Humberto Calderón: “Se puede hacer política con transparencia y con decencia”

El ahora ex embajador de Venezuela en Bogotá le recomienda a Juan Guaidó que revise muy bien su entorno y lamenta que su liderazgo se esté perdiendo por causa de las cargas partidistas y los tutelajes. A futuro debe haber una rectificación de rumbo con coherencia, sinceridad y sin complicidad con el régimen. “No puede ser un reparto partidista”.

 

La entrevista debe hacerse con teléfono prestado porque el de Humberto Calderón Berti (Boconó, Trujillo, 21 de octubre de 1941) se ha quedado sin batería. Tal ha sido la cantidad de llamadas que recibió después de dar la rueda de prensa para dar a conocer su reacción tras haber sido destituido por Juan Guaidó del cargo de Embajador de Venezuela en Colombia, que ejerció durante diez meses.

-¿Qué diría usted que fue lo más importante de la rueda de prensa que dio este 29 de noviembre en Bogotá?

-Lo que más me ha impresionado es que la gente ha percibido que hablé y que me conduzco con sinceridad. La gente captó que hablé con el corazón, con la verdad por delante. Eso ha pegado porque están desacostumbrados a que les diga la verdad. No soy hombre de poses ni de cálculo. Eso, en este desierto ético, se reconoce y se aprecia. Lo más importante, entonces, es mi recordatorio de que se puede hacer política con transparencia y con decencia. La gente está hambrienta de eso.

-Usted dijo que ante la solicitud de una recomendación para Guidó, usted sugirió “que revisara muy bien su entorno y que actuara él sin tutelaje”. ¿A quién estaba señalando?

-A todos los que tienen esa responsabilidad. Guaidó debe revisar muy bien su entorno.

-¿Se refiere a Leopoldo López?, coordinador de Voluntad Popular, el partido de Guaidó.

-Leopoldo ejerce un tutelaje indebido e innecesario sobre Guaidó. Y con esto no estoy descubriendo el agua tibia. Eso se sabe. Leopoldo López ha llevado a la oposición nariceada a cometer errores muy graves. El primero fue la inmensa expectativa que creó cuando aseguró que el 23 de febrero de este año entrarían toneladas de alimentos y medicinas como ayuda humanitaria para Venezuela. Esto no fue así y todavía no hemos recibido una explicación. El segundo error lo cometió con los diálogos de Oslo y de Barbados. Nuestro principal aliado es Colombia, donde hacemos vida un millón 600 mil venezolanos. Fue muy impropio haber iniciado estos diálogos sin haber puesto en autos al Gobierno colombiano, que se enteró por la prensa. Eso fue muy mal hecho. Y el tercero, fue el del 30 abril, que ahora me achacan a mí. Estos tres errores tienen la firma de Leopoldo. Buena parte del capital político que ha perdido Guaidó es por culpa de Leopoldo López.

-¿Por qué cree usted que Guaidó persiste en ese “tutelaje”?, para usar su palabra.

-Eso hay que preguntárselo a él. Yo no lo entiendo. En los últimos 20 años ningún otro dirigente político ha despertado el apoyo y el entusiasmo que ha despertado Guaidó. Es el primero, después de Chávez. Y mira que hay gente que ha trabajado duro para lograr eso. ¿Un solo ejemplo? Henrique Capriles, que ha hecho un trabajo tesonero durante muchos años y, a pesar de sus momentos de popularidad, nunca tuvo el apoyo que ha tenido Guaidó. Es incomprensible, entonces, que eche por la borda semejante logro por cargar con un fardo que le resta mucho. Guaidó tiene la posibilidad de darle un vuelco a esto, pero tiene que empeñarse en hacerlo.

Calderón Berti: “La transición no puede dejarse en manos de aprendices”

-Usted dijo en la rueda de prensa que la transición no puede ser una rebatiña de los partidos políticos, ni un reparto entre ellos. ¿Quiénes son “ellos”?

-Por qué tuvimos en Venezuela 40 años de democracia, porque tuvimos una transición bien hecha, amplia, que permitió la inclusión de los mejores. Mi tesis es que los cimientos de la democracia venidera se hacen en la transición, que no puede ser un reparto partidista, que es lo que hemos visto en estos meses. No puede ser un reparto de cuatro partidos.

-¿Insinúa usted que debería estar un sector del chavismo?

-Los que han saqueado el país y violado de manera sistemática los Derechos Humanos no pueden tener un rol en la transición. Tampoco es un pecado haber sido chavista y estoy consciente de que hubo gente que apoyó a Chávez de buena fe, sin pensar que iba a destruir el país como lo hizo. Me estoy refiriendo a los ladrones, a los que han apañado la violación de los Derechos Humanos. Esos no pueden participar en un gobierno de transición. Mi punto es que la transición debe ser no por partidos políticos, sino por credenciales, por méritos. La transición no puede dejarse en manos de aprendices.

-Suena abanderado de una generación, la suya.

-¿Y qué? Qué tiene de malo. Ahora parece que rebasar los 50 años es un leproso. Pero no. No estoy proponiendo un gobierno de viejos, estoy exigiendo que la transición recaiga en hombros de gente con probidad.

-Así como vimos las ventajas de la transición del ‘58, también hemos sido testigos de lo nefasto de cerrarle el paso a los jóvenes.

-Sin duda. No digo lo contrario. Pero el reto de la transición es tal que debe reunir lo mejor de todas las generaciones: Lo más honesto, lo de mejor formación.

-Si tenía tantas incomodidades, ¿por qué no había renunciado?

-¿Y por qué iba a renunciar? Guaidó y Leopoldo López me lo habían sugerido. Me lo mandaron a decir con Julio Borges, a quien le dije: ‘No renuncio’. Porque eso sería admitir que uno ha cometido faltas. Yo he cometido errores como cualquier ser humano, pero no he cometido faltas. Al contrario, fueron diez meses de entrega a los migrantes venezolanos y a la causa democrática venezolana. ‘No renuncio’, le dije a Julio Borges, que me destituyan y enfrenten las consecuencias de sus actos.

-¿Cuál ha sido la posición Julio Borges en todo esto?, él está mencionado en la carta de destitución.

-Julio Borges es un señor. Yo tengo magníficas relaciones profesionales y personales con él. Lo mencionaron en la carta para perjudicarlo, a espaldas de él. Él no lo ha aclarado, pero yo lo aclaro. A Julio Borges lo atacan porque ha sido el principal articulador de la política internacional y los grandes apoyos que Venezuela ha recibido de sus aliados internacionales. Esa gran estructura se le debe a Julio Borges; y quien mejor lo sabe es el régimen, por eso dedica tantos esfuerzos en perseguirlo y desacreditarlo. Hay mucho hablador de pendejadas, pero Julio Borges ha sido el artífice de los apoyos internacionales que la causa democrática ha concitado. Por eso el régimen lo ha demonizado. Borges un hombre íntegro, sobre quien pesa una matriz negativa creada por los cómplices de Maduro. No hay que ser tonto en eso.

-No sólo el régimen, también hay opositores que manifiestan rechazo por Borges.

-Muchos repiten la matriz negativa urdida por el régimen y también luchas políticas muy mezquinas, lamentablemente. Yo siempre quise que Borges fuera el canciller de Guaidó, pero visto lo que ha ocurrido, creo que es un error, porque el líder del primer partido de la oposición se subordinó al cuarto partido.

Calderón Berti: “Mi tesis es que los cimientos de la democracia venidera se hacen en la transición, que no puede ser un reparto partidista”

-Se ha comentado que en la rueda de prensa usted se notaba humillado por la destitución.

-En lo absoluto. Tengo mucha tabla. He pasado por muchas cosas. No soy un muchachito de 25 años, tengo 78 años. Acepté ese nombramiento porque creí que podía ser útil: Mi obsesión es salir de esta tragedia. En Colombia he palpado la tragedia humanitaria del venezolano. Y no me refiero a los diez meses como embajador, estoy hablando de una experiencia de hace 15 años, desde el 2003, cuando un grupo de técnicos de PDVSA montamos una empresa petrolera en Colombia. En esos años hice esas relaciones con el mundo políticoeconómicoempresarialsocial, y con el estamento militar. Las relaciones cuestan mucho hacerlas, y en un país del que uno no es originario cuestan más. Yo puse mis relaciones al servicio del trabajo por los migrantes y por la causa de la libertad de Venezuela.

-¿Cuál cree que será el siguiente paso?

-Una rectificación de rumbo. Tiene que haber transparencia, coherencia, sinceridad, que no haya complicidad con el régimen. También tiene que haber mucha vigilancia, porque la capacidad del Gobierno de corromper, de comprar conciencias es ilimitada. Y es verdad que en este momento están tratando de comprar diputados de la Asamblea Nacional para arrebatarle ese espacio a la oposición, lo cual sería una gran victoria para el régimen y muy lamentable para el país.

-¿Cuándo habla de rectificación se refiere a una renovación de todo el liderazgo opositor?

-No. No digo que todos deben ser cambiados, porque no es justo. Hay algunos elementos de perturbación en la oposición. No tengo que nombrarlos… por ahora. Pero hay gente que tiene muchos vínculos con el régimen. Negocios y complicidades. Nosotros no hemos salido del régimen por un elemento que es denominador común: La corrupción del régimen, de los militares, de empresarios y de ciertos seudo opositores.

-¿Se refiere a la llamada Mesita de Maduro?

-Ojalá y fueran esos solamente.

-¿Qué va a hacer ahora?

-Luchar, lo que he hecho siempre. Siempre he sido un luchador. Y ahora tengo más razones que nunca. Los venezolanos merecen una cosa buena, una vida cotidiana normal. Ir a un cine, ir a un juego. Soy optimista. La reconstrucción física del país es posible y creo que se puede lograr a mediano plazo, más difícil será reparar el daño ético y moral. Esa enmienda hay que hacerla con el ejemplo. Quienes conduzcan el país hacia la democracia y la prosperidad deben predicar con el ejemplo.

 


Comunicado del Gobierno interino ante las declaraciones

del Embajador Calderón Berti

El Gobierno interino reitera su compromiso con la libertad de Venezuela, la alianza con nuestra hermana República de Colombia y la transparencia de nuestra gestión.

Desde el primer momento del llamado “Caso Cúcuta” ha evidenciado su voluntad en que las autoridades correspondientes investiguen hasta las últimas consecuencias. En respeto a las instituciones, espera por los resultados de la Fiscalía colombiana con la seguridad de que su conclusión será respetada.

De igual manera, resaltamos que este Gobierno seguirá protegiendo los activos de los venezolanos. La junta directiva de Monómeros está conformada por profesionales calificados, comprobados, sin afiliación partidista y expertos en su área, que trabajan para rescatar esta empresa de la destrucción y corrupción de la usurpación, y que ha logrado en tiempo récord una recuperación de la producción.

Informamos que los nuevos nombramientos en el servicio exterior serán anunciados en los próximos días y reiteramos nuestro compromiso con el cese de la usurpación, un gobierno de transición y la realización de elecciones libres.-

Milagros Socorro – La Gran Aldea /America 2.1