Reporte Católico Laico

/

Don Bosco, el santo de los jóvenes

Don Bosco, el santo de los jóvenes

Un gran educador que mostró cómo enseñar con amor.

Juan Melchor Bosco, más conocido por Don Bosco, nació el 16 de agosto de 1815 en una modesta casa de campo en las colinas llamadas I Becchi que pertenecen al pueblo de Castelnuovo, en la comarca de Asti y que hoy lleva el nombre de Catselnuovo don Bosco, en homenaje al santo.

Este lugar se encuentra en el Piamonte, y en su época era todavía un Reino independiente, en una Italia que no estaba constituida como Estado; la capital era Turín.

Eran aquellos tiempos difíciles de posguerra. Los ejércitos franceses habían saqueado toda la comarca. Miseria, hambre y desesperación reinaba en Europa gracias a las ideas del imperio Napoleónico.

Su padre, Francisco, murió cuando Juan sólo tenía dos años. Y su santa y laboriosa madre, Margarita, debió luchar mucho para sacar adelante a sus hijos, haciéndose cargo de todo, sobre todo su educación.

© Wikimedia Commons/Kertraon

Con solo nueve años de edad, el pequeño Juan tuvo un sueño que no olvidó nunca, donde se reveló su vocación.

En el sueño se vio rodeado de una multitud de chiquillos que se peleaban entre sí y blasfemaban; Juan Bosco trató de hacer la paz, primero con exhortaciones y después con los puños.

Súbitamente apareció una misteriosa mujer que le dijo: “¡No, no; tienes que ganártelos por el amor! Toma tu cayado de pastor y guía a tus ovejas”.

Cuando la señora pronunció estas palabras, los niños se convirtieron, primero en bestias feroces y luego en ovejas.

El sueño terminó, pero desde aquel momento Juan Bosco comprendió que su vocación era ayudar a los niños pobres, y empezó inmediatamente a enseñar el catecismo y a llevar a la iglesia a los chicos de su pueblo.

Para ganar la simpatía de los jóvenes, acostumbraba ejecutar ante ellos toda clase de acrobacias. Un domingo por la mañana, un acróbata ambulante dio una función pública y los niños no acudieron a la iglesia; Juan Bosco desafió al acróbata en su propio terreno, obtuvo el triunfo, y se dirigió victoriosamente con los chicos a la misa.

A los 16 años, venciendo numerosas dificultades, ingresó en el seminario de Chieri y era tan pobre, que debía mendigar para reunir el dinero y los vestidos indispensables.

El alcalde del pueblo le regaló el sombrero, el párroco la chaqueta, uno de los parroquianos el abrigo y otro, un par de zapatos.

Después de haber recibido el diaconado, Juan Bosco pasó al seminario mayor de Turín y allí empezó, con la aprobación de sus superiores, a reunir los domingos a un grupo de niños abandonados de la ciudad.

CHIERI

Public domain

En poco tiempo centenas de niños y jóvenes acudían a estudiar y aprender un oficio en los talleres que Don Bosco había construido para ellos.

En su trabajo educativo fue ayudado siempre por su madre “mamma” Margarita que había venido de Becchi para apoyarlo.

En 1859 invita a sus primeros colaboradores a unirse a él en la Congregación Salesiana: habrá una rápida multiplicación de oratorios, escuelas profesionales, colegios, centros vocacionales, parroquias, misiones.

En 1872 funda el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora que trabajará en diversas obras para ayudar jóvenes mujeres.

La fundadora y primera superiora fue María Domenica Mazzarello (1837-1881), proclamada santa el 21 de junio de 1951 por Pío XII.

Pero Don Bosco también sabía cómo llamar a muchos laicos para compartir con los salesianos y las Hijas de María Auxiliadora la misma pasión educativa.

Desde 1869 comenzó la Piadosa Unión de Cooperadores, que forma parte de la Familia Salesiana y vive su espíritu en el servicio eclesial.

A los 72 años estaba agotado de trabajo pero había cumplido con lo prometido: “Le prometí a Dios que mi último aliento sería para mis pobres jóvenes”.

Don Bosco murió en Turín-Valdocco, al amanecer del 31 de enero de 1888. Fue beatificado el 2 de junio de 1929 y declarado santo por Pío XI en abril de 1934, el domingo de Pascua.

Más tarde, muchos otros siguieron su camino de santidad: Domingo Savio, Don Rua, Don Rinaldi.

Patronazgo

San Juan Bosco es el patrono obviamente de los jóvenes, educadores, escolares, estudiantes y editores

Lugares de culto

Los grandes lugares de culto dedicados al santos son aquellos donde ha transcurrido su vida: el lugar donde nació Castelnuovo don Bosco, Chieri, Turín y no sólo, porque su misión llegó de manera importante a varios lugares en Argentina.

Curiosidades

¿Sabías que su ángel guardián era un enorme perro, quien el santo puso de nombre “el Gris”?
Según varios testimonios confirman, que al menos tres veces fue defendido por el can de los ataques de malhechores y en al menos otras dos ocasiones Gris apareció misteriosamente de la nada indicándole el camino cuando se encontraba perdido.

ST JOHN BOSCO

Public Domain
San Juan Bosco. A lo largo de su vida un enorme perro gris aparecía a menudo y le protegía de los hombres violentos.

La obra pictórica más representativa de don Bosco es una pintura que se encuentra al fondo de la basílica de María Auxiliadora en Turín, donde representa el sueño de las dos columnas, sueño profético del santo, sobre el futuro de la Iglesia.

Son tantísimas las obras escritas dedicadas a san Juan Bosco, pero sin duda la más importante son los cuatros volúmenes de su epistolario, a cura de Eugenio Ceria.

DON BOSCO

Public domain

Oración

Oh Padre y maestro de la juventud, san Juan Bosco,
que tanto trabajasteis por la salvación de las almas,
sed nuestra guía en buscar el bien de nuestra salvación y la del prójimo,
ayudadnos a vencer las pasiones y el respeto humano,
enséñanos a amar a Jesús Sacramentado,
a María Santísima Auxiliadora y al Papa,
y obtenednos de Dios una santa muerte,
para que podamos un día hallarnos juntos en el Cielo.
Amén.

Maria Paola Daud | Ene 31, 2019/Aleteia,org

Fuente: evangeliodeldia.orgconoceadonbosco.comit.donbosco-torino.org