Reporte Católico Laico

/

Caen las estatuas

Caen las estatuas

RCL les invita a leer a Carlos Canache Mata.-

No se equivocó el gran escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, cuando, después de conversar con Chávez, a la sazón presidente electo de Venezuela, en el avión que los llevaba de La Habana a Caracas, escribe una crónica en la que dice que creyó hablar “con dos hombres opuestos”, uno que tenía la oportunidad de servirle a su país, y “el otro, un ilusionista que podría pasar a la historia como un déspota más”.

Ciertamente, sucedió lo último. Chávez irrumpió en la vida política nacional con el fallido golpe de Estado sangriento del 4-2-1992, que dejó el saldo de más de 200 muertos, a los que se suman los que, bajo su primera presidencia, fueron masacrados el 11 de abril de 2002 en la gigantesca manifestación que le pedía la renuncia. Decenas de compatriotas fueron cayendo en los años que siguieron hasta el 2013, cuando muere y es llevado al Cuartel de la Montaña, su mausoleo, donde diariamente recibe honores fúnebres marciales por guardias de soldados vestidos de húsares de la Independencia.

Desde entonces, el culto a la personalidad, casi religioso, es un sudario colocado sobre él por sus causahabientes en disfrute del poder. Para exaltarlo, se modificaron los textos escolares de historia, se levantaron estatuas y llevan su nombre plazas, calles, parques y estadios deportivos. Y, el colmo, por Resolución del Ministerio de Educación, de fecha 25-8-2015, publicada en la Gaceta Oficial  40739, se incorporan como efemérides escolares el 28 de julio, fecha de su nacimiento, y el 5 de marzo, discutida fecha de su fallecimiento, que autorizadas fuentes documentan que ocurrió antes.

Las estatuas del “gigante eterno” han comenzado a quemarse o caen  y sus pedazos quedan en las manos airadas del pueblo. Así ocurrió el 25 de abril en la plaza de Mariara, Estado Carabobo; el 5 de mayo  en la plaza de la Villa del Rosario, Estado Zulia; el 7 de mayo en la plaza de Ureña, Estado Táchira; el 9 de mayo en la Intercomunal Florencio Jiménez, en Barquisimeto; y el 13 de mayo fue incinerada, en horas de la madrugada, la que se alzaba en Pariaguán, Estado Anzoátegui.

En España, donde en el 2007 se había aprobado una Ley de Memoria Histórica, el Congreso de diputados solicitó el día 11 de este mes “la exhumación de los restos de Francisco Franco y su traslado fuera del Valle de los Caídos”, el gigantesco monumento concebido por el dictador para él  y para rendir homenaje a los muertos en la Guerra Civil.

Esa exhumación es como una caída de estatuas.