La Sagrada Familia

Juvenal Salcedo Cárdenas:

El mes de enero está dedicado a la Sagrada Familia, que está constituida por  Jesús, María y José.

Jesús, siendo Dios, se hizo hombre  para nuestra salvación.  Un hombre  igual a otro hombre en todo, menos en el pecado. Pero  Jesús, siendo Dios,  se hizo miembro  de una familia, donde hay una madre, purísima y castísima, María, y un padre adoptivo, San José.

En Venezuela  celebramos, en enero, el mes de la Sagrada familia. En el Estado Táchira hay una gran devoción  por la Sagrada Familia. Muchas casas tienen, después de la puerta  principal, arriba,  un cuadro de la Sagrada Familia, devoción  que nuestra familia  continúa,  y aquí en Montreal, en donde vivimos tenemos en la puerta, arriba, un cuadro de la Sagrada Familia.

Al final de la Exhortación Apostólica  Amoris Laetitia, el Papa Francisco escribió  una oración a la Sagrada Familia:

“Jesús, María y José  en ustedes  contemplamos el esplendor del  amor verdadero /en ustedes  confiados/, nos dirigimos Santa Familia de Nazareth/  Haz también de nuestras familias hogar de comunión y cenáculo de oración, /auténticas escuelas del evangelio/ y pequeñas iglesias domésticas. / Santa Familia de Nazaret, /haz  tomar conciencia a  todos / del carácter sagrado e inviolable de  la familia, de su belleza en el proyecto de Dios. Jesús, María y José, oigan y acojan nuestra suplica. Amen”.

La Sagrada Familia  ha sido fuente de inspiración de poetas, escultores y pintores. El lienzo “Sagrada familia del Pajarillo”, está en el museo del Prado, en Madrid. Murillo, su autor, era español de una profunda vida espiritual que  lleva al lienzo a una familia común y corriente: el Niño Jesús  juega con un pajarillo, como lo hace cualquier niño (me recuerdo de los canarios de mi mamá que queríamos que nos lo diera para jugar).

Su mamá, María Santísima,  lo observa mientras ella  sigue en su labor. Está hilando (si digo que vi a las mujeres de mi casa hilando me descubren la edad); y el caballero es San José, que  dejó el taller de carpintero, que vemos atrás, para atender al niño.

Es una familia común, humana, como la nuestra. Murillo  seguramente  pensaba que  al ver su pintura se dijera: pero  si nosotros podemos  ser  como esa familia, Iglesia Doméstica, como se nos llama en la doctrina de la Iglesia, y somos, por la gracia de Dios.

Les describo, desde mi perspectiva, la sagrada familia venezolana:

Jesús, es decir Chuito, Chui, Chucho.

María, es decir, María de Coromoto, María del Valle, María Chinita, María Consuelo, María del Valle, María Auxiliadora, María Pastora.

José: San José de Bolívar, San José de Aerocuar,  San José de Paraguachi, San José del Avila.

Somos la Sagrada Familia. Amén.

Laus Deo. Montreal 10 de enero  2020. Juvenal Salcedo Cárdenas.