Reporte Católico Laico

/

Colombia y Brasil se movilizan para atender crisis por descomunal migración de Venezuela

Colombia y Brasil se movilizan para atender  crisis por descomunal migración de Venezuela

Las naciones del continente muestran excepcional preocupación por la llegada de venezolanos en números cada vez más alto. La implementación de medidas –algunas con carácter humanitario- capta la atención de la comunidad internacional en busca de soluciones

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Las últimas horas han sido intensas. Este mismo lunes de Carnavales, especialmente festivo en Brasil, el presidente Temer tuvo que hacer un alto en su descanso para dirigirse a Boa Vista en una reunión imprevista para atender la crisis que genera la llegada masiva de venezolanos, afectados recientemente por la acción de xenofobia que habría afectado a una niña.

Mientras Brasil se moviliza por la llegada de 45 mil venezolanos en las últimas semanas, Colombia ha tenido días intensos cargados de acciones por un ingreso similar -pero diario- desde la nación sudamericana, donde huyen de la crisis engendrada por las políticas del gobierno de Nicolás Maduro que mantiene en condición de hambre e hiperinflación a los pobladores.

Un centro para atender migrantes que se lleva adelante con la Organización de Naciones Unidas (ONU), con capacidad para brindar servicio a unas dos mil personas; el despliegue de más de 3000 unidades de las fuerzas de seguridad y orden público, así como el cierre intermitente del paso fronterizo, para controlar la entrada de venezolanos forman parte de las medidas colombianas.

Balance de las acciones en Colombia

En las últimas horas, al hacer balance de las primeras acciones, el presidente Juan Manuel Santos lamentó la situación que afronta Venezuela y admitió que está afectando a su país. No obstante, también ordenó el despliegue de fiscales del ministerio del Trabajo para disminuir la explotación laboral de los connacionales que aprovechan la llegada masiva para emplear a los indocumentados como mano de obra barata.

El mandatario fue más allá y amenazó con aplicar “estrictas sanciones” a las empresas neogranadinas que paguen “salarios de miseria” a los venezolanos. En este mismo marco se pronunció la canciller María Ángela Holguin, quien anunció la realización de operativos especiales en Fiscalías, Registros y Defensorías para regularizar a los futuros empleados.

Advirtió, igualmente, que el último semestre se ha incrementado en más del 230% el número de hurtos por parte de venezolanos, y respondió a un pedido público del Fiscal General de la nación en ese aspecto. “Serán deportados todos los venezolanos que cometan delitos”, dijo enfática ante la misiva del funcionario, quien desnudó las dificultades para judicializar a los migrantes debido a su condición de ilegales.

Los pasos y trochas están siendo cerrados, según indicó el presidente Santos desde el Arauca, adonde acudió para tratar ése y otros temas que también preocupan a su gobierno: el avance de atentados por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que en las últimas 72 horas dinamitó al menos 4 vías, para forzar al gobierno a sentarse nuevamente en las mesas de diálogo que se llevan adelante en Quito (Ecuador).

Frontera con Brasil

El panorama no es menos alentador en la frontera con Brasil. A ese país llegan también por grandes cantidades desde Venezuela. Esta semana fue emblemática porque se produjo un incendio en el que resultaron afectados al menos cinco venezolanos. La acción cobró visibilidad internacional luego que se confirmara que entre los “quemados” estaba una niña.

Las denuncias de organismos de derechos humanos captaron la atención del Estado, que ordenó investigar lo ocurrido, tras acusaciones de un acto de xenofobia. Pocas horas después se anunciaba la detención de un guyanés acusado de haber ocasionado el incendio. Fuentes policiales calificaron a la persona de “pirómano”, mientras versiones no confirmadas de prensa local, atribuyeron el hecho a un acto de “venganza” por el hurto de una bicicleta.

Con este panorama de fondo, generó no poca reacción la presencia del Jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Kurt Tidd, en Tumaco – Colombia. El presidente de Bolivia, Evo Morales, afecto a la “revolución bolivariana” creada por Chávez y continuada por Maduro, hizo públicas sus “sospechas” de que se prepara una acción militar desde la nación del Norte.

Bolivia advierte amenaza militar

Aunque la posición del mandatario suele ser retórica e ideológica, en línea con los postulados del oficialismo venezolano, sus presunciones no lucen descabelladas si se tiene en consideración la gira del Secretario de Estado de Estados Unidos por la región y sus pronunciamientos, en los que no descartó una posible salida militar.

Las medidas coinciden, además, con la aplicación de nuevas sanciones contra funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, especialmente desde Europa, cuyo parlamento ha expresado serias preocupaciones por el adelanto de elecciones presidenciales y la falta de garantías de transparencia.

Además, no se conoce aún si la fraccionada coalición opositora de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) participará o no en los comicios, cuyos resultados varios países han advertido ya que no reconocerán.

Mientras, la hiperinflación sigue su ascenso, de la mano con índices de desnutrición cada vez más altos, los cuales afectan de manera especial a la población infantil en la nación sudamericana. Los venezolanos siguen clamando a Dios por un milagro que les devuelva los elementales derechos a la vida y a la salud.