Reporte Católico Laico

/

La Unet se consolida como primera “universidad verde” de Venezuela

La Unet se consolida como primera “universidad verde” de Venezuela

Áreas verdes para la formación integral de niños y comunidades son posibles tras un largo proceso que recibe apoyo de la Unión Europea. Se trata de la primera institución académica que pone en funcionamiento las “Aulas Vivas” y el tercer país de Latinoamérica en tenerlas

 

Carlos Zapata| Reporte Católico Laico

Caracas.- Tres espacios didácticos ubicados en el jardín botánico de la Universidad Nacional del Táchira (UNET) servirán para que propios y extraños adquieran conocimientos referentes al cuido de medio ambiente y reflexionen sobre los efectos del cambio climático.

La iniciativa hace parte de la primera Aula Vivencial Ambiental de Venezuela y es la tercera experiencia exitosa de América Latina, después de Chile y Argentina. Se le conoce como “Aula Viva” y fue posible gracias a un proyecto consolidado por la Unión Europea, el Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos (CISP) y la Universidad Nacional Experimental del Táchira, con el ánimo de promover un acercamiento entre la población y la naturaleza.

Andrea Simancas, coordinadora general del proyecto, afirma que el programa permitirá lograr el acercamiento de herramientas didácticas y formativas al sector infantil y juvenil, a través de visitas guiadas que serán concertadas semanalmente, con escuelas y liceos de la entidad. Actividad que recuerda los “senderos ecológicos” que con frecuencia llevaba a cabo la casa de estudios superiores hacia las comunidades estudiantiles en años anteriores.

 

Plan piloto en la región andina

Un plan piloto se llevó a cabo en este marco con la escuela técnica agropecuaria “Neptalí Duque” de Seboruco, el liceo nacional “Capitán Comunero” de La Grita, la escuela “Judith Vivas de Suárez” de Colón y la escuela “José Armando Pérez” de Michelena, gracias a lo cual un gran número de niños tuvo acceso a los espacios construidos con material reutilizable.

En el lugar, los visitantes podrán comprender lo relacionado con la problemática ambiental que existe en el planeta y sobre la evolución de los residuos y los desechos, para finalmente conocer la propuesta de “Acción 3R”, sobre cómo aplicarlas en la cotidianidad.

En la casa de estudios superiores, que además forma a ingenieros ambientales, se promueven además las “brigadas ecológicas” y mantienen no pocos programas en cooperación con instituciones públicas como la Alcaldía de San Cristóbal, responsable de administrar el municipio capitalina.

Al respecto, explica el rector de la Universidad del Táchira que el proyecto surgió hace más de cinco años, gracias a una alianza establecida con la CISP, que permitió involucrar a otros sectores como las alcaldías que integran Mandesta y Manorta, encargadas principalmente de la disposición final de los desechos sólidos en buena parte de la entidad andina.

 

Desarrollo sostenible en Venezuela

Escribió la autoridad académica acerca de la inauguración del ‘Aula Viva’ como etapa final del ‘Proyecto ‘Acción 3R’ que desarrolló la UNET junto a CIPS. Con visión de largo alcance para toda la comunidad tachirense en la búsqueda de ser la primera Universidad Verde y el primer Estado Verde siguiendo los 17 objetivos que persigue la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Cambio Climático”.

En conversación con Reporte Católico Laico, Casanova ahondó que se trata de un producto desarrollado por la UNET y la sociedad con el Comitato Internacionale para el Desarrollo de los pueblos (siglas en italiano CIPS) con financiamiento de la Unión Europea.

“El proyecto era de capacitación de los municipios de la mancomunidad de las regiones que arriman desechos sólidos en la mancomunidad de Manorta durante cuatro años desde 2014.  Formación de promotores, un Diplomado en manipulación de desechos sólidos, charlas especialmente en escuelas, en las comunidades y eventos en algunos de los cuales asistió la embajadora de la Unión Europea y el embajador de Francia e igual una delegación de CIPS han formado parte del proyecto, bajo la coordinación del  despacho rectoral”.

Agregó Raúl Casanova que se trata de un moderno “espacio modular donde se enseñará a los niños y comunidades organizadas cómo trabajar los desechos sólidos con miras a cumplir con uno de los objetivos del milenio para el 2030, y así mitigar los efectos del cambio climático”.