Reporte Católico Laico

/

Cómo el comunismo corrompió el alma rusa

Cómo el comunismo corrompió el alma rusa

100 años después, la Iglesia Ortodoxa Rusa aún no ha superado el ateísmo estatal brutal.

El significado espiritual de la Revolución de Octubre, que en realidad tuvo lugar en noviembre de 1917 según nuestro calendario, ha sido ampliamente visto por los católicos a través del lente de las apariciones de Fátima. Fátima, a su vez, el pensamiento y vida de Juan Pablo II, ha llevado a una visión católica de que el desafío del comunismo del siglo XX fue una época de gran persecución pero también de gran heroísmo, que condujo al triunfo final del humanismo cristiano.

La visión de Rusia sería bastante diferente. Considere que, para Juan Pablo II, las secuelas de la Gran Guerra significaron el regreso de Polonia a la independencia y un renacimiento de la libertad polaca, que luego se probaría. Para su compañero eslavo, Alexander Solzhenitsyn, el final de la Primera Guerra Mundial significó el fin de la libertad rusa. Ambas visiones son verdaderas. En la edición de la semana pasada, Jonathan Luxmoore dio algunos de los aspectos más destacados del heroísmo católico en el que los polacos desempeñaron un papel destacado. Sin embargo, la lente de Fátima / Juan Pablo desvía la atención de uno de los principales dramas religiosos de nuestro tiempo: la persecución de la ortodoxia en la Revolución de Octubre.

La persecución de la Iglesia Ortodoxa Rusa -la más grande con diferencia de los patriarcados en la Iglesia Ortodoxa- fue brutal y total. Las cifras son asombrosas. Más de 100.000 sacerdotes rusos ortodoxos fueron asesinados, algunos por crucifixión en sus propias iglesias. Una iglesia que tenía más de 300 obispos en 1917 se redujo a un mero puñado en la Segunda Guerra Mundial. Un régimen preparado para matar a millones de personas con fines ideológicos no dejaba ninguna base sobre la cual los resistentes podían resistir, o bajo la cual podían esconderse.

La Iglesia Ortodoxa Rusa fue efectivamente liquidada, y estuvo a punto de ser eliminada. Luego, en una de las grandes sorpresas de la historia, se produjo un indulto con la invasión de Rusia por parte de Hitler. Stalin, decidiendo reunir todas las energías nacionales contra la amenaza Nazi, reconstituyó la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero ahora como una rama del estado comunista. La ortodoxia rusa viviría, pero solo como una oficina gubernamental corrupta.

Así, en 1946, el Patriarcado estatal de Moscú accedió a la supresión y al saqueo de la Iglesia greco-católica ucraniana, convirtiendo a los católicos ucranianos en la comunidad cristiana ilegal más grande del mundo. Fue una traición histórica de una comunidad cristiana leal por parte de sus hermanos cristianos.

El sínodo ilegal de 1946 fue una señal de lo que vendrá. Cualquiera que aspirara a ser líder en la Iglesia Ortodoxa Rusa, especialmente los clérigos que estudiarían en el extranjero, tenían que ser parte de la KGB, la policía secreta. Por lo menos, varias generaciones de líderes ortodoxos rusos fueron forzados a ser colaboradores pasivos con el régimen. La Iglesia Ortodoxa Rusa, con su milenaria tradición, fue destruida y reemplazada.

Incluso un cuarto de siglo después de la disolución del partido comunista y de la propia Unión Soviética, la restauración de la ortodoxia rusa sigue siendo un desafío generacional. Aún no se ha creado una generación de liderazgo que esté libre de los enredos históricos con la KGB. La alianza del actual Patriarcado de Moscú con el régimen de Vladimir Putin, evidente sobre todo en la agresión de Putin en Ucrania, es una clara señal de que aún no se ha superado la reconstitución estalinista de la Iglesia. Incluso hoy, el Patriarcado de Moscú no puede renunciar a su participación en el sobor de represión de 1946 en Ucrania.

El gran sueño de la reunión católico-ortodoxa es una víctima de la Revolución de Octubre. Si bien las relaciones formales entre Roma y Constantinopla son excepcionalmente cálidas, Rusia sigue siendo el centro demográfico de la ortodoxia. No puede haber movimiento hacia una mayor unidad sin movimiento en Moscú.

San Juan Pablo habló de la Iglesia respirando con «ambos pulmones» en referencia al oriente y al occidente, el latín y el griego, Roma y Constantinopla, católicos y ortodoxos. El pulmón oriental había sido severamente perforado en 1917, y la Iglesia Cristiana no será completamente ella misma hasta que la herida casi mortal sea sanada. Esa curación será el trabajo de generaciones.

En Ucrania y Polonia y en otras partes del malvado imperio, el ateísmo totalitario soviético podría resistirse en parte como un acto de resistencia nacional; había una potencia ocupante que imponía ideas extranjeras. Los rusos nunca tuvieron ese recurso; sus tiranos eran suyos. Si bien la masacre de los cuerpos rusos fue enorme, la corrupción del alma rusa fue profunda. Eso es lo que comenzó en octubre de 1917. Aún queda por superar.

El P. Raymond J de Souza es sacerdote de la Arquidiócesis de Kingston, Ontario, y editor en jefe de convivium.ca

(Catholic Herald/InfoCatólica)