Fallece el Padre Gustavo Sucre s.j

El Padre Gustavo Sucre Eduardo es un muy querido sacerdote jesuíta nacido en La Candelaria, Caracas el 6 de mayo de 1927.

Desde joven supo que dedicaría su vida al sacerdocio, específicamente en la Compañía Jesuíta de Venezuela y es así como llega  a pertenecer a lo que sería la futura Universidad Católica Andrés Bello.

Este personaje estuvo presente durante las reuniones que establecieron los sacerdotes dirigentes de la Compañía Jesuíta desde el año 1948 con el Colegio San Ignacio de Loyola, para que este último accediera a venderle los terrenos donde se construiría nuestra futura casa de estudios. El Padre Sucre fue testigo el día que nuestra alma mater  fue inaugurada el 24 de octubre de 1953.

 

 

Con motivo de los 60 años de la Universidad Católica Andrés Bello, la estudiante Valentina Pérez Duarte  le realizó una entrevista en Noviembre del 2013 donde se puede observar la calidad de su memoria y su intelecto, la lucidez que aún conserva a sus 86 años y el profundo cariño que siente por lo que él denominó “su casa, la Católica”.  La entrevista puede encontrarse en versión video  en la página web de la UCAB.

Sus restos serán velados mañana en la capilla de la UCAB

Paz a sus restos

 

OTRA REFERENCIA RECIENTE (Mayo 2013):

 

Gustavo Sucre Eduardo, Laureano Márquez, César Miguel Rondón... e Ignacio de Loyola

 

Un cura que cura de verdad

Al padre Gustavo Sucre S. J., verdadera columna vertebral de la Universidad Católica Andrés Bello, su Decano de la Facultad de Economía y su Secretario por muchos años. La universidad quiso premiarle con un especialísimo Doctorado Honoris Causa en Derecho pues, como cuenta el jurista José Luís Aguilar Gorrondona, quería ser abogado y sacrificó su interés al de la universidad, que tenía demasiados hombres de leyes cuando carecía de quienes supieran ciencia económica. No hay misas que den más paz y más sucintas que las que oficia, en cuyos escuetos y pertinentes sermones nunca falta una balsámica nota de humor.

Prólogo a Alicia Eduardo: Una parte de la vida

_____________________________________

Seguramente como secuela de un exitosísimo e insólito espectáculo del que fuera moderador, César Miguel Rondón entrevistó al padre Gustavo Sucre, queridísimo tío de mi esposa. En la Universidad Católica Andrés Bello, la casa de este sacerdote jesuita, Rondón había dirigido las Confesiones del Padre Sucre, que fueron sacadas de su buche por el hábil inquisidor Laureano Márquez. Tuve la suerte de estar con mi familia en la atestada Aula Magna de la universidad y reír indeteniblemente. No es en nada inexacto decir que esa reciente noche (25 de febrero) el cura superó con creces al humorista.

Esta mañana, la emisora Éxitos FM transmitió una conversación amable y divertida con este cura impar. Su hermano Gonzalo fue el único de los que pudo competir con él en el ingenio de su buen humor, pero Gustavo es la destilación—¿por aquello del güisqui?—de los Sucre Eduardo, de quienes pudo decirse:

…para hablar con propiedad de los Sucre Eduardo se requeriría oficio de antropólogo, puesto que hay una cultura Sucre Eduardo. Seguramente es su primer rasgo distintivo la religiosidad. Don Andrés y Doña Alicia fueron católicos fervientes, y decir Sucre Eduardo es decir Loyola, y no sólo por el deporte. En recuerdo del cura Gustavo también Hernando habría considerado el sacerdocio como vocación, tal como le confiara en una carta, y son las innumerables misas en familia, en fechas especiales del santoral o en recuerdo de los muertos, ocasión a la vez de recogimiento y regocijo, y no pocas terminan en condumio copioso, recientemente en areperas.

La nobleza, la solidaridad, la discreción, la alegría, el sentido de realidad, la noción del deber ineludible, la paciencia, el respeto del prójimo y lo ajeno, el espíritu de cuerpo, la seriedad, la pasión deportiva, el tino para conseguir consortes, la falta de pretensión y una orientación práctica y desenredada hacia la vida, son rasgos comunes a los Sucre Eduardo, y esa múltiple conjunción, reiterada doce veces, sólo puede explicarse en la labor paternal y maternal de Andrés y Alicia.

El audio del trabajo Sucre-Rondón: en el Blog Doctor Político

/Doctor Político