Reporte Católico Laico

/

Urreiztieta: “¡Resistir es más que aguantar! Implica rebelarse contra el autoritarismo”

Urreiztieta: “¡Resistir es más que aguantar! Implica rebelarse contra el autoritarismo”

Aunque con alto costo, las protestas 2017 dejaron enseñanzas: desde la apertura de rendijas democráticas y el surgimiento de nuevos actores, hasta la defensa de los DDHH. En su análisis, María Teresa Urreiztieta recuerda la importancia de resistir en el marco del particular proceso autoritario venezolano

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

“¡Resistir es mucho más que aguantar! Es hacer todo lo posible para recuperar” el camino a la libertad y la democracia, por la vía pacífica. Lo explicó la psicóloga social María Teresa Urreiztieta, quien compartió sus reflexiones acerca de la resistencia civil en Venezuela, durante un foro en la UCAB al que acudió Reporte Católico Laico.

Imagen relacionada
María Teresa Urreiztieta

La especialista de la Universidad Simón Bolívar analizó el escenario nacional bajo el contexto de las protestas ocurridas en el año 2017, en la vorágine de conflictos que derivaron en mucho más que cifras.

Al respecto, destacó el hecho de que “no hemos hecho un juicio, un análisis crítico sobre el producto y el alcance de las protestas y sus aportes, más allá del duelo ante los trágicos procesos ocurridos”. Urreiztieta analizó “cómo responder a los escenarios opresores”, tras describir el proceso autoritario que vive actualmente Venezuela.

“¿Violencia o convivencia?”

Desde una visión sociológica, y partiendo de la tesis de que la comprensión de los fenómenos sociales y políticos varían en su contexto, expresó su intención de que “los saberes que surgen pueden articularse con la parte académica para generar propuestas”.

En tal sentido, mostró los logros, alcances y aprendizajes obtenidos a partir del ciclo de protestas de 2017; “así como el ejercicio ciudadano en el marco de la defensa de los derechos humanos y la exigencia de la restitución del orden democrático”.

La expresión de la intelectual se desarrolló durante el foro: “Venezuela: ¿Violencia o convivencia? Construcción de paz y reto democrático”, que bajo el auspicio del Centro Gumilla tuvo lugar en el Centro Cultural de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), en Caracas.

Las protestas son un altavoz internacional del malestar

De acuerdo con su análisis, “la protesta fue una gran caja de resonancia” internacional acerca de la grave crisis criolla e indició de manera directa sobre los procesos de consulta electoral en la agenda del año 2017; además, se convirtió en una serie de eventos “altavoces del profundo malestar” interno que acabó por ser inocultable.

Además, la resistencia en Venezuela ha servido para fungir como fuente, impulsando el surgimiento de “iniciativas ciudadanas innovadoras en la acción colectiva no violenta”.

De hecho, agregó, “nuevos actores sociales surgieron como fruto de las protestas”.

No obstante, surgieron también nuevos retos como la necesidad de “atender la emergencia humanitaria”, en la que, advirtió, “la solidaridad no basta”, porque muchas veces –y el caso venezolano no es ajeno a esta realidad- se termina haciendo un trabajo que le corresponde al Estado.

María Teresa Urreiztieta recordó que un proceso de resistencia bien ejecutado “debe abrir el camino a la justicia”, de manera que se avance en el respeto y garantía de los Derechos Humanos.

Resistir es una acción activa que va más allá de aguantar…

En este aspecto, insistió en que “resistir es mucho más que aguantar” y destacó la necesidad de “revelarse contra al autoritarismo” al hacer “todo lo posible para recuperar” el hilo institucional y democrático.

Concluyó igualmente que es importante la “creación de rendijas democráticas”, así como “participar donde esté permitido” y “nunca participar solos en nuestra condición de actores sociales”.

Tras realizar un análisis de los contextos autoritarios, Urreiztieta lamentó que estemos gobernados “en estado se excepción permanente” y sostuvo que en Venezuela continuamente se está “imponiendo un Estado paralelo”.

En este aspecto, dijo que existe un esfuerzo por presentar al ciudadano “como enemigo”, en donde “el poder se apropia del sujeto”. No en vano, agregó, existe un “clima de opresión que puede ser previo a uno de conmoción social”.

El tejido social está sometido a un “sufrimiento ético político que va bloqueando las posibilidades”. Por ello, concluyó, surge una necesaria resistencia, entendida como la “acción que se opone” con la finalidad de “negarse a un poder ejercido como dominación” con el fin de anularlo.

Unidos por la No Violencia

El evento realizado en los espacios de la UCAB permitió mostrar los acuerdos y pactos realizados en la historia de Venezuela, resaltando la capacidad que ha tenido la sociedad para llegar a puntos de encuentro que garanticen la sana convivencia, y tuvo como marco precedente celebración del Día Internacional de la Paz, el pasado mes de septiembre.

La iniciativa contó con el apoyo de “Juntos construimos la paz y la no violencia”, integrada por las organizaciones: Oportunidad, CEPAZ, Espacio Ana Frank, Mahatma Gandhi, Centro Gumilla, Laboratorio por la No Violencia, Juegos por la Paz y Paz Activa, cuyos representantes invitaron a sumarse en un movido programa de actividades a favor de la paz y la no violencia.

En el encuentro participaron reconocidos docentes e investigadores: de la Universidad Católica Andrés Bello acudieron, Tomás Straka y José Luis Da Silva; de la Universidad Central de Venezuela, Luis Lander, Mireya Lozada y Arnaldo Esté; y, por la Universidad Simón Bolívar, Francisco Alfaro y María Teresa Urreiztieta.