«San Ignacio de Loyola (II): “A la mayor gloria de Dios”

RCL les invita a leer a Luis Alberto Machado Sanz.-

Sin temor enarbola la cruz por pendón 

 

En 1994 fui a una muy agradable fiesta, y al final aquello terminó con mucha gente en la tarima cantando. De repente, a los ex alumnos del colegio San Ignacio que allí estábamos, nos salió como del alma, el cantar el cantar el “fundador sois Ignacio y general” que es del tenor siguiente:

 

“Fundador sois Ignacio y general de la compañía real

que Jesús con su nombre distinguió

la legión del Loyola con fiel corazón

Sin temor enarbola la cruz por pendón

Lance, lance a la lid fiero luzbel

a sus monstruos en tropel

Del luzbel las legiones se ven ya marchar

y sus negros pendones el sol ha de enlutar

 

Compañía de Jesús corre a la lid, a la lid

Del infierno la gente no apague su ardor

que ilumina la frente de Ignacio, el valor

y a voces escúchense de tropas bélicas

 

y alza sus lábaros en la batalla campal

fiel presagio, del lauro bélico y de la paz

del lauro y de la paz”.

 

Esto como que le picó a los “lasallistas” que empezaron a cantar su himno, lo único que recuerdo es que comenzaba así: “San Juan Bautista de la Salle”, esto a su vez nos picó a nosotros que volvimos a cantar nuestro himno en uno de los micrófonos, y ellos a su vez cantando el suyo en su respectivo micrófono; y por ahí comenzó una batalla entre Loyoltarras y “Lasallistas” a ver quién cantaba más alto, más fuerte y más duro.

 

A continuación nosotros gritábamos que éramos mejor que ellos y viceversa; claro, el asunto no pasó de ahí; al fin y al cabo unos y otros éramos amigos, pero la rivalidad que por ejemplo una vez vivimos.

 

 

2- El único que hace milagros es Dios.

 

Queremos resaltar un punto: si bien hay muchos dichos populares que les atribuyen milagros a los santos, el único que hace milagros es Dios.

 

Los santos, los ángeles, y hasta la Santísima Virgen María son mediadores, intercesores; cuando en las bodas de Canaán se cambia el agua en vino, el milagro lo hace Jesucristo; la Virgen María no lo hace, Ella es la que intercede para que su hijo Jesús lo haga; y es el caso que nada de lo que Ella le pida, Él no se lo va a negar, por eso hay quien llama a la Santísima Virgen María “la omnipotencia suplicante”. 

 

En la piedad popular, a San Antonio de Padua le atribuyen ser el santo casamentero, porque consigue novio y esposo, en todo caso es Dios, por la intercesión de San Antonio, quien consigue novio y esposo, y así sucesivamente; además le atribuyen conseguir objetos perdidos, etc.

 

A san Judas Tadeo y a Santa Rita de Casia les atribuyen ser los santos de las causas desesperadas y de imposible resolución. A Santa Lucía los milagros que tienen que ver con la vista, etc. Pero al final es Dios el que hace los milagros, los santos solamente interceden ante Dios para que Dios haga los milagros.

 

Pues bien, descubrimos que a San Ignacio de Loyola se le encomiendan las señoras que no pueden tener salir embarazadas, teniendo este santo un altísimo porcentaje de éxito en interceder ante Dios para estos fines. Conocemos a dos señoras que al encomendarse a San Ignacio lograron salir en estado, teniendo hijos varones, y en agradecimiento les pusieron a sus respectivos hijos como segundo nombre el de “Ignacio”.

 

Resultado de imagen para san onofre

 

3- San Onofre

 

En la iglesia de San Francisco de Caracas, se venera también a San Onofre. Esta es una iglesia regentada por los jesuitas, donde el 14 de octubre de 1813 se proclamó a Simón Bolívar como Libertador. San Onofre fue un santo que vivió en el desierto y que fue muy venerado por San Ignacio.

 

Pues bien, este santo es muy venerado por los estudiantes y es impresionante ver la cantidad de medallas de graduación que están en la iglesia de San Francisco junto a la imagen de San Onofre, esto en agradecimiento por la ayuda dada para haber llegado a la meta de la graduación, etc. Además es uno de los santos que más le atribuyen intercesiones ante Dios para la buena salud y el trabajo.

 

San Ignacio de Loyola fue devoto de san Onofre, lo dio a conocer en gran manera y los jesuitas han proclamado la devoción a san Onofre.

 

 Resultado de imagen para santa margarita maría alacoque

4-“Los nueve primeros viernes”

 

Otra devoción que nos inculcaron los jesuitas fue la devoción de “los nueve primeros viernes”:

 

En el año 1673, en el monasterio de Paray-le-Monial, Francia, el Sagrado Corazón de Jesús se le apareció a Santa Margarita María Alacoque, a quien le hizo varias promesas, una de ellas es la siguiente:

 

“Te prometo, por la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente obtendrá para todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes del mes consecutivos, la gracia de la penitencia final, que no morirán en mi enemistad, sin recibir los sacramentos y que mi divino Corazón será su refugio asegurado en la última hora. Nada temas, Yo reinaré a pesar de mis enemigos y de todos aquellos que buscarán oponerse”.

 

En el año 1670, San Juan Eudes introdujo por primera vez una fiesta pública al Sagrado Corazón de Jesús, Por otra parte, San Claudio la Colombière era un sacerdote jesuita que fue el confesor de Santa Margarita María Alacoque, vemos que las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús fueron tres años después de la introducción fiesta pública al Sagrado Corazón de Jesús. Por lo tanto, por ser jesuita San Claudio la Colombière, los jesuitas quedaron encargados de propagar las devoción al Sagrado Corazón de Jesús y especial de los 9 primeros viernes.

 

Los jesuitas nos enseñaron esta maravillosa y extraordinaria devoción.

 

5- La autoridad, el gobierno y el poder concebidos como un servicio

 

 

Es mucho lo que se ha escrito sobre san Ignacio de Loyola, hay excelentes biografías sobre él, en este escrito queremos  dar unas breves pinceladas de algo que nos impresionó mucho de San Ignacio al crear la Compañía de Jesús y está  relacionado en lo que es el sentido del poder y la autoridad ya que fueron  concebidos por San Ignacio como un servicio, nos explicamos mejor:

 

San Ignacio tenía varios lemas:

Resultado de imagen para lemas de san ignacio

 

“A la mayor gloria de Dios”

 

 “Excelsior”

 

  “En todo amar y servir”.

 

Es en esto último es donde en este momento vamos a poner la lupa:

 

Es imposible que el ser humano no funcione con autoridad, el mismo Jesucristo puso una cabeza: San Pedro:

 

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos”. Mateo 16:18-19.

 

Hasta los animales tienen una jerarquía: las abejas tienen una Reina Madre, el león es el rey de la selva, etc.

 

Los “líderes” de los jesuitas, como de la mayoría de las órdenes y congregaciones religiosas, se llaman “el superior”. Si analizamos esta palabra vemos que es muy fuerte; no es “el jefe”, no es “el guía”, no es “el coordinador”, no es ni siquiera “el amigo”, es “el superior”, es decir, el que “manda” es “el superior”…

 

Sin embargo, la función del “superior” no es la del que “manda”, es la de un servicio, que por lo general es rotativa y por tiempo determinado.

 

Alguien tiene que ser el que “manda” (“superior”) y luego ese “superior” pasa a estar a las órdenes del nuevo “superior” y por lo tanto, el “ex superior” deja de ser “superior” sin que por ello sea una degradación, un “despido indirecto”, una “botada”, “pasar a un puesto inferior” o afín

 

Resultado de imagen para san ignacio de loyola

Ilustraremos lo anterior con un ejemplo:

 

En la década de los noventa y principios del 2000, el Padre Arturo Sosa Abascal SJ fue “provincial” de los jesuitas en Venezuela, hoy es día es el Padre General de la Compañía de Jesús, sucesor de San Ignacio, de San Francisco de Borja, del Padre Diego Laínez SJ, del Padre Pedro Arrupe SJ, del holandés Padre Peter Hans Kolvenbach SJ, etc.

 

Vale decir, ahorita el Padre Arturo Sosa SJ es el “Padre General” de los jesuitas en todo el mundo, es el superior de los superiores de todos los jesuitas del mundo (“el jefe” de todos “los jefes” de los jesuitas del mundo) pero cuando fue “provincial” de los jesuitas en Venezuela fue el superior de todos los superiores de los jesuitas en Venezuela (“el jefe” de todos “los jefes” de los jesuitas en Venezuela).

 

Recuerdo que en 1998, el colegio San Ignacio cumplió 75 años de fundado. Por lo tanto, en 1998 hubo una Misa y un extraordinario acto en el colegio al que tuve el honor de asistir. Recuerdo que el “Padre General” era el Padre Peter Hans Kolvenbach SJ el cual vino especialmente a Venezuela a presidir dicho acto junto al Padre Arturo Sosa SJ para ese entonces era “el provincial” de los jesuitas en Venezuela. Hasta ese momento, el Padre Arturo Sosa SJ había sido el único provincial de los jesuitas en Venezuela nacido en Venezuela.

 

En 1996, el Padre Arturo Sosa SJ fue nombrado “provincial” de los jesuitas en Venezuela pero antes de 1996, era el director de la revista SIC y vivía en la comunidad Gumilla. Antes del nombramiento del Padre Arturo Sosa SJ como “provincial” de los jesuitas en Venezuela, el “provincial” era otro, si no nos equivocamos, el “provincial” era el Padre Alejandro Goñi SJ. Por lo tanto, para ese momento el Padre Arturo Sosa SJ obedecía al Padre Alejandro Goñi SJ.

 

Pues bien, en 1996, al asumir el Padre Arturo Sosa SJ el cargo de “provincial” de los jesuitas en Venezuela, el Padre Goñi SJ pasó a un nuevo cargo en la comunidad jesuita venezolana pero en obediencia al Padre Arturo Sosa SJ quien para ese momento pasó a ser el “superior” del Padre Alejandro Goñi SJ y quien a su vez hasta hace poco tiempo había sido “el superior” del Padre Arturo Sosa SJ, etc. Esto se dio sin que por eso el Padre Goñi SJ hubiese sido degradado o desmejorado en su condición, ni que tampoco el Padre Arturo Sosa SJ hubiera si do “ascendido” como por ejemplo se entiende en el mundo militar y puesto por encima del Padre Alejandro Goñi SJ y de sus restantes hermanos jesuitas, porque mandar para los jesuitas es un servicio y no un acto de poder o mando de otro tipo.

 

Posteriormente, el Padre Arturo Sosa SJ dejó de ser el “provincial”. Por lo general, dicho cargo es por un período de seis años, el Padre Arturo Sosa SJ fue posteriormente rector de la Universidad Católica del Táchira, el “provincial” sucesor del Padre Arturo Sosa SJ fue el Padre Jesús Orbegozo SJ y no por eso el Padre Arturo Sosa SJ “fue menos” y el Padre Jesús Orbegozo SJ “fue más”, no se trató de un “ascenso” o “subida”, o de un “descenso” o “bajada”, se trata que alguien tiene que servir mandando y alguien tiene que servir obedeciendo, más nada. 

 

Al día de hoy el Padre Jesús Orbegozo es el rector del colegio San Ignacio en Caracas y el Padre Arturo Sosa SJ es el Padre General de los jesuitas en todo el mundo y no por eso, hablando en términos estrictamente en términos materiales y no espirituales el Padre Jesús Orbegozo SJ se desvalorizó y no por eso el Padre Arturo Sosa SJ se revalorizó, tampoco se desvalorizó o revalorizó el Padre Alejandro Goñi SJ.

 

No se puede entender lo anterior en términos como se ven en   ascensos o descensos, de premios o condecoraciones, como por ejemplo se entiende en el mundo militar, empresarial, deportivo, conexos o afines a lo anterior, sino de un servicio;  sin por eso desmeritar los ascensos, premios condecoraciones, subidas. No estamos diciendo que sea malo el ascender, el progresar, el conquistar, el ganar más, el superarse ni tampoco que sea bueno lo anterior; lo que sí estanos diciendo es que en esto de la jerarquía, la autoridad y el “poder” eclesiástico, en el mundo de los jesuitas y demás órdenes, congregaciones o carismas religiosos de la iglesia católica creemos que se aplica que lo que le dijo nuestro Señor Jesucristo a Poncio Pilato:

 

 Resultado de imagen para mi reino no es de este mundo

“Mi Reino no es de este mundo”. Jun 18: 36

 

El concepto de autoridad y poder que tienen los jesuitas y demás órdenes o congregaciones religiosas no es de este mundo.

 

Es más, a finales de 2009, el Padre Arturo Peraza SJ es nombrado “provincial” de los jesuitas en Venezuela. En comparación con los padres Sosa Abascal, Orbegozo y Goñi, el Padre Peraza es como decimos en Venezuela “un chamo”, que bien pudiera ser hijo de cualquiera de estos tres.

 

 

El Padre Arturo Ernesto Peraza Celis, SJ nació en Caracas, el 20 de noviembre de 1965, en 1984 se graduó de Bachiller en Ciencias en el Colegio San Ignacio e inmediatamente de graduado de bachiller el Padre Peraza inició la carrera de Derecho en la UCAB y al año siguiente, el 27 de septiembre de 1985 ingresó al noviciado de los jesuitas en Barquisimeto, Lara.

 

Y es el caso que durante un tiempo “el chamo”  del bueno del Padre Peraza fue superior de los padres Arturo Sosa SJ, Alejandro Goñi SJ, Jesús Orbegozo SJ, Fernando Moreta SJ (ex capellán de la EFOFAC), Mariano Fuentes SJ, Pedro Galdos SJ, José Luis Andueza SJ, Luis Ugalde SJ (ex rector de la UCAB), Martínez de Zúñiga  SJ (“Ñato”), Benito Azcune, SJ, Álvaro La Casta SJ,  Dionisio La Huerta SJ, Francisco Javier Duplá SJ, Lorenzo Mendoza SJ, José del Rey, quien fuera rector de la UCAB extensión Táchira, Ignacio Castillo SJ,  quien hizo un extraordinario trabajo en el museo de arte en Choroní pero la mezquindad y envidia hizo que algunos injustamente se lo quitaran, injusto maltrato que le afectó fuertemente su salud, Gustavo Sucre SJ (ex secretario de la UCAB), José Virtuoso SJ (actual rector de la UCAB), JJ Peñalba SJ, etc, etc, etc.

 

Aunque para el momento que el entonces “chamo” Padre Peraza SJ fue” provincial”, había algunos jesuitas para ese momento ya fallecidos que vale la pena recordar:

 

Padre Carmelo Vilda SJ, Padre Luis Andreu SJ, Padre Genaro Aguirre SJ, Padre Luis Olasso SJ, Padre Fernando Pérez Llantada, Padre Pedro Pablo Barnola SJ, capellán del Dr Rafael Caldera en su primer gobierno, Hermano Gregorio Lanz SJ, Padre Leonidas Pinto Salinas SJ, Padre Francisco Arruza SJ, Padre Tuñón SJ, Padre Jesús Juaristi SJ, Padre García Pacual SJ, Padre Ganuza SJ, Padre Fernando Pernaut,  Padre Giménez Landinez SJ, Padre Reyna SJ, ex rector de la UCAB, Padre Carlos Plaza, SJ, uno de los dos padres Baquedano SJ, el otro aún vive, etc, etc, etc   

 

Contaremos una anécdota:

 

Tengo el honor de conocer al Padre Peraza SJ, un gran jesuita pero igualmente en comparación conmigo no deja de ser “un chamo”, bien pudiera ser hijo mío, le llevo unos cuantos años. Cuando en el año 2009 lo nombraron “provincial” me sorprendí, no porque careciera de méritos que le sobran sino porque era “un chamo” para ocupar el cargo de “provincial” de los jesuitas en Venezuela.

 

Pues bien, fui donde mi profesor de religión en bachillerato en el colegio San Ignacio, el santo jesuita del Padre JJ Peñalba SJ, ya fallecido y a quien tenga en su gloria le pregunté que qué opinaba que un hombre tan joven pudiera ser “provincial”. Es decir, que fuera “superior” de unos cuantos “viejos” si es que dicha palabra aplicaba. El Padre Peñalba SJ me contestó que le parecía muy bien, le pregunté que por qué y me respondió que “los jóvenes siempre traen ideas nuevas y eso es muy positivo”.

 

Al día de hoy el Padre Arturo Peraza SJ es Vicerrector de la Extensión UCAB Guayana en donde hace una excelente labor y el nuevo “provincial” es el Padre Rafael David Garrido Vargas SJ, otro “chamo” que nació el 24 de octubre de 1972, en Barquisimeto, estado Lara.

 

Es impresionante este servicio de los jesuitas, tanto en el mandar como en el obedecer. Bien lo decía San Ignacio: “en todo amar y servir”, sobre todo cuando uno ve tanta gente que se mata por el poder y la autoridad y que no los concibe como un servicio sino como una manera de servirse, de enriquecerse, de oprimir a los demás, de buscar que le adulen y que le jalen y además de tratar de perpetuarse en el poder, sin límites de ninguna especie y sin ningún tipo de escrúpulos; es decir tener lujuria y avaricia de poder, como tantas veces se lo hemos visto a tantos gobernantes en todas partes y en todas las épocas.

 

Este sentido de la humildad en poder y la autoridad por parte de los jesuitas, concebido como un servicio, es para nosotros una de las cuestiones que más nos ha impresionado y enseñado en la vida, el de la verdadera humildad, sobre todo en el poder y en la autoridad que fue concebido por San Ignacio en el sentido Cristiano de la palabra. El poder es para servir y no para servirse. Por lo tanto, “el poder” que ejerció San Ignacio de Loyola como Padre General de la compañía de Jesús lo ejerció para servir y no para ser servido (como debe ejercerlo todo Padre General de la Compañía de Jesús). Jesucristo lo dijo:

“No he venido a ser servido sino a servir” (Mateo, 20,28).

Resultado de imagen para lemas de san ignacio

También, al lavarles los pies a los pies a los apóstoles, Jesucristo nos enseñó cómo se debe ejercer el poder y la autoridad todo jesuita y todo religioso:

 

-«¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis» (Juan 13, 12-15).

 

Leamos otro pasaje del Evangelio que nos ilustra lo que debe ser el verdadero servicio sobre todo cuando se ejerce el poder y la autoridad por parte de los jesuitas y demás religiosos:

 

“Más Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder.

 

No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos» Mateo 20: 25-28.

 

Este es el segundo envío de una serie de varios artículos sobre «San Ignacio de Loyola, el primer envío fue el siguiente:

San Ignacio de Loyola (I): “Fundador sois Ignacio y general de la compañía real»

Y fue publicado por Reporte Católico Laico:

«San Ignacio de Loyola: “Fundador sois Ignacio y general de la compañía real»

 

 

LUIS ALBERTO MACHADO SANZ

 

Abogado

machadosanz@gmail.com

 

@caballitonoble

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*