Reporte Católico Laico

/

De la represión al terrorismo de Estado

De la represión al terrorismo de Estado

RCL les in vita a leer a Carlos Canache Mata.-

La dictadura de Maduro está pasando de la represión al terrorismo de Estado. Esa misma mutación la hicieron los hermanos Castro en Cuba, Manuel Antonio Noriega en Panamá con sus “batallones de la  dignidad”, Fujimori en Perú con el Servicio de Inteligencia que dirigía Vladimiro Montesinos, el general Augusto Pinochet en Chile con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), y en Argentina los dictadores militares que siguieron a la caída de Isabel Perón en 1976.

Maduro se vale de los llamados “colectivos armados” para intimidar con el terror a la disidencia política. Son grupos paramilitares que se han organizado, bajo una dirección centralizada, para enfrentar violentamente a la oposición democrática que ejerce el derecho constitucional y democrático de la protesta pacífica contra los desafueros del oficialismo,  el desconocimiento de la Asamblea Nacional y la negativa a buscar una salida a la grave crisis nacional por la vía electoral. Apenas la MUD anuncia la celebración de una marcha popular en Caracas o cualquier parte del país, el PSUV informa que realizará una contramarcha en la misma fecha.  Y ordena a los “colectivos” a cumplir la misión asignada de cerrar los sitios por donde desfilarían los opositores y a dispersarlos con gases tóxicos, bombas lacrimógenas y disparos mortales con armas de la república que deberían garantizar la paz pública y el ejercicio de los derechos ciudadanos.

Lo que indigna y avergüenza es que la dictadura ha comprometido a la cúpula militar que la apoya en esas tareas de represión y terrorismo, a contracorriente de las convicciones institucionalistas que se supone debe animar a la mayoría de los oficiales y tropas de la FAN. Indigna y avergüenza también que en el seno de nuestra institución armada actúe a la libre el conocido G2 cubano que tiene a su cargo labores de espionaje y asesoramiento en esas tristes responsabilidades fascistas que ahora se encomiendan a militares venezolanos. Han convertido la soberanía nacional en trapo roto atrapado en las ensangrentadas manos del heredero de un despotismo caribeño.

Maduro ha profundizado la perversa politización de la FAN iniciada por Chávez, que ya no es la que se prevé en la Constitución, ni la que queremos los venezolanos. Hasta se ha cambiado el protocolo de la forma en que la oficialidad debe dirigirse  a las autoridades del Estado. Ahora se obliga a los militares, cualquiera sea su rango, al dirigirse al Presidente de la República, a anteponer la frase “¡mi comandante en jefe!”. ¿Qué sentirán esos militares cuando la disciplina los lleva a ese trato? Guardando las distancias, se recuerda que a partir de 1934, cuando murió Hindenburg, Hitler, como presidente de la República de Weimar, modificó el juramento militar y dispuso que todos los militares se dirigiesen a él usando la expresión “Mein Führer”. ¡Cómo se arrepintieron después por tan degradante obediencia!.

Hoy, 19 de abril, cuando el pueblo esté en la calle, ¿los fusiles se volverán nuevamente contra los manifestantes?.-

Canache Mata Carlos

Carlos Canache Mata