Reporte Católico Laico

/

Nace el Consejo de Laicos en Valencia con el deseo de impulsar una Iglesia misionera

Nace el Consejo de Laicos en Valencia con el deseo de impulsar una Iglesia misionera

El presidente del equipo valenciano considera fundamental buscar a los católicos que tienen mucha falta de conciencia de su misión profética como laicos. “Hay que incentivar y motivar a los que ya están. Y a los que no arrancan, darles el impulso”, dijo el joven educador

 

Carlos Zapata| Reporte Católico Laico

Caracas.- Cuando se alista para celebrar sus primeros cien años de vida, tras haber sido fundada en 1922, la Arquidiócesis de Valencia estrena su Consejo Arquidiocesano de Laicos. Y lo hace con la mirada puesta en brindar apoyo a la labor pastoral, especialmente “en clave misionera”.

Lo afirma el presidente de su junta directiva, Daniel Palacios, quien con sólo 34 años de edad se estrena en el cargo, el cual asume con humildad, sorpresa y gratitud. En el proceso que adelanta la importante arquidiócesis venezolana cuentan con el apoyo del Consejo Nacional de Laicos, cuyo equipo les viene acompañando a lo largo de un sistemático camino de formación.

Orientador de profesión, el joven docente se encarga actualmente de la pastoral educativa en la importante región venezolana. Trabaja en un colegio y forma parte de una comunidad parroquial en la que cumple la delicada responsabilidad de ser “ministro extraordinario de la Comunión”. Además, es catequista de adultos.

En conversación con Reporte Católico Laico, abordó la importancia de este nuevo reto eclesial, que dice asumir con humildad y el deseo de que los laicos sean el fermento de una Iglesia “dinámica y misericordiosa”.

 

Fue electo con más del 50% de la totalidad de laicos convocados… ¿Cómo lo interpreta?

-Lo recibo con humildad y confianza en Dios. Creo que él habló…

 

¿Qué están haciendo los laicos actualmente en Valencia?

-Estamos organizándonos, porque tenemos un planteamiento del arzobispo de Valencia, monseñor Reinaldo Del Prette, con la intención de unificar criterios en cuanto a las líneas pastorales que se nos quieren plantear; a fin de que podamos hablar todo a una misma voz en el ámbito de la Iglesia.

Aunque ciertamente, nosotros en los distintos movimientos hemos venido realizando diversas actividades y se han hecho las respectivas labores planteadas desde la arquidiócesis.

¿Qué espera se pueda lograr desde el Consejo en Carabobo?

-Considero que los laicos debemos ser dinámicos, porque es fundamental dinamizar la Iglesia con base en el trabajo profético que hacemos.

¿Qué hace falta actualmente?

-Hace falta más presencia de laicos en la sociedad y en todos los ámbitos para que de manera misericordiosa podamos mostrar el rostro de Jesús y el amor de Dios.

Para que esto ocurra es importante trabajar en clave misionera. Es lo que nos va a llevar de verdad a que podamos decir que esa es la voz de Dios.

Laicos hay millones. Pero no todos están trabajando…

-Precisamente por eso digo que queremos trabajar en clave misionera. Es decir, hay que ir a buscar a esos hermanos que tienen mucha falta de conciencia de su misión profética como laicos. Hay que incentivar y motivar a los que ya están. Y a los que no arrancan, darles el impulso.

En ese marco: ¿Cuáles son los primeros anhelos?

-Queremos que los laicos en Valencia seamos fermento de la sociedad.

Considerando los inicios hace apenas unos meses, van a un ritmo pausado pero seguro…

-Sí, efectivamente. Como estamos empezando, hemos coincidido que no queremos ir apresurados, sino plantear las líneas pastorales y con base en ello trabajar. Los laicos tenemos la preciosa responsabilidad de ser fermento misionero, y ¡vamos a serlo!

Sobre la labor de los laicos, el Papa Francisco ha insistido en la necesidad de reconocer que éste “por su propia realidad, por su propia identidad, por estar inmerso en el corazón de la vida social, pública y política… tiene exigencias de nuevas formas de organización y de celebración de la fe”.

En este aspecto, el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela mantiene un activo proceso de formación, acompañamiento y seguimiento en todo el país; así como emite comunicados y pronunciamientos en línea con la Iglesia, a fin de orientar cuando así lo consideran preciso.

Durante el primer trimestre del año, la junta directiva emitió un comunicado en el que ratificó su preocupación por las violaciones a los derechos de alimentación y salud que arrojan numerosos enfermos y muertos en toda la geografía nacional.

Recordó además la importancia de ser “laicos de primera línea, protagonistas y dinamizadores del cambio desde los valores del Evangelio”, con el objetico de que en nuestro quehacer cotidiano y donde quiera que nos encontremos, “podamos levantar la voz y lograr la reconstrucción y el progreso del país”.