Cardenal Porras compartió con religiosos y religiosas en el Día de la Vida Consagrada

El Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, expuso durante la eucaristía central “la necesidad de encontrar el sentido de nuestra existencia para poder comunicársela a los demás”

RCL | Ramón Antonio Pérez

Caracas, 3 de febrero 2020

Tenemos mucho texto y poco relato en nuestras vidas, y eso nos hace creernos que somos más que el resto de la sociedad, por tanto debemos vivir en constante diálogo con nuestro entorno, especialmente escuchando las inquietudes vocacionales de nuestros jóvenes”.

Así les habló el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo a los religiosos y religiosas que hacen vida en la Arquidiócesis de Caracas, durante la homilía que presidió el sábado 1 de febrero, en la parroquia “Nuestra Señora de la Guadalupe”, en la urbanización Las Mercedes de Caracas, en el marco de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada.

Porras estuvo acompañado de los padres Armelin de Sousa, vicario apostólico de Caracas; Fray Eddy Omar Polo Ángeles, superior de los agustinos recoletos en Venezuela y presidente de la Conferencia Venezolana de religiosos y religiosas (CONVER); Francisco “Pancho” Méndez, superior de los salesianos en Venezuela y vicepresidente de la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR), entre otros.

El Administrador Apostólico de Caracas expuso que la jornada de la Vida Consagrada tiene que motivar la reflexión “sobre cuál es nuestro papel y misión de nuestras vidas en el ámbito religioso”.

Señaló que este año el lema está enmarcado en la frase: “hagan lo que él les diga, es la hora”, es un llamado a seguir las indicaciones de la Virgen María en el pasaje de las Bodas de Caná, donde invitó a los sirvientes a cumplir con las recomendaciones y de Jesús en el matrimonio que se celebraba en ese momento.

Expuso la necesidad de encontrar el sentido de la vida y los aportes que les debemos dar a las acciones que cumplimos en la sociedad actual. Igualmente consideró que “la exigencia de la iglesia desde la perspectiva sinodal nos debe llevar al discernimiento permanente de su carácter participativo y corresponsable en comparación con los tiempos actuales en que prevalece el individualismo”.

El cardenal Porras hizo referencia a lo que ha dicho el Papa Francisco: “una Iglesia que no escucha está cerrado a la novedad, a la verdad de Jesús”. Añadió del mismo modo, que toda esta jornada nos debe conducir a cuestionar lo que debemos hacer para cumplir con los preceptos de Dios. Finalmente, invitó a los religiosos a animarse y a estar dispuestos como María a ser luz y sal de la tierra en su misión evangelizadora.

Por su parte, Fray Eddy Omar Polo, agradeció al Purpurado caraqueño por el apoyo brindado en todas las actividades desarrolladas. Así también, exhortó a sus hermanos de vida consagrada a ser solidarios con la situación del país, sin separarse del magisterio de la Iglesia. También invitó a los jóvenes a formar parte de la vida religiosa masculina para participar en la conversión del crecimiento humano y religioso, “porque es hora de despertar a una nueva Iglesia”.