Zulia y Táchira rindieron homenaje a Nuestra Señora del Rosario

Carlos Zapata: Los prelados de Cabimas y San Cristóbal coincidieron en destacar que la Virgen “confió plenamente en Dios y se abandonó completamente a la voluntad del Señor”. Apuntaron que “quien cree y confía” experimenta verdadera alegría.

La diócesis de Cabimas en Zulia celebró la solemnidad de su patrona, la Virgen del Rosario, con una eucaristía realizada en la Catedral Nuestra Señora del Rosario, actividad eclesial que presidió el obispo Ángel Caraballo en concelebración con el clero diocesano.

La Diócesis de San Cristóbal por su parte celebró en Táchira la festividad de “Nuestra Señora del Rosario”, con dos celebraciones eucarísticas; en Queniquea y en La Concordia se unieron ala festividad las comunidades de las parroquias que están bajo el patrocinio y protección de la Virgen María bajo esa advocación, informó la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Angel Cabimas 1.jpg

“La Virgen nunca dudó”

Durante su homilía, monseñor Caraballo invitó a los presentes a reflexionar sobre las palabras de María, quien dijo al ángel Gabriel: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”.

En este aspecto, el prelado explicó que según el pasaje bíblico, “la Virgen no dudó, no vaciló”, sino que “confió plenamente en Dios y se abandonó completamente a la voluntad del Señor”, por lo que “éste ha sido el acto de fe más grande de la historia”.

Aunque “no podemos dar a luz a Jesús físicamente”, dijo el obispo zuliano, “sí podemos acogerlo en nuestros corazones, cambiar nuestra vida y dar testimonio de su vida”.

Angel Cabimas 2.jpg

Angel Cabimas 2.jpg

“La fe es para vivirla”

Monseñor Ángel Caraballo dirigió unas palabras a los sacerdotes presentes, recordando que “la fe es para vivirla y debe influir en las grandes y en las pequeñas decisiones que tomemos, ya que Dios nos pide servirle con la vida y con el alma”.

Al afirmar con alegría que se trató de la primera misa que celebra en honor a la Virgen del Rosario luego de haber sido nombrado obispo de la Diócesis de Cabimas, destacó que “la fe nos da la fuerza para realizar grandes obras”.

Por su parte, el obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta presidió las misas marianas, en las cuales animó a los fieles a seguir caminando “alegres en el Nombre del Señor”, rumbo a los cien años de la diócesis.

Moronta 1.jpg

“La alegría de la fe”

“Alégrate María, es la invitación que le hace el ángel Gabriel a la Virgen. La alegría viene desde la confianza; el que cree y confía tiene verdadera alegría”, dijo el prelado durante su homilía.

En otras parroquias tachirenses también se elevaron oraciones por los trabajos apostólicos de esta Iglesia local; de manera especial por la realización de la Asamblea Diocesana de Pastoral a realizarse el próximo 12 de octubre, día en que la diócesis cumplirá 97 años de fundación.

Al respecto, Mons. Moronta señaló que en dicha asamblea se realizará un análisis detallado sobre el “año de la conversión” que está celebrando la Diócesis de San Cristóbal, en preparación para el “año de la Iglesia en salida 2020”, concluyó la nota de prensa de la CEV.

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico