Reporte Católico Laico

/

¿Son estos los rostros de san Pedro y de san Pablo?

¿Son estos los rostros de san Pedro y de san Pablo?

Los arqueólogos descubren imágenes más antiguas de los dos mártires que dieron la vida por Cristo en Roma.

Cuando nadie lo esperaba, los arqueólogos encontraron los iconos más antiguos que nos ha dejado la historia de san Pedro y san Pablo, los dos mártires que dieron la vida por Cristo en Roma, patronos de la diócesis del Papa.

El descubrimiento tuvo lugar hace pocos años en las pequeñas catacumbas de Santa Tecla, que se encuentran en la via Ostiense de Roma, a 500 metros de la basílica San Pablo Extramuros, donde hace 9 años también se han documentado la existencia de restos de un hombre sumamente reconocido, a quien los arqueólogos identifican con el mismo San Pablo.

Los iconos aparecieron a cuatro metros de profundidad, en un pequeñísimo cubículo de una antigua tumba, que hoy se encuentra debajo del edificio de una empresa de seguros, construido en la década de los cincuenta del siglo pasado.

Los arqueólogos ya conocían la existencia des este cubículo desde 1720, pero los iconos habían quedado totalmente cubiertos por una gruesa capa de cal, que hacía imposible imaginar que allí podía haber pinturas.

El descubrimiento ha tenido lugar gracias a las nuevas técnicas de la arqueología, en particular, del rayo láser.

El descubrimiento fue presentado el 22 de junio de 2010 por el presidente de la Comisión Pontificia de Arqueología Sacra y presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi.

Todo había empezado un año antes, al lograr retirar parte de la capa de cal y descubrir el primer icono de San Pablo.

Fabrizio Bisconti, profesor de Arqueología Cristiana y Medieval de la Universidad Roma Tres, al anunciar el hallazgo, explicó que después de varios intentos por saber si detrás de la cal había imágenes, el láser permitió descubrir la sorpresa.

“Al retirar la capa de cal, descubrimos en tres esquinas de la bóveda a otros tres apóstoles, además de San Pablo”, se trata de Pedro, Andrés y Juan.

Impresiona constatar cómo los cristianos identificaban muy bien los rostros de cada uno de los apóstoles, pues como se puede ver en las imágenes que acompañan la galería que ilustra este artículo, la forma en que son representados se mantendría después a lo largo de la historia.

 Jesus Colina | Aleteia.org