Reporte Católico Laico

/

Es que…

Es que…

RCL les invita a leer a Mons Fernando Castro, obispo de Margarita.-

Hay que estar en contacto con esas personas concretas que sufren para quitarnos de la boca las excusas: ¡es que…! ¡es que…!

Una de las actitudes más nobles en el hombre es reconocer sus límites y equivocaciones.

Nuestro pueblo sufre. Hay hambre, no es fácil trasladarse de un sitio a otro, los servicios básicos están obsoletos (se queman los motores por los saltos en el voltaje, no hay bombillo que aguante). Un pueblo envilecido y volcado a remediar necesidades básicas, sin poder pensar ni soñar en un futuro mejor.

Sin duda, la fe en Jesucristo es un motor importante. El compromiso cristiano fomenta la caridad que muchas veces es consuelo, compañía, compartir lo que se tiene, paciencia, y muchas otras nobles manifestaciones.

Este año, han aumentado los sueldos cuatro veces. No se explica una variación así del costo de la vida, la más alta del planeta. Todos los que estamos constituidos en autoridad debemos ir a las guarderías de los niños para ver que hay cantidad de ellos que no desayunan. Hay que ir a los servicios de maternidad para ver que los niños mueren porque no hay ni para hacer una pequeña desinfección.

Hay que estar en contacto con esas personas concretas que sufren para quitarnos de la boca las excusas: ¡es que…! ¡es que…! Y sufrimos mucha publicidad, que nos invade, y a muchos convence. Hay un modelo de trabajo, economía, de sociedad, de hombre que no se compagina con el sentido común. Esa es la causa externa de muchos males que padecemos. Luego está la virtud de cada uno por ser honesto, fiel, trabajador, de evitar dejarnos llevar por lo fácil.

Tenemos que ver todos con en esta vida es una exigencia ciudadana en esta sociedad ruinosa, de sobrevivencia, que más bien no favorece a los jóvenes y los niños.

El único interés tiene que ser una Venezuela de ciudadanos responsables que piensan en cómo construir la pequeña Venezuela en su familia, en su comunidad, en la Iglesia.

Y huir del ¡es que…! que lleva a no reconocer las responsabilidades. Actitud que hay que erradicar firmemente.

Fernando Castro Aguayo

fcastroa@gmail.com