Reporte Católico Laico

/

Situación-límite

Situación-límite

RCL les invita a leer a Carlos Canache Mata.-

La continuación del ejercicio del poder por Nicolás Maduro y sus acólitos es inviable desde el punto de vista político, desde el punto de vista internacional y desde el punto de vista económico. Es la hora del cambio.

Desde el punto de vista político, el repudio de los venezolanos a la gestión guibernamental es inocultable y contundente. Se manifiesta abiertamente en las gigantescas concentraciones populares convocadas por la oposición democrática, que contrastan con la exigua concurrencia de los actos convocados por el oficialismo, como se pudo constatar claramente el 23 de enero y el 2 de febrero pasados. Esa realidad queda retratada en los sondeos de opinión. La empresa encuestadora Maganálisis  efectuó un estudio flash de opinión pública, para investigar y conocer la situación social y política en Venezuela, los días 30 y 31 de enero y 1° de febrero, en los 16 estados más importantes por su población. A los entrevistados se les hizo la siguiente pregunta: “Usted como ciudadano, luego del 23 de enero ¿a quién reconoce hoy como presidente legítimo de Venezuela: a Nicolás Maduro o a Juan Guaidó?”. El resultado fue: a Guaidó, 84,6%; no sabe, 11,2%; a Maduro, 4,1%. Esa impopularidad es la respuesta que el pueblo da al talante autocrático de los actuales gobernantes que, además de demoler la libertad de expresión, suma a su palmarés, según el Foro Penal Venezolano, la cifra de 966 presos políticos,”el más alto en la historia de Venezuela”, de los cuales al menos 82 son efectivos militares activos y en situación de retiro.

Desde el punto de vista internacional, la soledad gubernamental no se mitiga con el apoyo de amigos que tampoco rinden culto a la democracia. En cambio, en los últimos días se ha producido una “cascada” de reconocimientos a Juan Guaidó como Presidente Interino de Venezuela. Tal reconocimiento lo han hecho la mayoría de los países americanos (encabezados por Estados Unidos, Canadá y el Grupo de Lima), el Parlamento Europeo y 19 países de la Unión Europea. Se precipitarían los acontecimientos si se impide el ingreso de la ayuda humanitaria y se materializan la insinuación de una eventual prisión de Guaidó y la convocatoria anticipada de unas elecciones para sustituir a la Asamblea Nacional.

Desde el punto de vista económico, es obvia la inviabilidad del equipo gubernamental por el bloqueo de los activos y cuentas de PDVSA en EEUU y  la prohibición de importar diluyentes y gasolina desde ese país.  La gallina no pondrá sus huevos  de oro. La drástica reducción de los ingresos colapsa y desahucia el financiamiento de la maquinaria estatal.

Estamos en lo que se llama una situación-límite.