Reporte Católico Laico

/

29 de mayo, Día del Adulto Mayor

29 de mayo, Día del Adulto Mayor

RCL les invita a leer a Noris Díaz de Bustamante.-

¿Quién es el Adulto Mayor? En 1980 la Organización de las Naciones Unidas-ONU, fijó en 60 años, la edad de transición a la vejez, a la “Adultez Mayor”.

La Organización Panamericana de la Salud-OPS adoptó el término en 1994 refiriéndose a los mayores de 65 años en los países desarrollados y a los mayores de 60 años en los países en desarrollo.
El Siglo XXI es llamado el siglo de la longevidad y en este Tercer Milenio de la Era Cristiana, el Adulto Mayor tiene el reto de transmitir y testimoniar la Fe, en el Jesús de los Evangelios, dar testimonio del Señor Resucitado en un mundo globalizado, secularizado, en crisis de fe, donde los templos se han convertido en museos, donde reina el silencio de Dios, donde hay una significativa disminución de la praxis dominical, donde los seminarios se están quedando solos, donde se le rinde culto a la belleza, se legalizan los anti-valores y el esoterismo…mientras cada día tres personas se integran a la población de la Tercera Edad, sólo nace un niño.

En nuestro país, en la actual crisis, la expectativa de vida está amenazada, por falta de calidad de vida que cada día se acrecienta, mientras algunos Adultos Mayores, llevan a su familia por el mundo de la idolatría y otros dicen Dios nos ha abandonado…”Esto dice el Señor:”Si ustedes dicen: “No es justo el proceder del Señor”, escucha casa de Israel: ¿Conque es injusto mi proceder? ¿No es más bien el proceder de ustedes el injusto? Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere; muere por la maldad que cometió. Cuando el pecador se arrepiente del mal que hizo y practica la rectitud y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se aparta de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá”. (Ez.18,25-28).

Hermanos: “Cristo es el mediador…que nos logra la Nueva Alianza” al morir para pagar por nuestros pecados.
Consiguió que los elegidos de Dios, recibieran la herencia Eterna y prometida.
Con la Elevación de Jesús a los cielos, las puertas de los cielos están abiertas para todos los hombres y mujeres de Buena Voluntad, inclusive para los que estaban retenidos del A.T. (Mt.27,51).

Nos encontramos en el culmen de La Pascua: La venida del Espíritu Santo, La Tercera Persona de La Santísima Trinidad, que se queda con nosotros en el mundo. Pidámosle al Espíritu Santo que nos dé fortaleza, valentía y luz para predicar la Palabra de Dios y unirnos a nuestra Iglesia Local.

Pablo en la Carta a los Romanos (8,26-27) nos dice: “Además el Espíritu nos viene a socorrer en nuestra debilidad: porque no sabemos qué pedir ni como pedir en nuestras oraciones. Pero el propio Espíritu ruega por nosotros, con gemidos y súplicas que no se pueden expresar. Y Dios que penetra los secretos del corazón escucha los anhelos del Espíritu porque, cuando el Espíritu ruega por los santos, lo hace según la manera de Dios”.

El Espíritu Santo siempre ha estado presente en la Historia de la Salvación ( Gén. 1, 1-2 ) . Él, que en los momentos imposibles ha abierto el camino de la luz y la liberación; Él, es el fuego, la nube, el viento, el huracán, el remolino que abre el camino de la esclavitud hacia la liberación, de la muerte a la vida y la constitución de la Iglesia con el Bautismo del Fuego.

“CULTIVANDO LA VEJEZ EN FAMILIA GANAMOS TODOS”

Noris Mercedes Díaz de Bustamante
Coordinadora Docente del Programa del Adulto Mayor del
Departamento Nacional de Pastoral Familiar e Infancia de la CEV.
Mail: adultomayor45@gmail.com