Reporte Católico Laico

/

China Hoy Memorias de una viaje a China Reflexiones de interés universal (Parte 2)

China Hoy Memorias de una viaje a China Reflexiones de interés universal (Parte 2)

RCL les invita a leer  a Frank Bracho.-

“La gran sabiduría que mira lo lejano y lo cercano, no juzga poco lo pequeño ni mucho lo grande”  -Chuang Tze –sabio taoísta  (Cita de tratado/compilación de s.j. Miguel Ayúcar “El Evangelio y los Santos de las Grandes religiones”)

“Lo que os falta es Fe” (Mt, 7)

 

Introducción

En nuestro anterior aporte, publicado en RCL y analítica.com con el mismo título, hacíamos una reflexión global del actual escenario chino –de tanto peso para el mundo actual; y desde una perspectiva amiga, pero en tono franco/constructivo para el mayor bien de China y del mundo.

…Habíamos dicho que los propios chinos parecen hoy muy en pos del reencuentro no solo con sus propias raíces ancestrales morales espirituales sino con las universales….A fin de lidiar dicho país no solo con sus actuales grandes retos propios existenciales como nación, sino con la desbocada globalización económica materialista, sin brújula -que hoy nos está afectando a todos en el Planeta !

…..Dijimos que en tal propósito podrían o habrían de jugar naturalmente un papel prominente previos credos mas propios ó que han echado mas raíces en China como el taoísmo, confucianismo, el budismo y el islam; pero también otros de mas reciente data en China como el cristianismo –tanto por sus méritos propios como por su preponderante presencia-puente a nivel del Planeta (…y aunque en China hoy el cristianismo no pase del 5% de la población…).

Ahora queremos ahondar mas en esto último, pero desde nuestra perspectiva propia cristiana y con respeto y devoción por un sincero y constructivo dialogo y cooperación  interreligiosa- tanto para el bien de China como del mundo.

El cristianismo siempre ha sido una fe de vocación y mandato planetario –el término “católico” significa incluso “universal…Lo que no quiere decir ni “hegemónico” ni “impositivo” –como no puede serlo ningún genuino código religioso -que ha de siempre respetar la libertad de conciencia de cada quien, que ha de predicar siempre mas con el ejemplo y la persuasión que con la imposición, que ha de siempre procurar el máximo bien para todos, en procura definitiva del viejo adagio hacia donde todos debemos ir de: “Que todos sean Uno para que el mundo crea !” (Jn,17)hoy traducido como “Unidad en la diversidad” (…lo que implica que cada quien no pierda su genuina identidad -pero que vivamos hermanados en pos del Bien e Identidad Común –según el designio de Dios, también reflejado en el de la común Madre Naturaleza o Creación !).

China como reto mutuamente enriquecedor para el cristianismo.

En tal contexto, el aporte del cristianismo en China -como clásico “puesto de frontera” o “periférico”- tiene que ser primero muy escuchador y muy humilde –lo cual sería no sólo la mejor forma de entrarle a China…Sino también que le haría mucho bien la propia Iglesia ! –con sus propias “batuquedas existenciales” hoy buscando salida -que bien podrían venir de las propias “humildes periferias” de la Iglesia -mas que de la docta Roma….como hoy ha machacado tanto el propio Papa Francisco!…Y, aún con los duros desencuentros y persecución que ha sufrido la Iglesia en un lugar como China…..

Cabe recordar que durante sus primeros 300 años,…cuando la iglesia cristiana –en ese entonces una iglesia muy de calle y de pequeñas comunidades descentralizadas- sufrió la mas dura persecución y martirio del imperio romano….que también entonces fue cuando la Iglesia creció en forma mas vertiginosa y torrencial !…..Siendo la respuesta a dicha aparente paradoja que los otros “paganos” (término desdeñoso que hoy debería ser abandonado) ó “no creyentes”  (idem), se admiraban de la templanza y tenaz ejemplo de vida caritativo en que, contra viento y marea, se mantenían los cristianos !….lo que terminó seduciendo a muchos de los primeros…que terminaron convirtiéndose ! (lo que concluyó en cúspide con la conversión del propio emperador Constantino –y lo que a la postre fue también “anatema” -pues la ardorosa “iglesia subterránea” de antes también terminaría perdiendo con tal abrazo oficialista mucho de sus anteriores virtudes de humildad y genuinidad). Por lo demás, existe suficiente evidencia histórica de que a tal iglesia primera que, desde los tiempo romanos, le tocó lidiar con la experiencia de otras mas lejanas fronteras “bien plantadas” (ya con sus propios asentados milenarios credos) como China, India y el Lejano Oriente, y que por tanto le tocó ser mas dialogante, humilde, persuasiva con el ejemplo; y, por tanto, mas sabia (…aunque no fuese nunca por allá mayoritaria; y aunque un “inducido maridaje” con intereses económicos o pecuniarios no muy cristianos, le empañase a veces la plana)….

Experiencia pasada positiva, abonando aun mas a la conseja de que “la receta” de hoy para la retada iglesia está en los aportes de la experiencia desde sus “periferias” ! (desde regiones como Africa,  Asia y América Latina  -mas que de países como Italia, España, Portugal y Francia –antes faros del cristianismo;….e incluso vía “Papas reformistas” como Juan Pablo II y Francisco -cada vez mas provenientes de “la periferia” !)….Después de todo y si ver vamos, no olvidemos que hasta nuestro Señor Jesucristo fue por nacimiento “un asiático” ! (y hasta provino de una “periférica” región como Galilea -de la cual muchos decían con desdén: “¿y es que acaso puede provenir algo bueno, ó algún buen mesías, de un lugar como ése?”)….

…La experiencia pues en la periferias; tanto por la forzosa humildad, como por el enriquecimiento mutuo, pueden hacerle mucho bien tanto a los destinatarios, como a la Iglesia adormecida o anquilosada misma -a fin de retomar su esencia y nuevos bríos.

….Y por todo lo cual, Francisco, en eso de insistir tanto en que “la Iglesia actual debe renovarse a partir de sus experiencias de periferia y de calle”,  ha dado en un vital gran buen clavo !…..(Dando cátedra en ello incluso en temas tan vanguardistas como su actual loable campaña de “salvación del Amazonas y Laudato Si” -donde ha llamado a la Iglesia “a cerrar salvadoras filas”  -“respetuosamente y de tu a tu”- con las genuinas milenarias espiritualidades de los amenazados pueblos indígenas que hacen “sabia vida” en dicho gran pulmón del planeta !(sobre esto, Dios mediante, hablaremos mas en futura próxima ocasión -en otro artículo)…..

….No en valde se ha dicho en los Evangelios: “Los humildes de Espíritu y los puros de Corazón, verán a Dios”.

El ejemplo de los jesuitas en China.

Aparte de otros anteriores intentos de menos trascendencia visible para penetrar al gran milenario “Imperio del Centro”, se atribuye a los jesuitas, justamente, el haberlo  penetrado en grande hace unos 400 años atrás, a través de un grupo de miembros de esa orden como Mateo Ricci (s.j. italiano)  y Johann Adam Schall von Bell (s.j. alemán). Como hemos ya adelantado en nuestro anterior artículo: Ricci; quien fue el gran líder de dicha incursionadora iniciativa, y quien facilitó también un muy apreciado nuevo y benefactor gran aporte científico a China (como la tecnología de los observatorios astronómicos, etc); no dudó nunca en primero aprender mandarín, estudiar los credos locales, e incluso vestir como Chino…Y fue tan efectivo en abrir a China a la amistad cristiana, que hasta fue nombrado consejero del Emperador, y éste concedió permiso para que fuese enterrado con honores en un cementerio en Beijing bajo égida imperial. Perviven hasta hoy las huellas vivas de buena evangelización (o predica de “la Buena Nueva”) cristiana en China, de dicho legado: tales como las de importantes centros de enseñanza, bibliotecas, y edificaciones religiosas dejados por los jesuitas en la hoy cosmopolita Shanghai –y las cuales pudimos constatar personalmente en dicha ciudad durante nuestra visita…..y ello a pesar de la posterior no muy feliz mescolanza que luego percibieron los chinos en el siglo XIX  entre el cristianismo y los imperios coloniales europeos -que luego asolaron en forma humillante y despojadora a China (como la infausta “guerra del opio” hacia 1840).

Pero, volviendo a lo positivo: ¿ Cuáles fueron las principales enseñanzas del luminoso legado jesuita ? (….hoy incluso estudiadas por hombres de negocios occidentales que gustarían de tener incursiones respetuosas y exitosas en el gran “mercado chino”). En una relativamente reciente publicación/compilación del 2012  sobre el Tema, titulada “Exploring the Mysteries of Heaven”, patrocinada por el Centro de Empresas Eticas en Beijing y la Embajada de Alemania en China (..y la cual descubrimos en la librería de la hoy en renovación catedral San Ignacio en Shanghai –ésta bajo la -en mutación hoy- “iglesia oficialista” local),  uno de los contribuyentes a dicha singular publicación lo ha resumido así:

”1. Paciencia: Los jesuitas fueron pacientes en esperar su chance para impresionar con sus talentos a la Corte Imperial. Pensaron a largo plazo…2.Persistencia: Nunca rendirse, nunca sentirse desalentados ante los grandes retos que China significaba 3. Respeto: Se trata del basamento de todo esfuerzo inter-cultural. Nunca asumir que se es depositario de “una sabiduría superior”. Ser humildes pero firmes. Escuchar mas que hablar. 4. Compromiso: China puede ser –en sentido positivo- “la aventura de toda una vida”. Persista, y usted será recompensado 5. Reciprocidad: Busque siempre que sea posible situaciones de ganar-ganar……”   

 

 

Aporte cristiano y diálogo interreligioso en la China de Hoy.

Existen valores claves en común de lo cristiano con los otros grandes credos que desde antes del advenimiento del actual cristianismo, hacen vida en China –así como de dichos credos entre  si. A título de ejemplo, y citando del reconocido tratado sobre “Las religiones del mundo” (que ya va por su quinta edición), del padre católico Luke Bukles y de Brandon Toropov: “El énfasis taoísta en la espontaneidad y la auto-sustentación encuentra muchos paralelos en el budismo y otras religiones. Y Jesús, al decir que solo aquellos que se comporten como niños podrán entra al Reino de Dios, capta mucho del espíritu que guía al Taoísmo”. Aún mas en materia de afinidades, puede encontrarse en el monumental tratado del sacerdote jesuita Miguel Ayúcar “El Evangelio y los santos de todas las religiones”, autor con mucha formación en el escenario chino.

…Pero, a los efectos de este trabajo, reiteraremos algunos de la valores afines, con y entre los credos que han hecho vida en China antes del actual advenimiento cristiano (y según lo dicho en el anterior aporte nuestro): En el ámbito de los Valores Confucianos: valores como la armonía social y la integridad familiar, la probidad y la excelencia en la función pública, la reciprocidad, y el cumplimiento responsable de “los deberes” sobre “los meros ombligo-céntricos derechos” –esto último una abusada concepción en la actual visión del mundo occidental); en el ámbito de los Valores Taoístas: valores como la armonía con el sublime orden de “las leyes del Orden Natural” o del “Tao” -el equivalente de “Dios” para ellos;  en los Valores Budistas: con su resaltamiento de la compasión y el Deber-Ser; y en los del Islam: con su énfasis en  la sumisión a Alah ó Dios, y la justicia….Todos los cuales, podría ser un buen fundamento para un mutuamente enriquecedor dialogo y cooperación entre todos los genuinos –exentos de contaminación en sus primigenias originales enseñanzas principales- credos que han hecho vida en China, para el bien de ese país y del mundo.

….Asi como aprovechando la presente coyuntura política del estamento dirigente chino de rescatar el respeto y aprovechamiento mutuamente beneficioso de los credos (en mayor libertad religiosa para los mismos y retoma de sus mas fieles puras prácticas, así como mayor integridad moral y responsabilidad cívica de los ciudadanos de dicho país –para una mejor China y mundo, según todo lo antes dicho).

…Coyuntura política, la cual; a pesar de todas las aun irredentas duras heridas del pasado y las señales en contrario que aun persisten -propias de toda compleja transición; tiene promisoria expresión en recientes admisiones como la siguiente del primer mandatario de dicho país Xi Jinping: “Si la gente tiene fe, la nación tendrá esperanza, y el país, fortaleza” (en su Mensaje a China del 2016)….Reconociendo valores inmateriales que pueden ser mejor suministrados sólo por los altos códigos éticos de lo religioso o espiritual genuino -internalizados con el ejemplo y el testimonio de vida en los ciudadanos.

Un reconocido analista cristiano nacido en la china/portuguesa Macao, y hoy residente en Shanghai, Kin Sheung Chiaretto Yan, ha encontrado, adicionalmente, como promisoria referencia  para rehacer puentes con lo cristiano y religioso, el actual “conjunto de principios morales para el nuevo Sueño Chino” que el actual alto oficialismo de ese país está manejando: “…Libertad, igualdad, prosperidad, democracia, civilidad y armonía a nivel nacional; patriotismo, dedicación, integridad y amistad a nivel personal; y por último pero no de último: justicia e imperio de la ley a nivel social (…tomado de su muy interesante reciente libro/encuesta -donde él habla mucho de “la sed espiritual en los actuales chinos”, titulado: “Tiempo de relaciones: la Juventud en China y la Misión de la Iglesia”….publicado en Macao en el 2018 y obra públicamente disponible hoy en Shanghai –donde la obtuvimos durante nuestra reciente visita).

Por otro lado, toda la actual delicada aproximación paso por paso; compleja pero promisoria; del Papado y la actual dirigencia de China; a los fines de un sincero reencuentro entre las “diversas iglesias” que hacen vida en dicha nación (….de la cual han sido testimonio la -sin precedentes- exposición de obras de arte religioso bi-culturales “la Belleza nos une” del Museo del Vaticano en la “Ciudad Prohibida” de Beijing”; así como “El Acuerdo Provisional entre las autoridades chinas y El Vaticano del año pasado para normalizar en China a la designación de los obispos”), lucen en verdad como pasos en la dirección correcta -que pueden desembocar, mas pronto que tarde, en sucesos históricos de mucho bien para China, la propia Iglesia, y el mundo !  -Según todo lo antes expuesto.

En definitiva, el caso chino se nos presenta como una posible gran oportunidad para un ejemplar dialogo y cooperación interreligiosa al servicio de una mejor China y mundo; en base al rescate del ancestral aporte espiritual que ya existe en dicha nación -de base tan inter-cultural, así como como al de aportes nuevos o renovados del cristianismo -como  empatética y firme “bisagra” o “levadura”  de todo ello ! –y teniendo en cuenta su hoy sin parangón gran proyección mundial. Amen.