrarlo en los avatares de una elección a la que saben van con la popularidad hecha trizas. Olvidan que la del Médico de los Pobres es intransferible. Las “pruebas” que -a boquejarro- dice Maduro tener contra la Conferencia Episcopal Venezolana son las mismas que ha dicho tener sobre complots, magnicidios y conspiraciones y que jamás ha podido aportar; las mismas que perjura atesorar contra desestabilizadores de su gobierno tan solo para perseguir, procesar y sacar del juego a  cuanto disidente resulte un poco molesto.

 

Andan embolatados, metidos en una ventolera de dificultades. La arrogancia y la fatuidad de su discurso no puede haber escogido peor fanfarronada. Antes de inventar que la Conferencia Episcopal Venezolana trabaja contra el proceso de beatificación de José Gregorio Hernández, lo aconsejable es que se ocupen de  indagar -en su propio entorno- quiénes sabotean al gobierno, quiénes le hacen la cama, cuántos y cuán cercanos están ofreciendo señales inequívocas, a todo el que tenga ojos y oídos, de un incierto desenlace el cual no pueden atisbar por andar obedeciendo a taumaturgos, hechiceros y toda clase de embaucadores de oficio.

 

Es la referencia más pura y digna que tenemos los venezolanos

 

Se les escapa otro detalle: José Gregorio no es un fetiche, no es una efigie pagana, no es una figura política sobre la que se puede especular a discreción, no se puede mudar de puesto como si fuera una silla, ni enrocar como si fuera un ministro; mucho menos una devoción que se puede destinar a uso abyecto. Es la referencia más pura y digna que tenemos los venezolanos y ningún desatinado vendrá a someterlo a la humillación de la apropiación indebida. Semejante bajeza tiene castigo y desde los más intrincados recovecos de la conciencia emana la pestilencia reveladora de este atrevimiento nigromántico.

 

Un gobierno petrolero que no logra garantizar el abastecimiento del papel toilette, ni del azúcar, ni del café, tiene que sentir la irresistible tentación de manosear a José Gregorio a ver qué le usurpa. De nuevo, olvidan que José Gregorio no se parece a lo que a ellos embauca: paleros, brujos de mala índole, manipuladores de postín, practicantes de malas artes, instrumentos de lo oscuro. Ya no había de qué echar mano, todo lo han degenerado…pues se juegan el expediente de sabotear al proceso de beatificación del Doctor José Gregorio Hernández con tal de cazar una pelea que los re-coloque en el firmamento de la polarización. Aventureros delirantes. Irreverencia intolerable hacia José Gregorio Hernández.

 

 Su vida y obra impecable…es de teflón

 

Acto fallido. José Gregorio, gracias a su vida y obra impecable, es de teflón. Refractario a los atorrantes y a los idólatras. En cuanto a la Iglesia Católica, por miles de años lidiando con toda clase de sátrapas, no la envolverán en sus enredos, en “sus pompas y sus obras”, en sus engaños y sus mentiras, en su rapacería y su vulgaridad.

 

Les queda respetar a José Gregorio. Sumarse a la Causa de buena gana. Apoyarla sin buscar perjudicarla ni sacar provecho en el camino. Si siguen ensuciando el proceso, que nadie dude acerca de la razón por la cual el Médico de los Pobres y Cristiano Ejemplar no termina de subir a los altares: el gobierno conspira para que ello no ocurra. Este país, devoto de José Gregorio, no lo permitirá. Veremos quién gana.-

Macky Arenas

24 de Junio de 2015