Consejo Superior de la DC venezolana, ante los sucesos de Mariches

El Consejo Superior de la Democracia Cristiana de Venezuela, ante el incendio acaecido el pasado sábado 7 de marzo en los galpones del Consejo Nacional Electoral ubicados en la parroquia Filas de Mariches del estado Miranda expresa las siguientes consideraciones:

1-A escasas horas de haber ocurrido el hecho la presidenta del CNE Tibisay Lucena declara la pérdida de 582 computadoras pertenecientes al registro civil, 49408 máquinas de votación, 400 boletas electrónicas, 22434 inversores de corriente, 127.000 boletas listas para desincorporar y 49.323 capta huellas. Asegura que a pesar de estas pérdidas se realizarán las elecciones parlamentarias “previstas constitucionalmente para este año”. Advierte que quienes intenten sabotear el sistema electoral “van a enfrentar la voluntad inquebrantable del poder electoral y del pueblo venezolano”. Por su parte Delcy Rodríguez denuncia al imperialismo como responsable del siniestro y afirma que “los norteamericanos no quieren las elecciones “porque saben lo que les espera”.

De esa manera, sin mediar una investigación técnica e imparcial, la señora Lucena y la señora Rodríguez liberan de responsabilidades a quienes custodian el valioso material almacenado en los galpones de Mariches, cuando es obvio que la obligación de esa custodia corresponde a las autoridades del CNE y a los cuerpos de seguridad encargados de preservarlos.

Se pretende igualmente acusar a la oposición y a los países amigos, de fantasmales proyectos terroristas que justifiquen la intensificación de la represión y la creación de un clima de violencia y de intimidación favorable a las intenciones fraudulentas de la cúpula oficialista.

2- Ante estos graves acontecimientos proponemos a los sectores democráticos denunciar ante la comunidad internacional las maquinaciones electorales de la dictadura amparadas en el Consejo Nacional Electoral a su servicio. Planteamos que la Asamblea Nacional inicie una investigación destinada a cuantificar la magnitud de los daños ocasionados por el incendio y establezca las responsabilidades a que hubiere lugar. Y solicitamos igualmente que la Asamblea Nacional eleve esta denuncia ante la Organización de Estados Americanos OEA.

3-Finalmente recordamos al país que este tipo de acciones piro maníacas, propias del gobierno forajido, han ocurrido en otras oportunidades.

El 17 de octubre de 2004 una de las joyas arquitectónicas y de ingeniería mas importantes de Caracas fue afectada por un voraz incendio que se prolongó durante 15 horas destruyendo un tercio de la torre este del Parque Central. Esas torres que para el momento de su inauguración, en el primer gobierno de Rafael Caldera, fueron consideradas las edificaciones de hormigón más altas del mundo.

Entonces fueron mil millonarias las pérdidas materiales ocurridas en las oficinas de la ONIDEX, del Ministerio de Interior y Justicia, del Despacho de Aviación Civil, del Ministerio de Infraestructura, del Ministerio de Agricultura y de Comercio Exterior y de otros despachos oficiales ubicados en los 20 pisos superiores de la torre que colapsaron totalmente.

Al igual que ahora, el gobierno de Chávez anunciaba a través de su ministro de información Andrés Izarra que se abriría una investigación exhaustiva para determinar el origen del incendio y los responsables del lamentable suceso.

Nueve años duró la recuperación de la edificación afectada. Y 16 años después aún esperamos los resultados de aquella investigación que nunca ocurrió. Mientras tanto el heredero de Chávez, en los estertores de su tiranía, repite los mismos procedimientos mafiosos destinados a tapar la corrupción y a tratar inutilmente de mantenerse en el poder, aún a costa de la destrucción de la república.

Caracas-10-3-2016.

Consejo Superior de la DC venezolana, ante los sucesos de Mariches