Reporte Católico Laico

/

El hallazgo de dos nuevas cuevas reaviva la esperanza de encontrar más rollos del Mar Muerto

El hallazgo de dos nuevas cuevas reaviva la esperanza de encontrar más rollos del Mar Muerto

Los arqueólogos continúan la búsqueda en la gruta 53c, en la que se ha encontrado un fragmento de una vasija idéntica a las usadas para guardar estos pergaminos.

Qumrán se encuentra en las costas occidentales del mar Muerto, en Cisjordania. Aquí, en este valle del desierto de Judea vivió la congregación judía de los esenios, entre el 150 AEC y la destrucción del Segundo Templo durante la conquista romana, alrededor del año setenta despues de Cristo.

En sus numerosas cuevas, en 1947, un pastor beduino daba con uno de los descubrimientos arqueológicos del siglo XX: siete pergaminos en escritura antigua hebrea y aramea, de 2.000 años de antigüedad, el primero de los rollos del Mar Muerto, que los esenios escondían en estas cavernas de las tropas romanas. Se trataba de los pergaminos que representan las piezas más antiguas que se conservan delAntiguo Testamento de la Biblia.

Con el tiempo, se han encontrado 900 manuscritos y hasta 50.000 fragmentos en 12 cuevas. La mayoría de ellos estaban en las cavernas de de la 1 a la 11. La cueva 12 fue descubierta en 2017, pero en su interior solo se hallaba un rollo en blanco junto a los utensilios que se solían utilizar para almacenar los rollos -vasijas, textiles, hilos y cuerdas-. Este hallazgo indicaba que había más rollos en esta gruta, pero habían sido saqueados.

Las dos cuevas recién descubiertas, denominadas 53b and 53c, están cerca de esta, y en su interior también se han encontrado evidencias de que alojaron rollos en su interior, pero también fueron expoliados.

Dentro de la 53 b había una olla de bronce del siglo, y una lámpara de aceite casi intacta del período helenístico-asmoneo, recipientes de almacenamiento, tazas y ollas, así como piezas de textiles, cuerdas trenzadas y cuerdas.

En la 53c, los investigadores han descubierto un fragmento de una vasija para guardar rollos, lo que apunta a que los pergaminos se guardaron aquí en el pasado. Las excavaciones continúan en esta gruta para determinar si todavía se halla aquí algún manuscrito.

El museo de la Biblia de Washington desvelaba en octubre del año pasado que cinco de los Manuscritos del Mar Muerto que atesoraban eran falsos. En las últimas dos décadas, han surgido más fragmentos en el mercado de antigüedades, lo que ha generado cierta sospecha sobre su procedencia sobre numerosos académicos.

ABC
@abc_cultura