Mons. Lückert se solidariza con Zulia y pide trabajar por un cambio urgente

Carlos Zapata: El prelado destacó las virtudes de sus paisanos zulianos y emitió un contundente clamor en el que les dice: ¡Despierten y reaccionen!, no sin antes darles la bendición de la Madre de Dios en la advocación de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

El arzobispo emérito de Coro y ex presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Roberto Lückert, llamó a no perder “la virtud de la esperanza”, señalando que a pesar de la severa crisis que vive el país, hay razones para creer que viene un “tiempo nuevo” y “sí lo vamos a lograr”.

El prelado aprovechó para comentar además sobre los dramas que sufre la población de su natal Zulia, el otrora rico estado petrolero. “Mis queridos paisanos zulianos: desde Coro, la primada de América Continental y de Venezuela (1531), veo con preocupación la situación de abandono en que se encuentra esa región, una de las más ricas del país”.

Tras destacar las bondades de la población se solidarizó con la comunidad que afronta serias calamidades. “No sólo es rica por la abundancia que Dios nos regaló, sino por el zuliano, preparado, trabajador, creativo, luchador”. No obstante, lamentó que “desde Coro se ven dormidos y con pocas ganas de reaccionar”.

“Zulia no merece el trato que actualmente sufre”

En este aspecto, dijo monseñor Lückert: “El Zulia no merece el trato que actualmente sufre. Urge la presencia del zuliano manifestando la salida de esta situación que golpea al venezolano, y especialmente al pueblo zuliano”.

“Nosotros no hemos necesitado de Caracas, crecimos solos, entendimos el crecimiento y desarrollo de la región en función del crecimiento y prosperidad nacional”, agregó el arzobispo, tras lo cual indicó en Twitter: “¡DESPIERTEN, REACCIONEN!”

El pastor de la Iglesia Católica agregó: “Los bendice con el apoyo y protección de nuestra madre SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ, su paisano que los quiere. Roberto Emérito de Coro”.

Arzobispo emérito de Coro y obispo de Cabimas

Ordenado sacerdote en la Catedral de Maracaibo en 1966, Roberto Lückert León fue obispo de Cabimas y posteriormente de Coro. Además fue párroco de la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Estuvo al frente de la CEV y preside la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social.