Reporte Católico Laico

/

Nuestra Nota Editorial: En las periferias de Caracas

Nuestra Nota Editorial: En las periferias de Caracas

 

 

 

 

 

 

Circulan distintas iniciativas referidas a la necesidad de impulsar la “iglesia misionera y en salida”, que promueve el Papa Francisco.  El pasado domingo 14, al concluir la Visita Pastoral que desde el jueves 12 de junio cumplía en la parroquia “Santa Teresa” de esta ciudad, fue el propio Cardenal Jorge Urosa Savino quien propuso “dar un mayor impulso a la acción pastoral en beneficio de los vecinos que viven en los nuevos desarrollos habitacionales de la Gran Misión Vivienda Venezuela en el perímetro de la parroquia”.

 

 

En la historia, la Iglesia es pionera en promover misiones. ”Misión” es una palabra de origen eclesial.  La misión fue primero religiosa, era el asentamiento fundado por misioneros para evangelizar una región. Luego hubo misiones diplomáticas, espaciales, empresariales y hasta políticas con tinte demagógico. Pero la auténtica gran misión es llevar la Palabra de Dios, la alegría de la fe y el acompañamiento de la solidaridad.

 

 

 

Los venezolanos tenemos necesidad, soportamos igualmente los avatares de una Venezuela hundida en problemas, somos víctimas de la escasez y la inseguridad, nos encontramos frustrados y desesperanzados. Anhelamos un país que cobije a todos por igual, una nación de la que todos nos sintamos parte, una comunidad unida como siempre lo fuimos, donde las diferencias se mantengan como fuente de riqueza cultural, no como causa de odios y división.

 

 

Es nuestro deber cristiano, como Iglesia, como católicos, tender nuestra mano cálida hacia esas comunidades que el Papa Francisco ha llamado “periferias”, compartir sus desvelos, conocer sus angustias y, si está en nuestras manos, colaborar para aliviar sus problemas. Pero, sobre todo, acercarles el mensaje del Evangelio pues, como bien dijo el Cardenal, “la parroquia es una comunidad de fe, y el párroco es el representante del Obispo, y existe para que haya vida cristiana, para que la gente conozca la fe, la Palabra de Dios”.

 

 

Esta es una actividad que no puede tener éxito sin el concurso de los laicos. Para ello, cada uno debe convertirse en promotor de la unidad y armonía dentro de la Iglesia y de su organización apostólica. No debe haber diferencias sino que, todos unidos en Cristo,  conduzcamos los asuntos de manera positiva y en armonía.

 

 

 

El trabajo específico que debe cumplir la Iglesia Católica se llama apostolado. Consiste en llegarle a esas personas que no están asistiendo a los templos, que no han escuchado hablar de Jesús, cuya fe no existe o es frágil. Organizar jornadas de evangelización en las plazas públicas con grupos organizados que hayan aprendido a evangelizar.  Hacerlo según la necesidad de cada lugar. La evangelización se debe iniciar en las viviendas, en los hogares de la parroquia, crear grupos de estudios bíblicos, de oración. Rezar el Santo Rosario con los vecinos. Infinidad de cosas se pueden hacer. Dios quiera que en toda Venezuela.

 

 

Buena iniciativa para el Año de la Misericordia convocado por el Papa Francisco.–

 

Redacción RCL