Papa Francisco rindió homenaje a los docentes: “siempre mal pagados”

El Pontífice recibió a los participantes de Seminario ‘Educación: el Pacto Mundial’: “Una educación no es exitosa si no sabe crear poetas”.

El papa Francisco llamó a los docentes: “artesanos de las futuras generaciones” y lamentó que sean “mal pagados”, pidió para ellos mayor reconocimiento y oportunidades de formación. Lo dijo, este viernes 7 de febrero de 2020, al recibir en audiencia a los participantes del Seminario Internacional: “Educación: el Pacto Mundial”.“Deseo[…] rendir también homenaje a los docentes —los siempre mal pagados—, porque ante el desafío de la educación siguen adelante con valentía y tesón”, sostuvo Francisco en su discurso a una platea de expertos invitados al evento: “Education: the global compact”, organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales (6 y 7 de febrero) en la Casina Pio IV del Vaticano.

Los docentes “con su saber, paciencia y dedicación van transmitiendo un modo de ser que se transforma en riqueza, no material, sino inmaterial, se va creando al hombre y mujer del mañana. Esto es una gran responsabilidad”, sostuvo. 

Por lo tanto, “en el nuevo pacto educativo, la función de los docentes, como agentes de la educación, debe reconocerse y respaldarse con todos los medios posibles”. 

Subrayó, la importancia de “apuntar a la formación de los educadores con los más altos estándares cualitativos, en todos los niveles académicos. Para respaldar y promover este proceso, es necesario que tengan a disposición los recursos nacionales, internacionales y privados adecuados de manera que, en todo el mundo, puedan cumplir sus tareas de manera efectiva”.

El Papa está empujando por un Pacto Mundial para lograr una educación integral y de calidad. Se trata de “brindar a cada individuo y a cada comunidad el nivel de conocimientos necesario para tener su propia autonomía y ser capaces de cooperar con los demás”. 

Pues, apuntó, “es necesario unir esfuerzos para alcanzar una alianza educativa amplia con vistas a formar personas maduras, capaces de reconstruir, reconstruir el tejido relacional y crear una humanidad más fraterna”. 

El Pontífice señaló que “la educación sigue siendo desigual entre la población mundial. La pobreza, la discriminación, el cambio climático, la globalización de la indiferencia, las cosificaciones del ser humano marchitan el florecimiento de millones de criaturas”. 

Francisco propuso tres lenguajes para la educación: “de la mente, del corazón, de las manos”. Y hablando de las raíces, de los valores, “podemos hablar de verdad, de bondad, de creatividad”. 

Además, insistió que la educación necesita de una visión humanista. “No se puede educar sin inducir a la belleza, sin inducir del corazón la belleza. Forzando un poco el discurso, me atrevería a decir, que una educación no es exitosa si no sabe crear poetas. El camino de la belleza es un desafío que se debe abordar”.

Por último, animó a los expertos y educadores a “colaborar” en la educación de las futuras generaciones. “No es algo del mañana, sino del hoy. Adelante, que Dios los bendiga. Rezo por ustedes y ustedes háganlo por mí. Muchas gracias”, concluyó. 

Cabe recordar que el pasado 12 de septiembre de 2019, Francisco anunció que desea reunir en Roma, en el quinto aniversario de la primera encíclica social verde’, el 14 de mayo de 2020, a los líderes del mundo (en varios ámbitos: político, humanitario, religioso, económico, cultural, científico) y suscribir con ellos una alianza: “Reconstruir el pacto educativo global”. 

Ary Waldir Ramos Díaz | Feb 08, 2020/Aleteia.org