Reporte Católico Laico

/

Padre Ibrahim Faltas de la Custodia de la Tierra Santa: “Nunca había visto tanta rabia”

Padre Ibrahim Faltas de la Custodia de la Tierra Santa: “Nunca había visto tanta rabia”

El responsable de las relaciones con Israel y con los palestinos: «se teme lo peor. No hay que dejar de rezar y de esperar la paz»

«Llevo 30 años en la Tierra Santa, pero nunca había visto nada parecido, nunca tanta rabia por parte de los palestinos. En Gaza se muere, hay enfrentamientos en Yenín, Ramalah, Hebrón, Belén y en otras ciudades de Cisjordania. El saldo de las víctimas empeora constantemente. Y se teme lo peor para mañana». Habló por teléfono con la agencia SIR desde Jerusalén el padre Ibrahim Faltas, director de las escuelas franciscanas en la Ciudad Santa y responsable por parte de la Custodia de la Tierra Santa de las relaciones con Israel y Palestina. El franciscano conoce bien la situación en el campo: durante la llamada segunda Intifada se vio involucrado en el asedio de la Natividad de Belén (del 2 de abril al 10 de mayo de 2010) y fue protagonista en las negociaciones para encontrar un acuerdo con los 240 militantes palestinos que se habían refugiado en la Basílica huyendo del ejército israelí. El acuerdo llegó tras 39 días de asedio.

 

«Desde entonces las cosas han empeorado y el proceso de paz parece haberse detenido», dice refiriéndose a las últimas noticias sobre las protestas de los palestinos, sobre los enfrentamientos que se están viviendo en Gaza y Cisjordania. Todo esto mientras la hija del presidente Trump, Ivanka, inaguraba la Embajada estadounidense en Jerusalén. «La decisión del presidente Trump de mudar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén no solo ha desencadenado el resentimiento palestino, sino que ha fracturado a la sociedad israelí. Aquí en la ciudad hay israelíes que festejan y otros que protestan», afirmó el padre Ibrahim al confirmar la noticia de que alrededor de 200 activistas israelíes y palestinos estaban protestando frente a la sede diplomática. «Nunca como ahora», subrayó el religioso, «creo necesario recordar las palabras de Juan Pablo II, cuando dijo que “Si no hay paz en Jerusalén, será imposible la paz en todo el mundo”. Jerusalén es una ciudad única. Debe ser una ciudad para todos y de todos».

 

Por el momento el saldo en Gaza es de 14 muertos y 1800 heridos, pero muchos de ellos se encuentran en graves condiciones. Y este número aumentará, desgraciadamente. «Estamos viviendo un día terrible y mañana los palestinos celebrarán la Nakba, la catástrofe, que para ellos fue el nacimiento de Israel. Se teme lo peor», comentó el franciscano. «Nosotros –concluyó– seguimos rezando por la paz y teniendo esperanza. Como franciscanos nos encontramos en la Tierra Santa desde hace 800 años y nunca hemos perdido la esperanza, y así será en el futuro. Rezar y tener esperanza, permaneciendo al lado de la gente que sufre, que quiere el diálogo y la paz. Son días duros y difíciles, pero rezamos para que vengan días bellos y ricos de paz».

VaticanInsider.es