Reporte Católico Laico

/

Inventos e Inventores, discutibles e indiscutibles Capítulo II

Inventos e Inventores, discutibles e indiscutibles      Capítulo II

RCL les invita a leer a Raúl Sanz Machado.-

La Electricidad.

Tal como la conocemos hoy, la electricidad es un descubrimiento, no un invento, impulsado por la fuerza de la naturaleza y con diversos  descubridores e investigadores, que trabajaron progresivamente en su perfeccionamiento y aplicación. Posiblemente el más antiguo fue, Tales de Mileto, notable filósofo, matemático y astrónomo griego –600 años aC.–  quien descubrió que frotando con un paño de tela o lana, una varilla de resina de ámbar,  atraía pequeños objetos, como si fuera un imán, creyendo que era un efecto magnético, siendo en realidad, una chispa de electricidad estática del ámbar.  A mediados del siglo XVIII, Benjamín Franklin, autor de numerosos inventos, demostró que los rayos atmosféricos eran una forma de electricidad, con su conocido experimento de remontar un cometa, en un día tormentoso, atando a la cuerda una llave metálica que sostenía en su mano, comprobando que la llave trasmitía el fluido eléctrico de la tormenta, lo cual percibió en su mano.  Franklin continuó sus investigaciones, comprobando que además de la electricidad estática existían cargas positivas y negativas.

En 1831, el estadounidense, Michel Faraday creó el primer dinamo eléctrico, haciendo posible la generación de corriente eléctrica continua. En 1840, Alejandro Volta inventó la pila voltaica antecesora de la batería que producía un flujo eléctrico constante. Thomas Alva Edison, 40 años después, en 1880 logró que un filamento de carbono dentro de una ampolla de vidrio, alimentado por  electricidad, permaneciera incandescente por espacio de 40 horas, dando origen a la primera bombilla eléctrica. A finales del siglo XIX, Nikola Tesla, de origen serbio, nacido en Croacia, reconocido genio de la mecánica, la electricidad y el diseño, perfeccionó el sistema de generación y distribución de corriente alterna, cuyo invento alumbró  al mundo con la luz eléctrica.

Tesla, reconocido como Padre de la corriente eléctrica, también sentó las bases para la radiodifusión, invento desarrollado por Guillermo Marconi. Tesla registró más de 700 patentes determinantes, en su mayoría,  que favorecieron el progreso contemporáneo, como el control remoto, aplicación de rayos X en medicina, bombillas de bajo consumo y larga duración, teoría del radar; fue pionero en la robótica, desarrolló aviones de despegue vertical y trasmisión de electricidad inalámbrica, así como un trasmisor de gran potencia y las corrientes de alta tensión y alta frecuencia sobre telefonía y telegrafía. Sin su sistema de corriente alterna no hubiera sido posible conectar a la red los artefactos eléctricos, tal como se hace hoy.

El inventor George Westinghouse, le compró a Tesla la patente de su motor eléctrico, aunque la legitimidad de la operación, estuvo en discusión.  No se puede atribuir a una sola persona, el descubrimiento de la electricidad, Tesla contribuyó  notablemente a su desarrollo y aplicación, y fue  reconocido como fundador de la industria eléctrica en USA, a pesar de ser  un hombre introvertido, dedicado enteramente a sus investigaciones, sin darle mayor importancia a promover sus méritos profesionales, por lo que su obra de investigación e inventiva no fue reconocida sino después de su muerte en enero de 1943.

En otras palabras, Tesla no supo “venderse” o mercadearse y mercadear su obra. Suyas son estas elocuentes palabras: “Nuestras virtudes y defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre no existe”.

El Teléfono   

  

El 10 de marzo de 1876, en la planta superior de la casa N° 5 de Boston Square, USA, el inventor Alexander Graham Bell, intercambió las primeras palabras por el teléfono que supuestamente había inventado, con su ayudante, en una habitación vecina, quien oyó con asombro la  entrecortada voz de Graham Bell, aunque 22 años antes, en 1854, Antonio Meucci había inventado el teléfono teletrófono pero no pudo pagar la patente definitiva, por falta de recursos económicos, optando por renovar el registro cada año.  En 1876, Graham Bell, creyendo que se le había adelantado a Meucci por unas horas, obtuvo la patente pero cuando Meucci se enteró, introdujo su reclamo por ante la oficina de Registro, demostrando que previamente, él había introducido su renovación como en años anteriores. No obtuvo respuesta y además se enteró por un amigo, que toda la documentación referida a su solicitud de registro, se había “extraviado” y los papeles habían sido incinerados.

Pronto se descubrió que Graham Bell había sobornado a la oficina de Registro y al abogado de Meucci. El Gobierno de USA acusó de fraude a Graham Bell, quien valiéndose de sus recursos, retrasó lo más que pudo el proceso en su contra, hasta que Meucci falleció en 1889, por lo que Graham Bell  quedó como el inventor del teléfono. No obstante la justicia tarda pero llega y en el año 2002, la Cámara de Representantes del Congreso Norteamericano reconoció en su Resolución 269, a Antonio Meucci como el legítimo inventor del teléfono. En 1879 Thomas Alva Edison, lo perfeccionó introduciendo el micrófono que adaptó a un receptor telefónico y posteriormente Hughes y Ader, introdujeron el micrófono de gránulos de carbón, que aun hoy se usa.  Edison trató de registrar sin éxito, el teléfono de su invención. El 10 de febrero de 1928, la telefonía dio un gran paso de avance, cuando se inauguró el servicio telefónico inalámbrico entre USA y Alemania y en 1973, la empresa Motorola produjo el primer teléfono celular, diseñado por Martin Cooper perfeccionado después con el popular “teléfono inteligente” del cual se estima que actualmente hay en uso 1.800 millones de unidades en el mundo, con un acelerado incremento de 3.7 millones cada dia. Se estima que antes del 2020, un 70% de la población mundial tendrá un teléfono celular.  Tal el prodigio  de la comunicación.

Hallazgo del Nuevo Mundo

Resultado de imagen para hallazgo del nuevo mundo

El escritor Arturo Uslar Pietri estima que el hallazgo o descubrimiento del Nuevo Mundo constituye el acontecimiento más importante en la historia de la humanidad, a partir del Renacimiento, por las consecuencias geo-politicas, sociales, económicas, culturales y religiosas, entre otras.  Cristóbal Colón encontró por azar las tierras de las islas del Caribe en 1492, creyendo que había logrado su objetivo de llegar a la India, pero fue Amérigo Vespucci con Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa quienes arribaron a la costa oriental de tierra firme, en Brasil, en mayo de 1499, comprobando la existencia del continente. Tres meses después, el 24 de agosto   recorrieron la costa norte de Sur América y descubrieron el lago, llamado por los aborígenes de Coquivacoa, hoy Lago de Maracaibo.

Colón falleció sin tener conocimiento de la magnitud del hallazgo que había hecho.  En abril de 1507, un año después de su fallecimiento, el Nuevo Mundo recibió el nombre de América, estampado en los primeros mapas, por los cartógrafos alemanes, que sólo recibían información del hallazgo, enviada a Europa, por Amérigo Vespucci, aunque Francisco de Miranda pensó en rebautizarla con el nombre de Colombeia, en honor del Almirante Colón. Ante las acusaciones de que Amérigo se habría apropiado de la gloria del “descubrimiento”, fue el propio Colón, quien en su lecho de muerte, reconoció a su hijo Diego, las virtudes morales de su compañero de travesías, exonerándolo de toda culpa. América es el único continente con  nombre de un ser humano.-