El «chamo Porras»: 52 de sacerdote, 36 en Mérida

El testimonio de Mons. Luis Enrique Rojas RuízObispo Auxiliar de Mérida.-

En nombre del clero merideño y de todos los que hacemos vida eclesiástica en esta Arquidiócesis queremos elevar una plegaria de acción de gracias a Dios y a la Santísima Virgen Inmaculada por habernos premiado con un pastor tan ejemplar como S.E.R. Baltazar Enrique Card. Porras Cardozo.

Todos nos sentimos eternamente agradecidos con el creador por enviar a Mérida hace 36 años al «chamo Porras» como se le decía aquí en Mérida para el momento por ser tan joven y ocupando tremendo cargo dentro de la Iglesia como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Mérida. La gente que comenzó a acostumbrarse a verlo haciendo deporte, en bicicleta o jugando fútbol y basketbol con los seminaristas le colocaron ese sobre nombre que hoy todos recordamos con mucho cariño y respeto, es más, lo veo sonreir cada vez que alguien se lo recuerda.

Ese Joven obispo que llegó a Mérida en esa oportunidad, hoy arriba a sus 52 años de sacerdocio y a 36 de haber sido nombrado: Obispo Auxiliar de esta Arquidiócesis. Cómo no estar agradecidos con Dios y celebrar hoy la Eucaristía en todas partes por esta intención, por esta mitra que ha sabido destacarse a nivel nacional, internacional y mundialmente como Principe de nuestra Iglesia y que a pesar de todos sus títulos sigue perdurando ese ser sencillo y agradable para todos como seguimos siendo testigos en Mérida.

Gracias querido Cardenal Porras Cardozo, por enseñarnos tanto con su vida ejemplar; ha sido Usted aparte de un gran maestro y pastor, un amigo cercano y un padre espiritual para todo nuestro clero, aunque a veces lo sentimos más hermano y amigo cercano.

Hoy y siempre elevaremos una oración al Padre Eterno, por su vida y salud para que pueda continuar muy bien entre nosotros y cumpliendo con todo lo que hoy desde la Santa Sede y desde el sitio más humilde y sencillo como es el caso actualmente en Mérida y Caracas, Dios le pide y exige.

Venezuela entera y toda su gente le agradecerá siempre por haber sido hasta el momento uno más dando la vida por el rebaño que Dios le ha confiado. Gracias por enseñarnos a mantenernos firmes en nuestros principios y derechos fundamentales como son la justicia, la paz, la democracia y la libertad siempre sustentado desde la Palabra de Dios. Queremos que nos siga acompañando, guiando y orientando con sus sabias palabras y con su testimonio de vida para que nunca más nada ni nadie nos divida y sigamos siendo la Venezuela consagrada al Santísimo Sacramento en búsqueda de la libertad como Usted siempre nos lo ha enseñado y demostrado.

Gracias Señor, Gracias por nuestro querido hermano y Pastor: Cardenal Porras Cardozo.

Que la Virgen Inmaculada, Patrona de los merideños y de esta Arquidiócesis lo cubra y proteja con su Santísimo Manto Maternal.

30/07/2019

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*