Reporte Católico Laico

/

Adaptarse al desastre

Adaptarse al desastre

RCL les invita a leer a Julio César Arreaza B.-

Los forajidos convirtieron al país en un desastre pero los venezolanos no nos adaptaremos al desastre. Notable ha sido el papel cumplido por nuestros obispos en la defensa auténtica y constante del pueblo venezolano a raíz de la irrupción del nefasto comandante difunto, cuando marca con su impronta una cadena de delitos, corruptelas, lesiones a la soberanía nacional y popular, atraso y miseria, que arropan 25 años de la vida del país. Acabaron con PDVSA y se robaron los reales.

Los obispos insisten en el compromiso de liberar a los presos políticos, atender la crisis de alimentos y medicinas, devolver las atribuciones constitucionales al Poder Legislativo y fijar calendario electoral con árbitro independiente. Será por eso que el impresentable psiquiatra los mandó a callar, según él porqué están de acuerdo con las sanciones a corruptos del régimen. No son únicamente los obispos sino las mayorías los que vemos positivamente a los organismos de justicia mundiales sancionando a los que han robado a manos llenas los dineros de la nación.
Por primera vez se está hablando en el mundo del peculado a gran escala como delito de lesa humanidad, al lado de las clásicas tipificaciones de exterminio, asesinato, esclavitud, deportación o traslado forzoso de población, encarcelación, tortura, fundados en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género. Manifestamos nuestro reconocimiento a los obispos que han sido muy consecuentes con los que padecen hoy los delitos del régimen. La Iglesia con poco cumple una extraordinaria y solidaria labor social de base.

Una explicación valedera de estos 25 años de ignominia lo tenemos en la imposición del proyecto político del castro comunismo, quienes no han reparado en vidas y costos humanos, institucionales, concesiones de la soberanía a ellos y la entrega de nuestros derechos a Guyana. Penetraron, doblegaron y mancillaron a la Fuerza Armada, quienes optaron por sostener la satrapía en lugar de defender la Constitución. La fuerzas cubanas detrás de la tragedia venezolana convirtieron un proyecto político cantinflérico, un batiburrillo ideológico del árbol de las tres raíces, en una estructura criminal de estado mafioso, para llevar a la sumisión. Hemos sido víctimas de una implacable guerra sicológica inmoral de los cubanos auspiciada por los eunucos que gobiernan. No hay instituciones a las cuales ocurrir. La oposición perdió fuerza al dejare anular la AN.

Los cubanos implantaron prefabricadas elecciones que no eligen. Disolvieron la república.

La vanguardia democrática actúa con firmeza, coherencia y transparencia, marcando distancia frente a quienes cohabitan con la mafia que lleva a la claudicación. Los seguiremos combatiendo con dignidad y coraje sabiendo que nuestras fortalezas son enormes, en un país unido en el dolor y la aspiración.

¡No más prisioneros políticos, torturados ni exiliados!

Nota: Registro la muerte causada por la violencia de esta dictadura. Se trata del joven primo Rafael Eduardo Arreaza Soto, Primer Teniente del Ejército, un digno oficial de 28 años, con liderazgo, coraje y preparación, que dio siempre testimonio de su apego a la Constitución y a la República. Injustamente preso y asesinado. Otro mártir por la venidera Democracia. ¡Qué Dios lo tenga en su Gloria!