Reporte Católico Laico

/

San Telmo Confesor

San Telmo Confesor

Es uno de los santos medievales más populares, cuya figura se agrandó por el juego de la fábula y cuyos milagros verdaderos o menos contribuyeron a meterlo en las entrañas del pueblo.

Su verdadero nombre de pila es Pedro y llevó como apellidos González Termo. Nació en una familia muy cristiana alrededor del año 1185, cuando es rey en León Fernando II y en Castilla Alfonso VIII; se bautizó en la iglesia románica de san Martín de Frómista, en Palencia.

Su entrada en la vida religiosa podría decirse que fue por accidente. Un día, en presencia de muchas personas de Palencia, iba altanero, montando su caballo, cuando cayó en el barro revolcándose entre los excrementos del animal. Resulto una experiencia tan humillante, que el orgulloso Telmo no pudo soportar. De hecho, quiso ‘huir’ metiéndose en un convento.

Se convirtió en fraile de la Orden de los Dominicos y pronto, Fernando III el Santo le llamó a su lado como confesor. Sus predicaciones fueron abundantes, al igual que sus visitas a enfermos y sus ayudas a los pobres.

Estuvo tiempo realizando su labor en Córdoba y también en Galicia. De hecho es en este último lugar donde más devoción le profesan, siendo patrón de la diócesis de Tui-Vigo.