Reporte Católico Laico

/

Don Juan Gerardo Guaidó Márquez:  Le estoy escribiendo como si estuviera en el Táchira

Don Juan Gerardo Guaidó Márquez:  Le estoy escribiendo como si estuviera en el Táchira

RCL les invita a leer a Juvenal Salcedo Cárdenas.-

Para nosotros aquí  usted es el señor presidente, pero el señor presidente don Juan Gerardo Guaidó Márquez.  Nosotros llamamos a los señores don y “en después “ los dos apellidos. Cuando uno se identifica con un solo apellido, enseguida nuestra mamá nos pregunta ¿acaso usted es hijo natural?

Don Juan Gerardo queremos invitarlo a que venga al Táchira. No se imagina lo bien que va ser recibido. Le explico: lo vamos a encontrar a la entrada de la ciudad, es de cortesía. Después será atendido con mucho cariño (sincero).

San Cristóbal es la ciudad de la cordialidad. Ya en familia el lenguaje cambia para mejor: “mirá don Juan Gerardo, sentíte aquí como en su casa. Vos mandás. Nomás abrí la boca y serás complacido. Cuando vengas traéte a doña Fabiana y a la zuta Mirandita.  La van a pasar mucho e’ güeno.

Mirá, vas a respirar aires de acción de mando histórico , de saber gobernar. Unos aires, no democráticos: Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez, Marcos Pérez Jiménez, con el pretexto de poner orden, pero no por las buenas sino por las malas, y otros aires democráticos, con orden y conversando y oyendo al otro: ‘con con calma y cordura’ del culto y gran presidente Eleazar López Contreras. También Medina Angarita. Después ‘democracia con energía’ de Carlos Andrés Pérez, y Ramón J Velásquez hombre de Estado”.

No se sienta comprometido pero cuando tenga tiempo lo esperamos “de mil amores” decimos aquí y hasta mandamos  a Cúcuta a mi doña y a doña Fabiana con un chofer de confianza para que compren ropa bonita y barata. Nosotros nos quedamos cuidando a Miranda.

Aquí en San Cristóbal lo invitamos al “mercao” de los pequeños comerciantes a comernos una sopa de “alverjas” o si quiere vamos a Táriba  a comer chicha y pasteles, y si le gusta la música, agarro mi guitarra y me pongo a cantar: “chicha y pasteles le doy a mi novia, le quema en la boca, caramba y le arde el corazón. Chicha pasteles con ají sabor sabroso, si no la quieres, no, tú no eres de aquí”.

Aquí decimos los hombres que al casarse uno pierde la libertad pero no el gusto. Mire don Juan Gerardo Guaidó Márquez ¿mujeres bonitas? ¡hum! ”Al Descoger”. Mi doña, que es caraqueña, cuando íbamos al mercado me decía: “¿ves la vendedora de verduras? vístela elegantemente y es una Miss Venezuela.”

Ala, como vos sos católico no olvidés lo que dice San Pablo en 2da Corintios 5: 18-21: “… Cristo nos dió el ministerio de la reconciliación, que Dios está en Cristo reconciliando consigo el mundo… nos encargó a nosotros de la reconciliación. Esta es la obligación que tenés: reconciliación. Su autoridad don Juan Gerardo Guaidó Márquez, es esa.

¡Mirá! Del Táchira no se lo cuento todo. Animáte y venís.

Laus Deo.

Kissimmee Florida USA. 12 marzo 2019

Juvenal  Salcedo Cárdenas