Reporte Católico Laico

/

Paludismo en Amazonas: aumenta por “bachaqueo” del tratamiento

Paludismo en Amazonas: aumenta por “bachaqueo” del tratamiento

Reporte Católico Laico conversó en exclusiva con María Daniela Maldonado, Defensora Delegada de Amazonas, quien constató el aumento del problema en la región. Sugirió que en algunos casos no se entrega la totalidad de las medicinas, poniendo en riesgo mortal a pacientes. Su oficina está haciendo monitoreo permanente

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- “En un tiempo (el paludismo) se había aplacado, pero últimamente ha ido aumentando debido a la situación de (escasez de) los medicamentos, aparte de que se ha metido mucho la minería ilegal”. Lo afirma la Defensora (D) del Pueblo en Amazonas, en entrevista con Reporte Católico Laico.

Sostiene la funcionaria que aunque la minería no está permitida, “se ha ido metiendo” y admite que “no hemos podido abordar esta situación que no está trayendo grandes problemas”. No obstante, asegura que están articulando esfuerzos “con el Ministerio de Salud, que llegó hace poco con algunos medicamentos”, para tratar los casos de malaria que están afectando a nueva parte de la región.

La re-venta de medicinas y su “desaparición”, especialmente en las zonas de frontera, donde aumenta significativamente su valor, es una de las principales denuncias en torno a los casos de malaria en toda Venezuela. Pero la región oriental venezolana tiene una particularidad porque es endémica para esa enfermedad hasta hace un lustro erradicada.

¿Qué otra situación incide negativamente en materia de salud?

-Se ha presentado también que mucha gente se ha prestado para el ‘bachaqueo’ de las medicinas. Y es lo que no ha permitido que se les reparta o se haga una debida distribución a las personas que en verdad están sufriendo esta enfermedad.

¿Les han formalizado denuncias al respecto?

Sí se nos ha expuesto. Hemos estado monitoreando. Hemos estado acudiendo al Hospital y a la Dirección de Salud, donde se ha indicado esta situación. Hemos estado como testigos cuando han llegado los medicamentos para que sepamos que se han llevado y distribuido.

Pero siguen en aumento los casos…

-Las medicinas no han dado abasto por la cuestión que se ha presentado. Unos (pacientes) no lo utilizan en lo que tiene que se ser empleado.

(En cuanto a los casos, el número) aumentó y no había alcanzado para atender la demanda.

Hace unas semanas, persona de la Defensoría estuvo pendiente de la llegada de los medicamentos y que se pudiera atender como es. (Nos encargamos de) ver que las dosis se dan completas.

 

¿Tratamiento incompleto?

Es importante verificar que se den completas (las medicinas). Porque en un momento solo se estaba dando para 3 días.

 

Pero son 14 días, ¿correcto?

Son 14 a 15, dependiendo del tipo de paludismo: Plasmodium falciparum, Plasmodium vivax, o mixto.

Algunos niños, como uno que había muerto tenía falciparum con vivax. Se ha ido revisando esta situación porque si la dosis es pequeña hay que hacer los exámenes para verificar si el (protozoo) parásito muere de verdad. Si no muere, se debe dar completa la dosis, porque la persona puede estar en peligro (mortal).

 

¿Manejan cifras?

Las cifras… Estamos haciendo una investigación, pero las cifras las tiene el CAISE (Comisión de Asistencia Inmediata y Seguimiento de Emergencias) y malariología. Pero hemos notado que existe un subregistro.

 

En la cárcel de El Dorado, donde estuvieron hace poco recluidos jóvenes de Maracay, hubo casos de paludismo que debieron ser atendidos de emergencia…

Yo sé que ayudaron. Cuando llegaron estos medicamentos hubo una colaboración con el estado Bolívar. Eso fue lo que me dijo la Defensora del Pueblo.

 

El artículo 83 de la Constitución de Venezuela consagra La salud como “un derecho social fundamental”, al tiempo que señala la “obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida”.

Afirma la legislación venezolana también en la Carta Magna, que “el Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios”, así com sostiene que “todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa”.

Únicamente en Bolívar, a pesar de la severa censura epidemiológica, se conoció que hasta el 21 de octubre de 2017 se reportaron al menos 206 mil casos de la enfermedad, lo que representa un aumento del 42% con respecto al mismo lapso de tiempo, toda vez que en 2016 la cifra apuntaba a 144 mil 762 casos.

Tres cuartas partes del número de afectados provienen del oriente criollo, aunque ya a finales del primer trimestre de este año se registraron casos en zonas no endémicas como Zulia, donde la población indígena está siendo diezmada por esa enfermedad parasitaria.

En octubre, el Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)  informó acerca de la entrega de 1.100.000 tabletas de primaquina, utilizada como parte del tratamiento fundamental para el paludismo.

Acción similar ocurrió con el Fondo de Naciones Unidas para la niñez (UNICEF) y con Cáritas, la institución de acción social de la Iglesia, que en una acción inédita recibió autorización del gobierno nacional para ingresar medicamentos contra la malaria. Esto ha generado estimados muy superiores al número extraoficial de casos, tanto de afectados como de muertos por malaria en Venezuela.