Un tesoro culinario de la Amazonia que ayuda a combatir el hambre

El babassú aporta recursos nutritivos que pueden aplicarse a la alimentación y a la cosmética. Todavía se ha investigado poco sobre esta palmera.

La chef Bela Gil, cocinera, nutricionista, hija del cantante brasileño Gilberto Gil apoya diversos proyectos sociales, y está muy enfocada en fomentar la educación nutricional, principalmente de la infancia en las escuelas de Brasil en favor de una alimentación más sana y para combatir la obesidad infantil.Por lo que en una de sus visitas a la Amazonia en 2014 encontró que, alimentos como el aceite y la harina de babassú podrían ser la clave para mejorar la nutrición de la población indígena que vive allí.

¿Por qué?

Y es que en esta selva tropical se pueden encontrar nueces, frutas, plantas, aceite y harina de babassú extraídos de la palma de babassú, lo que puede ser un recurso muy importante para la alimentación de las comunidades que viven allí si es bien utilizado, si se descubren y aprenden a usar sus ricos y nutritivos tesoros culinarios que poseen.

Además, tradicionalmente, las que se encargan de recoger, romper y comercializar las nueces, son las mujeres, que se las conoce como las “rompedoras”. Por tanto, el babassú es también una indispensable fuente de ingresos para las familias.

BABASSU

Pedro Helder Pinheiro – Shutterstock

Por consiguiente, la cadena de producción del babassú es una manera de reducir la pobreza, erradicar el hambre, garantizar una vida sana y gestionar los bosques de forma sostenible. Conozcamos un poco más acerca de esta valiosa palmera.

¿Qué es el babassú?

Su nombre es Attalea speciosa (babassu palm), es una palmera nativa de la región de la selva amazónica en América del Sur, predominante en los bosques de Maranhão Babaçu en los estados de Maranhão y Piauí.

Para las comunidades que habitan allí, y las familias de las zonas rurales tiene un gran valor, principalmente comercial, porque practican el agro-extractivismo (una combinación entre la agricultura de subsistencia y la colecta de coco babassú).

Su valor radica en que de esta palmera se puede utilizar todo: su fruto, semillas, tallos, y también sus hojas, se usan tanto para elaboración de productos alimentarios como domésticos y cosméticos.

Utilidad de cada una de sus partes

El fruto es más o menos del tamaño de un limón grande, se parte en cuartos para obtener seis finas semillas. Es utilizada para producir medicamentos, productos de belleza y bebidas.

BABASSU

Anton_ivanov – Shutterstock

Las comunidades tradicionales de la región de Maranhão también producen con su pulpa una harina (harina de amilácea) que luego comercializan como un suplemento nutricional, ya que es una rica fuente de hierro, de almidón, con una baja carga glucémica y es libre de gluten.

Sus semillas (almendra) producen un aceite comestible llamado aceite de babassú que sirve para cocinar, pero también se usa en productos de limpieza (jabón, champú, detergente) y para el cuidado de la piel (productos cosméticos).

Las hojas también se utilizan para construir los techos para las casas y se pueden tejer en esteras para construir las paredes de las casas. Se usan además para la producción artesanal de bolsas, cestos, sombreros…

Los tallos se utilizan para maderas.

Un poco más acerca de la harina de babassú

En 2017, la chef Bela comenzó a enseñar a unos 100 cocineros del estado de Pará del Norte cómo usar la harina de babassú para preparar las comidas escolares. De esta manera podían sustituir los ingredientes más comunes y menos nutritivos, como el almidón de maíz o la harina de trigo, por esta harina nutritiva y algo muy importante que al ser de la región no es tan costosa como las otras y es de fácil acceso.

A las comunidades indígenas y a los niños de las escuelas les encantaron las recetas con esta harina. Una de las elaboraciones fueron galletas con harina de babassú y semillas de cacao (otro ingrediente de la Amazonia).

A partir de entonces, la harina de babassú es utilizada en la alimentación de los agricultores familiares, y es adquirida por el gobierno para ser ofrecida en las escuelas públicas.

Esta harina se utilizaba solo para papillas, pero se puede usar también en la elaboración de panes, tortas, galletas, gachas (alimento de consistencia cremosa y espesa que se obtiene básicamente cociendo en agua harina tostada en aceite, leche y caldo).

Es rica en hierro, fibra, vitaminas y minerales, y aunque todavía no hay estudios científicos que lo comprueben, sus consumidores reconocen que posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

De la misma manera que muchas comunidades indígenas del bosque desconocían el valor nutritivo de la palmera babassú, hoy más que nunca, frente a la masiva deforestación que está sufriendo la Amazonia, debemos comenzar a valorizar más los recursos nutritivos con los que contamos en cada región.

Se necesita más investigación acerca de su valor nutricional, beneficios y la seguridad alimentaria, pero no solo del babussú sino también de otros alimentos disponibles allí. La selva amazónica puede ser un gran recurso nutritivo para la alimentación, y puede ayudar a que muchas comunidades mejoren su alimentación o a evitar el hambre si aprenden a usar este y otros alimentos en distintas elaboraciones.

¡Seguramente la Amazonia tiene muchos más tesoros culinarios a explorar que aún no conocemos!

María Eugenia Brun | Jul 13, 2019

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*