Reporte Católico Laico

/

Guaidó pide a la juventud venezolana tomar las calles

Guaidó pide a la juventud venezolana tomar las calles

El líder político de 35 años de edad apela a los jóvenes en su pulso por lograr la entrada de ayuda humanitaria al país. Lo hace a 5 años de cumplirse la marcha que desencadenó las protestas en el país en 2014. La comunidad internacional observa y “actuará para resguardar vidas humanas”.

El presidente encargado Juan Guaidó exhortó a realizar una multitudinaria marcha el martes 12 de febrero, cuando se celebra el Día de la Juventud en Venezuela. Durante un acto, en el que estuvo acompañado por la directiva de la Asamblea Nacional, dijo que “los jóvenes no son acompañantes de esta lucha, sino que son quienes la dirigen”.

“Ustedes tienen el poder de guiar su futuro y son elementales para materializar la ruta. Es importante que todos conozcamos nuestra función en cada parte del proceso, tanto en el cese de la usurpación, como cuando lleguemos al gobierno de transición y luego cuando logremos las elecciones libres”, sostuvo desde los espacios de la Universidad Central de Venezuela, la principal casa de estudios superiores del país.

Adelantó que el fin semana están en agenda diversas manifestaciones, por medio de “asambleas ciudadanas”, a fin de consolidar la construcción de un voluntariado por la ayuda humanitaria, que desde la semana pasada comenzó a llegar al puente binacional de Tienditas, en la frontera de Colombia.

La actividad contó con la participación de la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, quien reiteró el respaldo del mundo académico al presidente (E) Juan Guaidó y a la directiva de la Asamblea Nacional.

Durante el acto en el Aula Magna, se pronunció el diputado Juan Andrés Mejía, quien echó de menos a: David Smolansky, Freddy Guevara, José Manuel Olivares y Juan Requesens, a quienes calificó como “dignos representantes de la juventud luchadora que trabaja sin descanso por la libertad de Venezuela”.

“¡Somos jóvenes y no nos vamos a rendir!”

“Quiero decirles a quienes usurpan el poder que somos jóvenes y estamos acá para defender y reconstruir a Venezuela. Somos jóvenes y no nos vamos a rendir, ni parar de luchar hasta lograr nuestra libertad”, dijo.

Agregó que el éxodo le ha afectado de manera particular  a los jóvenes, porque “a diario tienen que pasar por la frontera para buscar el futuro que no les ofrece su país” y sostuvo que “libertad significa que cuando los jóvenes se gradúen no estén pensando en buscar un futuro lejos de las fronteras” de la nación.

“Libertad significa -opinó-, algo tan básico cómo bañarnos cuando nos dé la gana”.

Hambre en Venezuela (imágenes):

Fecha emblemática: “La Salida” de 2014

La fecha es particularmente emblemática, pues fue la marcha convocada un 12 de febrero la que detonó la serie de protestas en el año 2014, cuando la capital venezolana, Caracas, se sumó a las manifestaciones del occidente y los andes del país.

Cobró gran relevancia tras la convocatoria unificada de los líderes políticos Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado, como parte de las estrategias para lograr “la salida” de Nicolás Maduro.

Además, tuvo el respaldo del movimiento estudiantile y adquirió fuerza en varias ciudades de la nación, aunque basada en motivaciones muy diferentes con el punto común de aglutinar el masificado descontento contra el gobierno de Maduro.

Los choques violentos y la fuerte represión con la que los funcionarios policiales y de control del orden público actuaron para apagar las protestas terminaron con un saldo mortal de 43 vidas arrebatadas.

La cifra roja incluyó a oficialistas, opositores y funcionarios de la Guardia Nacional, más de 486 heridos y 1854 detenidos, de acuerdo con el informe oficial de la Fiscalía de la República, mientras que el Foro Penal Venezolano registró 33 casos de tortura.

Iglesia católica bendijo marchas el 23E

El 2019 no ha sido distinto. Comenzó con marchas y ha contado con un sólido respaldo de la Iglesia Católica, que bendijo la convocatoria del 23 de enero, al cumplirse 61 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Aunque advirtieron entonces que “las marchas no son el final del camino, sino un signo del futuro en proceso”, recordaron que el cambio debe “construirse entre todos”, sin cargar “todo el peso de las responsabilidades a una sola persona ni a una sola institución”.

La Conferencia Episcopal de Venezuela ratificó en esa ocasión, en línea con sus pronunciamientos y comunicados, que son “conscientes del sufrimiento al que ha sido sometido el pueblo venezolano por la acción gubernamental”.

Lamentaron una vez más que los venezolanos hoy viven una “situación dramática y de extrema gravedad”, debido al fuerte deterioro del respeto a sus derechos y de su calidad de vida, “sumido en una creciente pobreza y sin tener a quién acudir”.

Ya en la primera semana de enero, al término de su asamblea anual, señalaron por medio de una Exhortación refiriéndose a Nicolás Maduro, que “es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder”, al tiempo que condenaron que se pretenda “prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas”.

Marchan para lograr ingreso de ayuda humanitaria

La marcha también será distinta en esta ocasión por su motivo central, pues según explicó Juan Guaidó, “nos movilizaremos en todo el país para lograr la entrada de la ayuda humanitaria que permita atender la crisis”.

La ayuda humanitaria mantiene el pulso entre los dos “presidentes” de Venezuela: Juan Guaidó, declarado “presidente interino” por la Asamblea Nacional, reconocido por unos 40 países y organismos internacionales; y Nicolás Maduro, declarado “usurpador” por el Parlamento debido a su toma de posesión presidencial tras comicios fraudulentos.

Los cargamentos con insumos: alimentos y medicinas enviados por Estados Unidos, permanecen desde el jueves en un centro de acopio en Cúcuta (Colombia), muy cerca del puente binacional Tienditas, que en la víspera fue bloqueado por militares venezolanos con dos contenedores y una cisterna.

Maduro niega la existencia de una “crisis humanitaria” y rechaza la ayuda por considerarla el inicio de una intervención militar de Estados Unidos, al tiempo que la calificó de ser un “show político”. Mientras que Guaidó ha insistido en su llamado a las Fuerzas Armadas para que permitan el ingreso de la asistencia.

El ingeniero de 35 años insistió en las últimas horas que impedir la entrada de la ayuda humanitaria es un “crimen de lesa humanidad”. Una cada vez mayor porción de la comunidad internacional se ha sumado a los aportes y mira con atención el desenlace de lo que ya muchos califican como la restauración de la democracia en Venezuela.

Carlos Zapata/Aleteia Venezuela | Feb 12, 2019