Reporte Católico Laico

/

Bolsonaro: “Brasil es soberano para decidir si acepta o no a migrantes”

Bolsonaro: “Brasil es soberano para  decidir si acepta o no a migrantes”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó nuevamente el Pacto Mundial para la Migración, tras reportes de que su país abandonó el acuerdo, cumpliendo de este modo la advertencia de su gobierno.

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

 

“Brasil es soberano para decidir si acepta o no migrantes. Quien por ventura venga para aquí deberá estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, como también deberá cantar nuestro himno y respetar nuestra cultura”, tuiteó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al criticar duramente el Pacto Mundial para la Migración.

El mandatario dijo que «no cualquiera entra en nuestra casa, ni cualquiera entrará a Brasil a través de un pacto adoptado por terceros”. Añadió, usando mayúsculas sostenidas en su cuenta en Twitter: “NO AL PACTO MIGRATORIO”.

Una fuente diplomática confirmó a la agencia de noticitas AFP que Brasil abandonó el pacto, pero en la práctica el ministerio de Relaciones Exteriores todavía no se pronunció oficialmente. Mientras que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) aseguró que aún no habían sido notificada de forma oficial.

Veintitrés objetivos plantea el Pacto, con miras a desmotivar la migración ilegal, en momentos cuando movimiento de migrantes ascendió más de 3,4% de la población global, impulsado en parte por el inédito éxodo venezolano, que ha generado la adopción de medidas especiales en el brasilero estado de Roraima.

Acordado por 165 países en Marruecos y ratificado con 152 votos a favor, el documento fue rechazado por Estados Unidos, Hungría, República Checa, Polonia e Israel; tuvo además 12 abstenciones que incluyeron a Chile. Aunque Brasil votó a favor, el gobierno electo y presidido ahora por Bolsonaro se había manifestado en contra.

Colombia a la cabeza

De hecho, el canciller brasileño, Ernesto Araújo, ya había criticado el pasado 10 de diciembre el documento, calificándolo como un «instrumento inadecuado» para resolver el problema, que ha movilizado acciones continentales, impulsadas principalmente por Colombia y Perú, con la venia de Estados Unidos.

El punto neurálgico es el estado de Roraima, pues se encuentra en la frontera con Venezuela, donde se ha registrado un peculiar aumento del flujo de venezolanos que huyen de la crisis generada por el gobierno de Nicolás Maduro.

«La inmigración no debe ser tratada como una cuestión global, sino de acuerdo con la realidad y soberanía de cada país», trinó en ese momento el vocero de Brasil.

No obstante, aunque ha habido duras reacciones gubernamentales por la llegada “en masa” de venezolanos, la cifra representa un porcentaje inferior al 1% de la población total de ese país, estimada actualmente en unos 209 millones de habitantes.

La crisis migratoria mantiene un alto nivel de tensión entre Brasil y Venezuela, que ya en agosto reaccionó oficialmente a través del Ministerio de Relaciones Exteriores para exigir que ese Estado brinde las “garantías correspondientes a los nacionales venezolanos” y exhortar a que se tomen “las medidas de resguardo y seguridad de sus familias”.

Los incidentes principales han ocurrido en Pacaraima, una ciudad que cuenta con alrededor de 12.000 habitantes y donde un millar de inmigrantes vivían en la calle, de acuerdo con los reportes de las autoridades locales.

Un millar de venezolanos llegan a diario a Brasil

La Policía Federal de Brasil, a cargo de los trámites migratorios, cifra en al menos 500 el número de venezolanos que en promedio ingresan diariamente por esa frontera. Sin embargo, se han registrado importantes puntos de inflexión hasta superar las 1.200 personas, al menos según las cifras manejadas durante el recién culminado 2018.

Justo antes de culminar el año, en diciembre, el ahora expresidente Michel Temer firmó un decreto que oficializa la “intervención” federal en el estado de Roraima, bajo el argumento de una atención especial a la compleja situación con los migrantes.

La decisión tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre y se ejecutó por medio del gobernador electo de Roraima, Antonio Denarium. La medida –puesta en marcha tras la publicación en el Diario Oficial- establecía que se pueden usar recursos federales para lidiar con temas de seguridad pública, así como “pasar por alto” leyes estadales.

Roraima sigue siendo uno de los estados de Brasil más visitados por inmigrantes venezolanos. Ambos países comparten más de 2 mil kilómetros de frontera, por lo que el tema sigue movilizando políticas de Estado.

Vaticano apoya el Pacto de Migrantes

En diciembre, el Papa Francisco dio su respaldo al Pacto Mundial de las Migraciones firmado en Marrakech, y dijo esperar que sirva para «trabajar con responsabilidad, solidaridad y compasión hacia quienes por distintos motivos han dejado su propio país».

El Santo Padre hizo las consideraciones durante el Ángelus dominical del 16 de diciembre. Asomado a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico, deseó que el acuerdo sirva para proteger a los inmigrantes. “Confío esta intención a vuestras oraciones”, dijo.