Reporte Católico Laico

/

Transparencia sobre emisión de nuevos billetes: “La opacidad sigue siendo la regla en Venezuela”

Transparencia sobre emisión de nuevos billetes:  “La opacidad sigue siendo la regla en Venezuela”

Un nuevo billete, que multiplica por 100 el actual de más alta denominación comenzará a circular este jueves 13 de junio. La acción del BCV confirma oficialmente la hiperinflación en el país, y la opacidad que reina en las operaciones de la administración Maduro

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

 

Menos de un año después de la entrada en vigencia del nuevo cono monetario, el Banco Central de Venezuela se ve forzado a hacer una ampliación e incorporar tres nuevos billetes, de 10.000 bolívares, 20.000 bolívares y 50.000 bolívares.

El nuevo billete que multiplica por 100 el actual de más alta denominación comenzará a circular este jueves 13 de junio, según informó el BCV, en un acción que confirma oficialmente la hiperinflación en el país, y la opacidad que reina en las operaciones de gobierno.

El nuevo cono monetario, que incorpora una especie de 50.000 bolívares, supera el salario mínimo de 40.000 bolívares (6,5 dólares), “y alcanzará para unos dos kilos de carne” según calcula la agencia AFP. Mientras que el billete de 500 bolívares ya no alcanza ni para comprar un huevo de gallina, por el que se deben desembolsar casi dos de estas piezas.

Pero además, “si no se ataca la hiperinflación, las nuevas piezas del cono monetario perderán su poder adquisitivo rápidamente y el dinero invertido en su impresión será un gasto público desperdiciado”, recuerda Trasparencia Venezuela, al lamentar que la opacidad es el factor común en la nación sudamericana.

Dinero en efectivo dejó de ser útil

De acuerdo con la organización no gubernamental, con la ampliación del cono monetario, “el BCV reconoce que el dinero en efectivo dejó de cumplir las funciones para las que fue creado”.

“Los billetes que hay en circulación no facilitan el pago de bienes y tampoco sirven como un depósito de valor, puesto que la hiperinflación que padece el país ha hecho que pierdan su poder adquisitivo con la misma rapidez con la que aumentan los precios”.

“Las piezas del cono monetario actual han perdido tanto su valor que los mismos ciudadanos han preferido dejar de usarlos, aun cuando legalmente siguen en circulación”, sostiene tras recordar que “monedas de 50 céntimos y 1 bolívar, así como billetes de 2 bolívares, 5 bolívares, 10 bolívares y 20 bolívares, ya no son aceptados en muchos comercios”.

Con la ampliación anunciada por el ente oficial, el billete de máxima denominación, que era el de 500 bolívares, ahora será el de 50.000 bolívares, “equivalente a 8 dólares americanos y a un poco más de un salario mínimo (fijado en 40.000 bolívares)”.

Pese a que la decisión de ampliar el cono “es necesaria para devolverle la función que tiene el efectivo de facilitar las transacciones económicas, la medida” sólo corre la arruga, pues únicamente “representa un alivio a corto plazo”.

Representa sólo un “gasto público”

Transparencia Venezuela advierte que si no se toman medidas para combatir las causas reales de la hiperinflación, “los nuevos billetes perderán su poder adquisitivo rápidamente y el dinero invertido en su impresión terminará siendo un gasto público desperdiciado, como ha ocurrido anteriormente”.

Aún cuando el Banco Central no brindó detalles sobre la incorporación de las nuevas piezas del cono monetario, reiteró la ONG que “si no se sacan de circulación algunos de los billetes que están en la economía y sólo se inyecta más dinero, la hiperinflación se seguirá acelerando”.

La institución también sostiene que el BCV deja en evidencia “su política de opacidad”, aunque matiza que “a diferencia de la reconversión monetaria de 2008, que tuvo campañas de comunicación por un año, esta vez se anunció la incorporación de tres nuevos billetes” con apenas “un día de anticipación y sin mayores detalles”.

La información se difundió a través de una pequeña nota de prensa publicada en la página web del ente, la cual fue replicada en sus redes sociales. No hubo una rueda de prensa ni se les dio a los periodistas la oportunidad de hacer preguntas.

No se conocen los mecanismos de seguridad

Aún cuando se han difundido imágenes sobre el diseño de los nuevos billetes, muchos ciudadanos no tienen acceso a Internet y a dispositivos inteligentes, “incluso hay quienes no tienen luz por el colapso del servicio eléctrico en el país”, por lo que esos venezolanos “no conocerán de forma oportuna cuáles son los nuevos billetes, cómo lucen, cuáles son sus mecanismos de seguridad y qué denominación tienen”, argumenta Transparencia.

Agrega igualmente que el BCV no informó cuántos billetes emitieron o emitirán de estas denominaciones. Tampoco si las nuevas piezas serán impresas en Venezuela o se importarán, como ha ocurrido en años anteriores.

Se sabe sí que los nuevos billetes se sumarán al cono monetario que entró en vigencia el pasado 20 de agosto, con cinco ceros menos, y que se ha quedado rezagado por una inflación que -según la administración Maduro- alcanzó 130.060% en 2018.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que tal índice terminó en 1.370.000% el año pasado y escalará hasta ubicarse por arriba de 10.000.000% para el cierre del año 2019.

La medida se anuncia luego de que el pasado 29 de mayo el BCV rompiera un silencio estadístico de tres años para revelar la inflación de 2018 y admitir que el PIB se redujo -al menos- a la mitad desde 2013, cuando Nicolás Maduro asumió el poder, considerada una acción fraudulenta por medio centenar de países -con EEUU y la UE a la cabeza, que desconocen su mandato..