Reporte Católico Laico

/

Card Marx reclama una “lealtad especial” al Papa Francisco

Card Marx reclama una “lealtad especial” al Papa Francisco

“Insto de forma expresa a todos que le ayuden en su ministerio tan importante para nosotros”.

El cardenal Reinhard Marx no sólo está haciendo todo lo que puede para apoyar al Papa Francisco, sino que también anima al resto de fieles a hacer lo mismo. Lo ha reconocido el presidente de los obispos alemanes en una entrevista concedida al Münchner Merkur para marcar sus diez años como arzobispo de Múnich y Frisinga.

Según informa La Croix, el purpurado afirmó que la Iglesia está experimentando un “dinamismo especial”bajo el pontificado de Bergoglio. Un momento que no tiene paralelo en toda su historia, y que, para Marx, requiere no sólo una “lealtad especial” al obispo de Roma, sino también que “inste de forma expresa a todos” que ayuden al Papa en el ejercicio de su ministerio, “el cual es tan importante para nosotros”.

Un impulso que Marx ha trasladado a su propia diócesis, tal y como quedó evidenciado este marzo cuando anunció su plan de poner a laicos, y no sacerdotes, al frente de parroquias.

En conversación con el diario bávaro, el coordinador del Consejo para la Economía de la Santa Sede y también miembro del C9, reveló más detalles del plan. Dijo que la idea es que los sacerdotes sigan celebrando la Eucaristía y proclamando la Palabra de Dios, pero que no sean los protagonistas principales de las comunidades locales, y que no supervisen todo lo que acontezca en la vida de la parroquia.

“Estoy convencido que un estilo de liderazgo autoritario -según el cual una persona da órdenes y las demás obedecen- ya no es necesario“, apuntó Marx. “El liderazgo moderno consiste en aunar los talentos de las personas y no en hacerlas llevar a cabo las ideas de otro”, insistió.

El cardenal también declaró que es de suma importancia hacer las parroquias aún más vivas, objetivo para el cual es absolutamente imprescindible que la Iglesia actualice el lenguaje que usa.

“Cada vez más le cuesta a la gente entender lo que estamos proclamando y hasta no entiende nuestros sermones”, lamentó el purpurado, añadiendo que aunque no teme por el futuro de la fe y el mensaje del Evangelio -dado que “es de verdad un mensaje poderosísimo”- sí “tenemos que intentar encontrar nuevas formas de llegar a la gente”.

“Cuando nos preguntamos qué significa para nosotros nuestra fe, eso es un reto”, reconoció Marx, apostillando que la renovación de las formas en las que se expresa el Evangelio se hace aún más apremiante si no queremos correr el riesgo de que el cristianismo se convierta en un “mero fenómeno cultural”.

RD