En Venezuela: La Iglesia hacia un pacto educativo para reconstruir el tejido social

Una educación más abierta e incluyente es el compromiso que la pastoral educativa y la pastoral universitaria de la Iglesia Venezolana han asumido para llevar a cabo esa Reconstrucción del Pacto educativo a la que el Papa Francisco ha llamado para dar forma al futuro de la humanidad.

El rol que desempeña la educación para reavivar el compromiso con y por las jóvenes generaciones, ha sido el tema encuentro, en estos días, del Departamento de Educación de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). Una educación más abierta e incluyente es el compromiso que la pastoral educativa y la pastoral universitaria han asumido para llevar a cabo esa Reconstrucción del Pacto educativo a la que el Papa Francisco ha llamado para dar forma al futuro de la humanidad.

Un pacto educativo que para la Iglesia venezolana debe ayudar a reconstruir también el tejido social duramente golpeado por la crisis sociopolítica y económica que vive el país. Durante el encuentro, la Directora del Departamento de Educación, Carmen Amelia Reyes enfatizó las palabras del Papa Francisco: “Todo cambio necesita un camino educativo, no podemos hacer un cambio sin educar para ese camino”. En este contexto, Reyes advirtió sobre la necesidad de unir esfuerzos para una alianza educativa que permita ampliar el espectro de acción hacia todas las personas para superar sus limitaciones y avanzar hacia el bien común.

Diferentes organizaciones participaron en el encuentro de la pastoral educativa del episcopado, incluyendo a otras comisiones como la de pastoral indígena, misiones, laicos, cultura y familia. También organismos laicos y eclesiásticos involucrados en la educación asistieron al evento. En un comunicado emitido al final del encuentro, se afirma que dichas organizaciones y departamentos muestran la mejor disposición, para el trabajo conjunto como parte de la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela, el cual consiste en una primera etapa,  en la escucha de todos los actores involucrados en el proceso educativo venezolano desde los padres, docentes y estudiantes hasta el sector empresarial y financiero, partidos políticos, gobierno nacional y los medios de comunicación, entre otros.

En los últimos años, el sistema educativo en Venezuela se ha deteriorado como consecuencia de la crisis económica y social del país. Según datos de la fundación Redes Venezuela, en los 23 estados del país, la deserción escolar en la educación media supera el 75%; cerca del 45% de los maestros han abandonado la educación pública y 60% la privada. Los educadores han protagonizado protestas por los bajos salarios, la carencia de condiciones mínimas para el ejercicio de la profesión, el incumplimiento de reivindicaciones sociales, pero también por la desnutrición de los estudiantes, la deserción escolar y, en general, por las deficiencias del transporte público, los altos índices de inseguridad,  y alto costo de la vida.

“Como sociedad estamos llamados a jugar un papel importante en el sistema educativo”– afirma  la nota del Departamento de Educación del Episcopado en la cual agradece a las personas e instituciones que creen y apuestan por ese cambio educativo que necesita el país.  «Es tarea de la Iglesia contribuir a gestar una mejor sociedad humana y, es por ello, que animamos a que desde el rol desempeñado en la sociedad asumamos que educar es tarea de todos» – concluye la nota.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano