Reporte Católico Laico

/

La Red Provida Venezuela participará en el Encuentro Latinoamericano por la Vida Colombia 2017

La Red Provida Venezuela participará en el Encuentro Latinoamericano por la Vida Colombia 2017

En 2018 se estarán cumpliendo 50 años del documento encíclico escrito “Humanae Vitae” del papa Pablo VI, en el que se aborda el tema vital del matrimonio y lo que con él se construye: la vida.

Es por ello que el Departamento de la Familia, Vida y Juventud del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha organizado el “Encuentro Latinoamericano y Pastoral de la Vida” para replantear los nuevos desafíos sociales y ecuménicos en la región.

El encuentro a realizarse en Bogotá, Colombia, del 20 al 24 de noviembre de 2017, tiene como fin la construcción de una red en América y el Caribe para el fortalecimiento y unión de los proyectos de grupos Provida, a través de las experiencias que cada uno pueda aportar, en un clima de fraternidad y solidaridad.

Joao Goncalves, coordinador de la Red Provida Caracas, dirá presente en el evento en representación de la Red Provida Venezuela y por consiguiente del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela. Y para ahondar sobre el tema concedió una Entrevista a RCL.-

Hace 50 años que se publicó Humanae Vitae ¿De qué manera busca este encuentro latinoamericano replantear los desafíos que en esa época resaltó Pablo VI?

Recordemos que esta encíclica va dirigida a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sobre la regulación de la natalidad, problemática aún vigente. La Humanae Vitae es una firme defensa de la verdad que tiene su fundamento en Dios y que no es política, es decir no se relaciona con utilitarismos particulares, transacciones, regulación de la natalidad u otra necesidad según las circunstancias. La Humanae Vitae es una realidad permanente que tiene su fuente en Dios y se complementa con el ejercicio de la razón.

¿Cuál es el objetivo de la Red Provida Venezuela en el encuentro?

Aunque la Red Provida en Venezuela está en plena reestructuración, llevaremos material visual para promocionar precisamente, el nuevo proyecto nacional de la Red Provida y, además, participar que en mayo próximo se celebrará el II Encuentro Nacional Provida.

¿En que se basa esa reestructuración?

La Red ya está identificada como Red Provida a nivel nacional, pero necesitamos un proyecto en común, porque creemos que el gran problema de Venezuela es la falta de ética en las personas. En los programas, que están en desarrollo, de la Red Provida uno de los pilares fundamentales es la formación no solo en las escuelas sino en distintos centros como los hospitales. Esta formación debe ir antes del aborto y postaborto, en el momento de la gestación y después de la gestación porque tenemos altos grados de ignorancia por falta de formación y como dijo nuestro Libertador “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

¿Es una renovación completa que incluye a las redes de todo el país?

Se está renovando completamente, en estos momentos nos encontramos haciendo encuestas para saber qué redes están activas, quiénes están preparadas para el II Encuentro. También, estamos analizando la situación país y dependiendo de los resultados nos enfocaremos en un proyecto en común donde se escuchen las realidades de cada entidad, enmarcada con la Humanae Vitae y batallando con la propuesta que hace la ONU, en función de las necesidades de nuestro país.

Precisamente esta semana las Naciones Unidas anunció que excluye al no nacido del Derecho a la Vida ¿Cómo se prepara la Red Provida ante esta situación? 

Uno de los principales Derechos Humanos es el Derecho a la Vida y lo que la ONU acaba de hacer es un duro golpe para organizaciones como la nuestra que defienden la vida desde el momento que es concebida y no se puede jugar con eso, debemos trabajar por ese acto de amor de la pareja. La gente no es descartable como para que simplemente la quitemos para evitar sufrimiento.

El aborto y la eutanasia son asesinatos reales que tienen grandes cifras estadísticas. La matanza de inocentes es un acto destructivo por el mero hecho de justificarse de forma legal, científica y utilitarista.-

Isaic Calderón| Reporte Católico Laico