Reporte Católico Laico

/

La Esperanza

La Esperanza

RCL les invita a leer a Noris de Bustamante.-

Hoy he querido compartir con ustedes este artículo encontrado entre mis apuntes de la asignatura Moral Especial, dictada por el Pbro. Urbano Sánchez, en el CER, de vital importancia para este momento de crisis que estamos viviendo.

“Lo que está en juego en esta época de crisis, lo que se trata de recuperar es, la Esperanza. La Esperanza de los cristianos al servicio de la Esperanza de todos los hombres.

Cuando leemos la palabra de Dios, impresionan las insistentes llamadas a la Esperanza y estremecen los  gritos de los hombres oprimidos. Conmueve hasta el temblor el grito de Dios a favor de los oprimidos y su llamada a la Esperanza. Todo en bien actual. Porque vivimos hoy esclavos y oprimidos y desfallecemos por falta de Esperanza. Falta saber si la Iglesia, los cristianos, encarnamos hoy comprometidamente el grito de Dios Salvador, a favor de los hombres oprimidos y si respondemos fielmente a la llamada de Dios a la Esperanza.

La Esperanza es la acción viva del Espíritu de Cristo, en nosotros y nuestra propia acción para vivirlo todo en el amor esforzado y generoso que nos libera, que nos lleva a través de numerosos dolores y de la muerte aceptada en Cristo, a la plenitud de ser y amar en Dios, de ser y de amar en Dios, por Cristo resucitado. No a nosotros solos, sino en comunión con los demás.

La fuerza casi milagrosa de la Esperanza, nos es indispensable para zafarnos de las mil trampas que nos tiende la vida, en la sociedad de hoy.

Sin la Esperanza, firme, difícil, dura y formidable, sucumbiremos.

La Esperanza, es una virtud sobrenatural, por la cual, fundados  en las promesas de Cristo, confiamos formar el Reino aquí en la tierra para disfrutarlo plenamente en el cielo.

La Esperanza, es compromiso de formar el Reino, donde brillará la justicia y la libertad.

La Esperanza, es el fundamento de todo cristiano, esta Esperanza, debe arder como llama viva, así como surgió en los apóstoles al recibir el Espíritu Santo, ese fervor de formar un mundo nuevo en hombres renovados que conviertan la Esperanza, en su ideal de vida.

La Esperanza, es la que fortalece al hombre para levantarse las veces que cae, que se siente oprimido para luchar por su libertad y por la libertad de su prójimo.

Hoy más que nunca la Esperanza, debe ser el baluarte de los cristianos, debemos llevar esta Esperanza, al mundo en crisis y orientar nuestra vida a Dios, con seriedad y consecuencia.

“CULTIVANDO LA VEJEZ EN FAMILIA GANAMOS TODOS”

Noris Mercedes Díaz de Bustamante.

Coordinadora Docente del Programa Adulto Mayor del

Departamento Nacional de Pastoral Familiar e Infancia de la CEV.

Correo: adultomayor45@gmail.com