Reporte Católico Laico

/

Pablo VI, el Papa que yo conocí, será santo

Pablo VI, el Papa que yo conocí, será santo

Memorias de un vaticanista español sobre un pontífice que sufrió duras críticas e incomprensiones dentro de la misma iglesia

Con Pablo VI canonizado este año ya tendremos otro papa santo. El siglo XX ha dado cuatro papas santos, al menos por el momento: Pío X, Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II. Están abiertas las causas de los papas Juan Pablo I y Pío XII.

La mayor parte del pontificado de Pablo VI, hoy a punto de ser canonizado, lo pasé como corresponsal de prensa en Roma. El Papa Montini, como le llaman los italianos, conocía la Iglesia por dentro en cuanto que fue el encargo de asuntos internos de la Secretaría de Estado, con Pío XII, y había participado intensamente en la primera fase del Concilio Ecuménico Vaticano II como cardenal de Milán, y después como Papa en la segunda parte hasta su clausura.

Montini era un hombre muy consciente de su misión, pues como Obispo de Roma, como Papa, debía confirmar en la fe a los fieles católicos, y ser al mismo tiempo signo de unidad. Buscó la vía del diálogo en todo, aun cuando este diálogo parecía imposible, como con los países comunistas (la Ostpolitik que llevó a cabo el paciente arzobispo Agostino Casaroli), o con las comunidades de base que querían, unos, romper la disciplina con la Iglesia (el caso de dom Franzoni abad de la basílica de san  Pablo Extramuros, convertido al comunismo) y otros que rechazaban la doctrina del Concilio (el del arzobispo francés Marcel Lefebvre que no aceptaba algunos documentos como la reforma litúrgica: ambos fueron suspendidos de su sacerdocio).

También sufrió mucho el Papa Montini con el llamado Catecismo Holandés, que contenía expresiones no aceptables por la doctrina de la Iglesia. Tuvo el valor de cambiar la jerarquía holandesa, con el nombramiento del obispo Gijsen, obispo de Roermond. O en España que también cambió la jerarquía para hacerla más fiel al Concilio y menos fiel al franquismo.

En su doctrina figura en primerísimo lugar la encíclica Humanae Vitae (julio de 1968) sobre el control de la natalidad. Este documento fue muy criticado, incluso por obispos como los del Canadá, que esperaban una “apertura” al control de natalidad por medios artificiales. El documento ha sido reconocido y aceptado por los sucesivos documentos sobre la familia: la Familiaris Consortio, 1981, de san Juan Panlo II, y la “Amoris Laetitia”, 2016, del papa Francisco. La Humanae Vitae empuja a fomentar la investigación científica sobre planificación natural de los nacimientos.

En el cuerpo doctrinal el Papa Montini confirmó el celibato del sacerdocio para la iglesia Latina (manteniendo la praxis de las iglesias orientales que tienen sacerdotes célibes y sacerdotes casados, es decir que se ordenan después de contraer matrimonio). A este tema dedicó un Sínodo universal (1971) en el que se rechazó la ordenación de hombres casados al sacerdocio, en la iglesia Latina.

Otra encíclica que es recordada, por carácter social, es la Populorum Progressio y la que desarrolló los decretos conciliares, la “Ecclesiam Suam”.

La voluntad firme y decidida del Papa en mantener a toda costa el Depósito de la Fe junto con la unidad de los católicos, no encajaba con su talante de intelectual, dubitativo y con los ataques duros que los medios de comunicación y no pocos eclesiásticos y teólogos le hacían sufrir todos los días. Le tocó vivir un post-concilio donde fallaban aquí y allá el respeto a la doctrina y mermaban la autoridad del Papa y de los obispos.

En Italia, vio con mucho dolor el asesinato de su íntimo amigo Aldo Moro por el grupo terrorista Brigadas Rojas, poco antes de morir. El Papa ofició unos funerales solemnes en la catedral de Roma que es la Basílica de San Giovanni in Laterano (San Juan de Letrán), en mayo de 1978. Dos meses después moría el Papa en el Vaticano.

Mucho dolor le causó también la ley italiana sobre el divorcio (se llamaba del “piccolo divorzio”) introducida por un referéndum.

Andaba el Papa con paso lento. Era un Papa afable. El trato era de una persona cariñosa. Lo hacía con todos. Me tocó, por decisión de mis colegas en el Vaticano, seguir la primera visita de los reyes de España, don Juan Carlos y Doña Sofía, al Papa. Fue el primer viaje al exterior de los Reyes después de su entronización, a la muerte del general Franco, en 1975.

El Rey era portador de un mensaje claro, convencido de que agradaría al Papa: España, tras la dictadura de Franco, será un país democrático. La noticia fue muy agradable al Papa que había tenido un largo enfrentamiento con el régimen franquista. Yo le vi contento y se deshizo en cordialidad, cuando estaban en el estudio privado de Pablo VI en el intercambio de regalos. Me puse tan cerca que me tomaron como un joven diplomático español.

Pablo VI era un intelectual, y afrancesado. Su Secretario de Estado era Jean Villot, un cardenal francés. Sin embargo, tenía que tomar decisiones a veces drásticas para mantener íntegra la doctrina y la unidad de la Iglesia, como Papa y Obispo de Roma. Su mejor ayudante y brazo derecho en esta tarea, fue el arzobispo toscano (nació cerca de Florencia), Giovanni Benelli, un eclesiástico decidido y ejecutivo. 

Pablo VI fue tal vez el Papa más criticado durante su pontificado, porque tuvo que enfrentarse a los problemas que surgen después de los concilios: la indisciplina y la tergiversación de la doctrina. Por eso pienso que fue un Papa incomprendido en su tiempo. Leía la prensa y esta le criticaba generalmente por “no ir más allá”, por “no atreverse” a hacer reformas que pedían algunos eclesiásticos que tenían mucho predicamento en los medios de comunicación.

Recuerdo aquel 29 de junio de 1972, fiesta de los santos Pedro y Pablo. Pablo Vi en una alocución dijo: “El humo de satanás ha entrado por algunas grietas de la Iglesia”. Sus palabras tuvieron enormes repercusiones en la prensa: (“¿A estas alturas habla de Satanás?”), decían algunos. El Papa sufría por estos comentarios. Era un Papa incomprendido. Pero él insistió, esta vez en noviembre del mismo año que Satanás es “un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Terrible realidad. Misteriosa y pavorosa… Es el enemigo número uno… Sabemos que este Ser oscuro y perturbador en verdad existe, y actúa con maliciosa astucia” (15 de noviembre).

El papa Pablo VI se había convertido así en un hombre incomprendido hasta sus últimos días. Recuerdo cuando sus ejercicios espirituales (1976), en la primera semana de Cuaresma, los predicó el cardenal de Cracovia, Karol Wojtyla, futuro papa Juan Pablo II y santo. De allí salió el libro del cardenal Wojtyla “Signo de contradicción”, que encajaba perfectamente con la labor de Pablo VI y que los cardenales vieron el ejemplo a seguir en el propio Karol Wojtyla y lo eligieron Papa.

Al papa Montini no le gustaba hablar sin leer un texto. Era meticuloso, no quería ser interpretado mal. Un día nos recibió a los periodistas extranjeros. Tras su alocución, el Papa habló con franqueza, sin papeles, que los periodistas teníamos que referir e interpretar lo dicho y hecho por el Papa, pero nos equivocábamos al pensar que el Papa era Giovanni Montini. “Cuando habla el Papa –dijo—lo hace inspirado por el Espíritu Santo; ya no es el hombre Montini, sino el Espíritu quien habla a través suyo”. Señaló que era natural que muchos periodistas no creyentes no lo creyeran así, pero él dijo que sabía por experiencia que así era. Era el día en que se firmó la pax sobre el Vietnam, entre Le Duc Tho y Henry Kssinger (1973).

Pablo VI no consiguió en el Vietnam, que estaba en plena guerra, la “tercera vía”, a pesar de que no era seguida por muchos obispos y clero de aquél país, pues veían que si llegaba el comunismo serían perseguidos o enviados a campos de trabajo, como así ocurrió.

Otro de los puntos de fricción del Papa Montini fue insistir en el diálogo con los países del Este, para lo que se valió del diplomático refinado, el arzobispo Agostino Casaroli. El Papa, incluso contra los católicos que vivían y eran perseguidos en los países comunistas, mantuvo este diálogo pensando que un día la Iglesia tuviera unos mínimos de libertad frente al ateísmo y al materialismo oficiales, típicos de las dictaduras comunistas. Preparó sin duda el camino que después remató magistralmente el Papa venido del Este comunista, de Polonia, Karol Wojtyla.

El Papa Montini moría plácidamente en el Vaticano en 1978.

 Salvador Aragonés | Mar 06, 2018