Reporte Católico Laico

/

Presos políticos de El Helicoide exigen presencia de la Iglesia venezolana

Presos políticos de El Helicoide exigen presencia de la Iglesia venezolana

Este miércoles, 16 de mayo, se informó sobre un motín en el centro de reclusión El Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), ubicada en la parroquia San Agustín de Caracas, luego de que presos comunes invadieran las celdas de los presos políticos y los agredieran, sin que los custodios impidieran la agresión.

 

Isaic Calderón/ Reporte Católico Laico

Gregory Sanabria, un joven estudiante de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET) y preso del régimen desde 2014, fue quien resultó gravemente herido. Ante la situación, demás reclusos como Daniel Ceballos, el General Vivas, Lorent Salah, el estadounidense Joshua Holt y tres jóvenes de origen colombiano publicaron material audiovisual en las redes sociales donde denuncian tratos inhumanos, agresiones, tortura y demás violaciones de derechos humanos por parte de funcionarios de la policía política (Sebin).

 

Preso político Gregory Sanabria/Foto: @AlbertoRodNews

El Helicoide, una infraestructura diseñada para ser un impresionante centro comercial para Venezuela y América Latina, fue convertido luego de las protestas antiMaduro en 2014 en una cárcel improvisada, custodiada por el Sebin donde permanecen presos por razones políticas desde esa fecha, algunos con boleta de excarcelación, otros sin juicio y menores de edad, según las revelaciones de los reclusos.

El Helicoide

 

El Sebin ha sido denunciado por diversas ONG’s defensoras de derechos humanos (como Amnistía Internacional) por ser un ente que cumple a cabalidad las órdenes represivas del gobierno de Maduro, y El Helicoide junto con “La Tumba” son las sedes de este organismo- adscrito directamente a la Vicepresidencia de la República- donde se  ejecutan acciones que atentan contra la dignidad humana y los derechos de los venezolanos que terminan recluidos allí por razones meramente políticas.

 

Con este panorama, los detenidos se unieron (comunes y políticos) y decidieron tomar las instalaciones de la improvisada cárcel para exigir la presencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la Cruz Roja Internacional, la comunidad internacional y la Comisión de DD HH de la Asamblea Nacional; omitiendo así organismos del Estado como la Defensoría del Pueblo o el Ministerio Público, que claramente defienden los ideales del régimen.

La Iglesia es la primera institución nacional con el mayor grado de aprobación popular (80%) y le sigue la AN, razones por las cuales los presos exigen su intervención.

“Queremos que esta comisión haga presencia en el Helicoide donde en estos momentos lo presos tenemos tomadas las instalaciones exigiendo los derechos fundamentales que es la libertad y los traslados de todos los presos”, exclama Villca Fernández, preso desde 2016 por tener una cuenta en Twitter que contradecía al gobierno de Maduro.