Reporte Católico Laico

/

El campo de refugiados donde todo el mundo te da la bienvenida

El campo de refugiados donde todo el mundo te da la bienvenida

unca falta una sonrisa en el campo de Palabek, pese a la tragedia de la guerra en Sudán del Sur.

África es increíble a pesar de las guerras, la pobreza… en el campo de refugiados de Palabek todo el mundo te da la bienvenida y las gracias cuando te ve. Historias muy duras pero un país muy generoso con los refugiados: tienen derecho a libre circulación, enseñanza y sanidad gratuitas, derecho a trabajar en el país… Hay ingenieros, médicos, maestros, abogados, pero allí son simples refugiados que sólo aspiran a volver a su país cuando hay paz: Sudán del Sur.

Hasta el domingo no podré volver a estar conectado. De momento sirvan estas fotos para saber que todo va bien… y son felices. ¡Cuánto tenemos que aprender y qué poco sabemos de los refugiados y de los migrantes!. Mañana, viernes, a las 17.30 horas me llamarán de Cope para entrar en directo… a ver si es posible…

Son #refugiados, pero en #Uganda son ante todo personas y, a pesar de todo, sonríen y hasta dicen que son felices a pesar de haberlo tenido que dejar todo y haber salido huyendo con lo puesto por la guerra… Y no digo nada de los paisajes y de los atardeceres…

Especialmente dedicado a mis amigos profesores que este lunes empiezan un nuevo curso. Si os sentís deprimidos, os invito a ver cómo es una escuela en un campo de refugiados (una simple carpa o si tiene ladrillos ya es un lujo) y lo afortunados que se sienten los que pueden acudir a ella, aunque tengan que andar kilómetros de distancia o tengan que hacerlo con su hermano pequeño a cuestas. Han tenido que huir de la guerra de Sudán del Sur y muchos bebés ya han nacido dentro del asentamiento.

¡Feliz curso a todos desde Palabek, en Uganda! Y a pesar de los dramas… cantan canciones tradicionales de su país que les han enseñado sus madre para no olvidar sus raíces…

Podría ser cualquier parque de cualquier pueblo africano… pero es un asentamiento con 32.000 refugiados en Uganda que han huido de la guerra de Sudán del Sur. Son los únicos columpios que hay en 400 kilómetros cuadrados que tiene el campo y están donde viven y trabajan los Salesianos, en la zona conocida como Don Bosco. Casi siempre están llenos y, por fortuna, hay muchos más columpios esperando a ser distribuidos para que los niños puedan jugar a ser niños en el campo de Palabek.

En el asentamiento de #refugiados de Palabek, en #Uganda, no hay muchas posibilidades de ganarse la vida, pero todos colaboran y desde pequeños ayudan en casa e imitan las actividades de los padres para conseguir algo dinero y poder comprar más comida o combustible para cocinar (picar piedra para venderla, recoger botellas de plástico…). Es duro verlos así, pero también son un ejemplo de superación.

(Alberto López, misionero salesiano en Uganda).-RD