El Papa: el carisma de la unidad es una gracia para nuestro tiempo

Mensaje del Papa Francisco para la conferencia de Trento en el centenario del nacimiento de Chiara Lubich. Presentes más de 140 obispos y cardenales provenientes de 50 países.

 

Los carismas son «dones del Espíritu» y «es bueno, por lo tanto, también para los obispos, ponerse una y otra vez en la escuela del Espíritu Santo». Así, el Papa Francisco, en un mensaje leído por el cardenal Francis X. Kriengsak Kovithavanij, arzobispo de Bangkok, se dirigió a los siete cardenales y 137 obispos amigos del Movimiento de los Focolares, procedentes de 50 países y reunidos en Trento con motivo del centenario del nacimiento de la sierva de Dios Chiara Lubich, fundadora del movimiento.

El carisma de la unidad

La luz y la fuerza del Espíritu, de hecho, «nos guían para encontrar con misericordia y ternura a los que viven y sufren en las periferias existenciales y sociales», y los dones carismáticos, escribe el Papa, «son coesenciales, junto con los dones jerárquicos, en la misión de la Iglesia». En este sentido, el carisma de la unidad de Chiara Lubich «es una de estas gracias para nuestro tiempo, que está experimentando un cambio de proporciones epocales y exige una reforma espiritual y pastoral sencilla y radical que devuelva a la Iglesia a la fuente siempre nueva y oportuna del Evangelio de Jesús».

La civilización del amor

A través del carisma de la unidad, de hecho, el Espíritu Santo nos invita a elegir a Jesús Crucificado como única brújula, haciéndose, escribe el Papa, «uno con todos, empezando por los últimos, los excluidos, los descartados, para llevarles la luz, la alegría y la paz». El Espíritu se abre al diálogo de la caridad y la verdad con cada hombre y mujer, de todas las culturas, tradiciones religiosas, convicciones ideales, para construir en el encuentro la civilización del amor». Y es precisamente el amor lo que se aprende en la escuela de María, donde se aprende que es lo único «que vale y permanece».

Una contribución a la colegialidad

«Un carisma al servicio de la Iglesia y de la humanidad» es el título de la conferencia y la realidad de los obispos amigos del Movimiento de los Focolares, afirmó la presidenta Maria Voce en un mensaje de vídeo, es una contribución «para hacer cada vez más eficaz la colegialidad entre los obispos y entre los obispos católicos y las otras iglesias».

Michele Raviart – Ciudad del Vaticano/VaticanNews