Reporte Católico Laico

/

Voluntarios tejen red de solidaridad y convivencia

Voluntarios tejen red de solidaridad y convivencia

Se trata de una iniciativa de vecinos de la parroquia Santa Rosalía. Los feligreses de la parroquia San Miguel Arcangel cada semana preparan 24 kilos de comida.

Hace dos años, Ángelo Rangel comenzó un ejercicio de reconocer al otro, a su prójimo: las personas más vulnerables de la parroquia Santa Rosalía y sus alrededores. Apostó por sembrar una semilla donde parecía que no podía crecer nada y hoy los frutos son más que visibles. Se expresan en números pero también en muchos gestos de amor y compasión. 
 Los feligreses de la parroquia San Miguel Arcangel cada semana preparan 24 kilos de comida: 12 se reparten los miércoles a unos 150 niños y otros 12 se sirven los días viernes a unos 210 adultos y niños. Algunas son personas en situación de calle, otras no, pero todas están marcadas por la pobreza extrema y la desnutrición. 
“Con la idea de integrar a la comunidad, los alimentos no se preparan en la casa parroquial sino en las viviendas de los vecinos, que se turnan para cocinar el menú, integrado generalmente por granos y arroz, y a veces alguna proteína”, explica Angelo, el joven de 26 años que dirige este voluntariado con amor, organización y pedagogía. “Yo le digo a los feligreses que lo único que necesitamos es la capacidad de resolver. Cuando algo falla, nos comunicamos y buscamos la solución. No nos paramos ni los días feriados pues para muchas personas esta es su única comida segura de la semana”, acotó. 
 Los comensales vienen de El Cementerio, algunos del final de la Cota 905, San Agustín y San Pedro. “Hoy, esta es la circunstancia que nos reúne pero esto no es lo único que somos. Este es un comedor temporal mientras dura la crisis, pero nos estamos preparando para otros proyectos formativos. A los que se benefician de la comida tratamos de incorporarlos, algunos colaboran con la limpieza, se les inculcan principios y normas básicas”. 
Es una iniciativa que congrega a todos pero que necesita sumar nuevos aliados: algunos comercios y familias que no pueden aportar alimentos, según resalta la organización ConMuévete en su cuenta en Facebook.

  • DELIA MENESES- El Universal

04/11/2018