14 caminata por la Paz: Caminando con Santiago apóstol, patrón de nuestra Caracas

 

RCL les invita a leer a Marielena Mestas.-

 

Perseverancia, es la palabra que define a Isolda Heredia de Salvatierra y a cada uno de los cofrades que junto a ella anualmente organizan, con mística, minuciosidad, entusiasmo y fervor la tradicional caminata por la paz que ya alcanza 14 años ininterrumpidos en El Hatillo y alrededores. Masivamente se congregó un buen número de caminantes para  honrar al patrono de Caracas: el apóstol Santiago y también para orar por la paz.

Personas de todas las edades, la gran mayoría a pie, pero también algunos en bicicleta, participaron desde tempranas horas de la mañana en la misa de envío que presidió Monseñor Parravano, recientemente designado por Su Santidad, el Papa Francisco, obispo de la diócesis de Maracay. En la hermosa y altamente concurrida eucaristía el pontífice expuso que Santiago era apóstol muy querido y que gozaba  de la  predilección de Jesús Maestro.

Fue tal la cantidad de peregrinos que se agotó el lote de pasaportes elaborados, elementos característicos de esta caminata y que en cada parada deben sellarse haciendo constar que se cumplió con la ruta señalada. Al final del camino, una vez que se muestra a los cofrades el pasaporte con los necesarios sellos, se otorga al portador un certificado o “Compostela” que ratifica que el peregrino cumplió con la ruta y oraciones dispuestos.

“Estamos tratando de rescatar esa gran devoción para Caracas y cada año lo estamos logrando”, expuso el alma de todo este enorme esfuerzo: Isolda de Salvatierra, quien también afirmó: “No lo digo con pretensión, pero cada día crece más el número de peregrinos y el fervor. Cada día hay más muestras de fe, de amor; Caracas se lo merece y los peregrino se están identificando con el patrón, por lo que creo que sí es posible que esté aumentando la devoción”. Ciertamente tiene razón en lo que indica, ya que el orden, las oraciones y cantos en los distintos templos y capillas fueron generalizados a lo largo de la ruta que alcanzó 14 kilómetros.

También se hizo presente María Elena Febres-Cordero Briceño, Presidenta del Consejo Nacional de Laicos quien, muy emocionada afirmó que “esta caminata es una expresión de la fe del venezolano, amante de la Iglesia y quien reconoce que el apóstol Santiago no solo es el patrono de España, sino de nuestra ciudad de Caracas. Hoy hemos podido apreciar en este gran recorrido familias enteras, amigos reunidos, parroquias de diversos sectores de Caracas y del interior y  grupos de apostolado que caminaron unidos no para pasear, sino que se integraron a una inmensa caminata para expresar el amor a la Iglesia y dar una importante demostración de  fe. La conclusión, con la exposición del Santísimo  Sacramento ha sido altamente significativa, pues adoramos al Señor y rogamos por la paz de Venezuela. Posteriormente, la representación teatral de la aparición de la santísima Virgen del Pilar al Apóstol Santiago nos conmovió e hizo que saltaran las lágrimas y que palpitara nuestro corazón”.

El presbítero Franklin Manrique, párroco de la urbanización Los Naranjos, Iglesia  María Madre del Redentor y un entusiasta amigo del camino ya que pudo peregrinar en el último año jacobeo desde la localidad de Astorga hasta Santiago de Compostela, con evidente convicción expresó:

“Esta es una muestra más del la fe del venezolano que desea construir paz, amistad, solidaridad, que quiere contemplar la naturaleza y transitar en paz por la ciudad, pero que a la vez le pide al apóstol que nos enseñe para que aprendamos a  vivir como él, bajo la luz de Cristo. Como se sabe la jornada comenzó con la misa de envío y culminó justamente aquí, en la parroquia donde tuvo lugar la adoración al Santísimo Sacramento, siendo un gran momento de oración y de alabanza a Jesús Eucaristía, sentido de nuestra fe, de nuestra oración y de nuestra vida”.

Sin duda, ayer sábado fue un día grandioso porque todos nos unimos para expresar amor a nuestra Iglesia católica, expusimos nuestros ruegos, alabamos a Jesús Sacramentado e imploramos por la imperante y anhelada paz de Venezuela al mismo tiempo que expresábamos devoción al apóstol Santiago, nuestro patrón.

No podemos dejar de celebrar, agradecer y felicitar a todos los participantes y muy especialmente a los muchos colaboradores, personas de buena voluntad, amorosas, dedicadas, que saben lo que es servir muchas veces tras bastidores, pero con convicción y alegría a nuestra Iglesia.

También así se siembran valores, se apuesta por la paz y la esperanza cobra sentido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*