Reporte Católico Laico

/

A diario hay tres protestas en Venezuela para exigir el derecho a la salud

A diario hay tres protestas en Venezuela  para exigir el derecho a la salud

Al menos 287 protestas se realizaron entre enero y marzo de 2018 en Venezuela para pedir al Estado que asuma su responsabilidad respecto al irrenunciable derecho a la salud, cuya garantía está consagrada en la Carta Magna.

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Cada día los venezolanos salen a la calle en alguna parte del país para exigir alguno de los derechos humanos sistemáticamente violados en la nación sudamericana. En promedio, tres de esas veces es para denunciar la ausencia de salud.

Es una de las conclusiones del boletín trimestral del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), de acuerdo con cuya publicación, en los primeros tres meses de 2018 se registraron 287 protestas por esta razón.

El total en la nación también refleja el incremento del malestar y la sustancial pérdida en la calidad de vida, si se toma en consideración que en menos de un año el aumento de las protestas prácticamente se duplicó al alcanzar el nada honroso récord de 2.412.

En este marco, la institución Codevida denuncia la “ausencia prolongada de medicamentos”; así como de los insumos necesarios para atender a los miles de pacientes cónicos que literalmente agonizan a diario en el país.

De acuerdo con el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia: la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”.

Garantizar el derecho a la salud es obligación del Estado

Mientras que en los artículos 83, 84 y 85 de la Constitución de Venezuela se reconoce como derecho y se establecen las obligaciones del Estado para garantizar su acceso a todos los ciudadanos:

 

Artículo 83. La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República.

 

Artículo 84. Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El sistema público nacional de salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y rehabilitación de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la política específica en las instituciones públicas de salud.

 

Artículo 85. El financiamiento del sistema público nacional de salud es obligación del Estado, que integrará los recursos fiscales, las cotizaciones obligatorias de la seguridad social y cualquier otra fuente de financiamiento que determine la ley. El Estado garantizará un presupuesto para la salud que permita cumplir con los objetivos de la política sanitaria. En coordinación con las universidades y los centros de investigación, se promoverá y desarrollará una política nacional de formación de profesionales, técnicos y técnicas y una industria nacional de producción de insumos para la salud. El Estado regulará las instituciones públicas y privadas de salud.