Aclaratoria importante

Alicia Álamo Bartolomé cuenta esta «pequeña historia», que no por breve es menos pertinente.-

En enero de este año 2019 se cumplieron 30 años de que dos señoras y yo echamos a andar unos cursos semanales de enriquecimiento cultural. Ellas más tarde se encargaron de otras actividades y quedé yo sola al frente de esta iniciativa. Comenzamos en un salón cedido en un kínder de Chuao, pasó luego a mi casa en la misma urbanización. Desde hace 9 años, siempre en mi hogar, estamos en La Carlota. En todo este tiempo hemos tenido destacados profesores en varios campos de la cultura, que sería largo enumerar, así como participantes de diversas profesiones, que han ido variando y aumentado, mientras algunos nos ha acompañado desde el principio o por muchos años.

En este largo trayecto nunca la dimos nombre al grupo, pero hace cerca de dos años, una participante dijo: Esto es un ateneo, el Ateneo de La Carlota y quedó bautizado así por aceptación de todos, aunque el nombre no está registrado en ninguna parte. Poco después otra participante propuso formar un chat del Ateneo de La Carlota, me pareció bien como medio de comunicación de noticias del propio Ateneo y otras de interés cultural, aunque yo no participaría porque no tengo ni quiero tener WhatsApp.
Sin embargo, según me han informado esta función propia y coherente con los fines del Ateneo, ha sido desvirtuada y se ha convertido en fuente diversas noticias y comentarios que nada tienen que ver con la dignidad de una actividad cultural. He protestado porque soy fundadora, coordinadora y administradora del grupo, que además tiene su sede en mi casa, parecería entonces que también soy  responsable del funcionamiento del chat, que actúa en una forma diversa a mis principios y creencias. No he sido oída, más bien acusada de querer coartar la libertad de expresión, lo cual es imposible porque no tengo autoridad, ni capacidad para hacerlo y mucho menos voluntad, pues soy comunicadora social y defiendo la misma.
Sólo quiero desvincular mi nombre de ese chat, por si llegara alguna vez  a amigos y conocidos míos que se asombrarían de mi apoyo a manifestaciones tan ajenas a mi manera de ser y de pensar.-

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*