Reporte Católico Laico

/

¿Crees en los maleficios? El Padre Fortea hace esta dura advertencia

¿Crees en los maleficios? El Padre Fortea hace esta dura advertencia

El famoso teólogo español José Antonio Fortea, hizo una dura advertencia a los fieles en relación a los maleficios y recordó la enseñanza de Jesús.

En un reciente sermón pronunciado en el convento de las franciscanas concepcionistas de Santa Úrsula en Alcalá de Henares, en España, el P. Fortea explicó que nada malo sucede a menos que Dios lo permita.

Esta enseñanza, precisó el teólogo, “vale para tantas personas muy preocupadas con el tema de los maleficios: que si el demonio me ha hecho esto o lo otro, si algún familiar habrá ido a un brujo”. El mismo Jesús, recordó, es quien dice en el Evangelio que “nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre”.

Esto quiere decir, por ejemplo, que “cuando Jesús muere es porque Dios lo permite. Cuando Jesús dice a sus seguidores ‘nadie os hará ningún daño’, es que es así, a no ser que llegue la hora en que Dios llame o permita que participes en un sufrimiento como Jesús en la cruz”.

El P. Fortea precisó que creer en esto y vivir así no quiere decir negar la existencia ni la acción del diablo.

“Es cierto que creemos en la existencia de esas fuerzas oscuras pero también creemos en esta enseñanza de Jesús. Las dos cosas son verdaderas. Pero la segunda enseñanza rige sobre la primera, con lo cual nunca debemos preocuparnos por las cosas que la Palabra de Dios no nos dice que nos preocupemos”.

El P. Fortea resaltó luego que “la Palabra de Dios ya es perfecta al enseñarnos cuáles deben ser nuestras preocupaciones: servir a Dios, glorificarlo, alabarlo, hacer bien al prójimo. Jesús añade que al que busca el Reino de Dios por sobre todas las cosas, todo lo demás se le dará por añadidura”.

El famoso teólogo hizo votos para que “tengamos esta confianza en que todo lo malo tiene que ser expresamente permitido por el que tiene todas las cosas en su mano, es decir, por Dios. Esta confianza debe ser fuerte en cada fiel porque la duda puede aparecer y nos podemos encontrar “en la prensa del sufrimiento como las uvas, diciendo: ‘Señor, ¿por qué callas?’”.

En esas situaciones, subrayó el P. Fortea, hace falta recordar que siempre “todo guarda una armonía y un sentido perfecto”.

Lo dicho por el P. Fortea tiene como uno de sus sustentos lo señalado en el numeral 2117 del Catecismo de la Iglesia Católica donde se indica que “todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo —aunque sea para procurar la salud—, son gravemente contrarias a la virtud de la religión”.

Estas prácticas, prosigue el Catecismo, “son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas”.

“Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo”, concluye el texto.

WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa