Reporte Católico Laico

/

Viva la inteligencia

Viva la inteligencia

RCL les invita a leer a Mons Fernando Castro Aguayo.-

“¡Viva la inteligencia!  esa inteligencia que nos lleva a la indignación con firmeza, pero sin violencia. Tengo derecho a protestar.”

La estrategia de los totalitarios es forzar para crear una mentalidad de sumisión, dominación y miedo que a todos nos puede afectar. Eso explica muchas veces que mensajes inteligentes, de estrategia, se difundan por las redes sociales y algunos se conformen con un tuit o con el uso de un chat, esperando soluciones inmediatas a problemas que no se resuelven desde una mesa o con un teclado, sino en la calle.

Algunos quisieran reducir las actividades de Semana Santa. Cuestionan las procesiones, la Adoración nocturna del Santísimo, la Vigilia Pascual y así aconsejan que la Iglesia se quede en la Sacristía. Todo lo contrario, cara a Dios y con la inteligencia que el Señor nos dio a todos, es precisamente éste el momento para darle prioridad a lo más grande: nuestra fe en Jesucristo, que nos transmite la Iglesia y que se profesa también en la calle. Aplaudo a tantos sacerdotes, religiosas, diáconos y fieles que con tanta valentía están decididos para lo santo: el alimento espiritual de la Iglesia y de la fe.

¡Viva la inteligencia!  que nos lleva a la indignación con firmeza, pero sin violencia. Tengo derecho a protestar. Veinte personas hacen mucho, pero si son 20 por 2.000, se entenderá que casi todos estamos indignados y que rechazamos el irrespeto a que nos tienen sometidos.

Viva la inteligencia que nos lleva a ponernos en marcha y a mostrar que es la calle el lugar donde somos visibles, no en el encierro de cuatro paredes o desde un teléfono mandando mensajitos. Es en la calle donde tenemos la seguridad respecto al futuro.

Que se noten nuestras convicciones religiosas y de amor por Venezuela, en esta hora difícil a la que nos han llevado gobernantes despreocupados de su pueblo: lo tienen sin luz, sin agua, sin transporte, sin comida, sin medicinas y lo que es peor, intentan robarle la dignidad.

Viva la inteligencia que rechaza promesas ilusorias. Es la hora de un cambio.

Fernando Castro Aguayo

fcastroa@gmail.com